Beatriz Domínguz Gil, directora de la ONT, denuncia que la iniciativa de Alvin Roth es «una nueva forma de tráfico de órganos, pero presentada como una iniciativa buena y ética»
Beatriz Domínguz Gil, directora de la ONT, denuncia que la iniciativa de Alvin Roth es «una nueva forma de tráfico de órganos, pero presentada como una iniciativa buena y ética» - Efe

La ONT frena la entrada en Europa de «una nueva forma de tráfico de órganos» propuesta por un nobel de Economía

Se trata de una cadena de trasplante renal cruzado entre países ricos y pobres que «en realidad es una compra venta de órganos velada, que lo que busca es la explotación», denuncian

Efe
ZaragozaActualizado:

España ha conseguido frenar la entrada en Europa de una iniciativa americana, avalada por un premio nobel, que pretendía iniciar una cadena internacional de trasplante cruzado de riñón entre países ricos y pobres y que la Organización Nacional de Trasplantes considera «una nueva forma de tráfico de órganos».

Así lo ha avanzado la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, en la inauguración de la XV Reunión Anual de Coordinadores de Trasplantes y Profesionales de la Comunicación, que se celebra en Zaragoza.

La iniciativa maneja un programa de trasplante cruzado como el nuestro, pero en él se plantea incluir a parejas de países pobres, que no tienen capacidad de pagar un trasplante.

El trasplante cruzado es el que facilita los trasplantes renales cuando los familiares no son compatibles y consiste en poner en contacto a parejas para que, a cambio de donar su riñón a un desconocido, su familiar reciba un riñón compatible.

Al parecer esta iniciativa, avalada por el premio nobel de Economía, Alvin Roth, según la directora de la ONT, y bautizada con el nombre de «Global Kidney Exchange», es «una nueva forma de tráfico de órganos, pero presentada como una iniciativa buena y ética». «Es una especie de lobo con piel de cordero», ha apuntado Domínguez-Gil.

Y por eso España, a través de la ONT, ha trabajado para que no entrara en la UE y para que el Comité de Trasplantes del Consejo de Europa haya aprobado por unanimidad una resolución en la que se emplaza a los países para que no participen en la iniciativa «vestida de ayuda del país rico al pobre, pero en realidad es una compra venta de órganos velada, que lo que busca es la explotación».

La forma de actuar de esta cadena, según ha explicado la responsable de la ONT, es la siguiente: se invita a participar a parejas de donantes receptores de un país pobre a un país rico con un programa de trasplante renal cruzado.

Se les ofrece la opción de venir a ese país rico con ese donante y a cambio facilitar una cadena de trasplante, realizar el trasplante del receptor de esa pareja, «independientemente de que sea compatible con su propio donante», pagarle el coste del procedimiento, el viaje el alojamiento y hasta diez años de inmunosupresión.

Una vez llevado a cabo el procedimiento, el donante y el receptor del país pobre se vuelven a su país sin tener garantías de cómo responderá su salud.

«Cuando esto viene de la mano de un premio nobel de Economía, la gente le abre las puertas y le da foro para defender su iniciativa de forma abrumadora», ha denunciado la directora.