Educación asegura que «el fracaso escolar bajará hasta un 40% en dos o tres años»
Montserrat Gomendio, número dos de Educación. En el fondo, el ministro José Ignacio Wert - efe
VUELTA AL COLE

Educación asegura que «el fracaso escolar bajará hasta un 40% en dos o tres años»

Pese a la necesidad de ahorrar en gastos, el Ministerio se marca como reto fundamental del nuevo curso la mejora de la calidad

josé grau
madrid Actualizado:

Ante el arranque del curso hoy en la mayoría de los centros españoles, el objetivo número uno de la comunidad educativa es acabar con el fracaso escolar temprano, que alcanza el récord europeo del 26,5%. Montserrat Gomendio, la secretaria de Estado de Educación, es decir, la número dos del departamento después de José Ignacio Wert, afirma que con la reforma educativa que llevarán al Consejo de Ministros este viernes, la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lmce), ese abandono escolar caerá «entre un 20 y un 40 por ciento en los próximos dos o tres años».

El PSOE y los sindicatos, especialmente los sindicatos ligados a la enseñanza pública, como FE-CC.OO., STES y UGT, señalan que cualquier reforma educativa que pretenda el Gobierno no será viable con «recortes», sin la financiación suficiente y sin contar con el profesorado. Pero Gomendio aclara que las medidas de ahorro en Educación son un asunto «separado» de la reforma.

La secretaria de Estado sintetiza así los objetivos de su departamento: «Reducir el fracaso escolar y abandono educativo temprano, mejorar los resultados comparativos de PISA, que miden nuestros sistema escolar en el contexto internacional, potenciar la calidad y el prestigio de la Formación Profesional, y por lo tanto que tenga una orientación práctica al empleo, y mejorar la tasa comparativa de alumnos excelentes». Para ello el currículo escolar se centrará en las materias troncales y habrá evaluaciones homogéneas en todo el territorio nacional al final de cada ciclo educativo.

Responsabilidad

Ante las críticas del PSOE sobre que el PP «promueve el mayor retroceso en la calidad educativa de nuestra historia», en conversación con ABC, la secretaria de Estado destaca: «Yo insisto una vez más en que a ver si dejamos de hacer declaraciones demagógicas y ocurrentes y basamos lo que decimos en datos objetivos». Dada la enorme preocupación que hay en toda la sociedad, «independientemente de los intereses políticos de cada uno debería primar la responsabilidad de no decir cosas que provoquen un pánico innecesario». Porque se está «distorsionando la realidad de los datos. Por ejemplo, en cuanto al número de alumnos por aula, nosotros estamos todavía por debajo de la media de la OCDE».

Gomendio añade: «En todos los países donde se han implementado pruebas de evaluación a nivel nacional los resultados han mejorado, en el plazo de dos o tres años, de una forma increíble, entre el 20 y el 40 por ciento de mejora». Luego, «lejos de ser esta visión catastrofista de que si tenemos un problema de abandono escolar temprano como el que tenemos, cuando pongamos evaluaciones los resultados van a ser desastrosos, mi mensaje es el contrario».

Francisco López Rupérez, presidente del Consejo Escolar del Estado, subraya: «La idea de que la calidad de la Educación solo se consigue añadiendo gasto, además de inoportuna es insuficiente». Recuerda que si tomamos como medida de la inversión educativa por alumno el PIB per cápita, «España se sitúa muy por encima de la UE. Es más, los datos de la última década señalan que en la Secundaria, España ha aumentado su inversión en 7,8 puntos porcentuales, mientras que la UE lo ha hecho en 3,1».

El Ministerio por lo tanto quiere evaluar la calidad de la Enseñanza «sobre la base de los resultados de nuestros estudiantes», en vez de «sobre la base de los recursos que se invierten».

Sintonía

Antonio Rodríguez-Campra, presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), la principal patronal de centros privados y concertados en España, considera que hay «sintonía» con los planteamientos del Ministerio de Educación que inspiran la reforma.

La nueva Ley de Mejora de la Calidad Educativa (Lmce), que llegará al Congreso en octubre y que entrará en vigor el curso que viene, supone un refuerzo de materias instrumentales como las Matemáticas, el Inglés, la Lengua y las Ciencias. La federación de Escuelas Católicas valora, especialmente, «la posibilidad de simplificar modalidades y alternativas y la anticipación de itinerarios».

Concapa, la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos, también apoya al Ministerio. Coincide en «la necesidad de reformar un sistema que se ha visto ineficaz y cuyos resultados nos sitúan a la cola de Europa». Para Concapa, con la realización de pruebas objetivas, externas y públicas, los padres conocerán si sus hijos «van adquiriendo los conocimientos necesarios correspondientes a su nivel» y se facilitará «el derecho a la elección de centro».

Sin embargo, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), ligada al PSOE, considera que la Lomce tiene «propuestas anacrónicas, como la instauración de itinerarios en Secundaria, reválidas, fomento de la repetición de curso y medidas tendentes a desprestigiar la FP». En definitiva, «no van a mejorar la calidad del sistema educativo», dicen.