El papiro del llamado «evangelio de la esposa de Jesús»
El papiro del llamado «evangelio de la esposa de Jesús» - ABC

El «evangelio de la esposa de Jesús» es una falsificación moderna

La experta que dio a conocer el papiro admite que es probablemente falso tras la publicación de nuevas evidencias

MADRIDActualizado:

Karen King, la profesora de la Harvard Divinity School que hace cuatro años levantó un enorme revuelo al dar a conocer el conocido como «evangelio de la esposa de Jesús», admite ahora que es probablemente falso.

La investigación del periodista Ariel Sabar publicada en la revista The Atlantic ha llevado a King a creer que el fragmento de papiro con la frase «Jesús le dijo, mi esposa...» escrita en copto es una falsificación moderna. «Si me preguntan hoy hacia qué dirección me inclino más -hacia un texto antiguo o una falsificación moderna - sobre la base de esta nueva evidencia, me inclino hacia la falsificación moderna», dijo Karen King a la agencia Associated Press.

La profesora presentó este papiro del s. IV en el Congreso Internacional de Estudios Coptos en Roma en 2012, abriendo un encendido debate sobre si Jesucristo estuvo casado. Para King, este fragmento de 4,5 centímetros de alto por 9 centímetros de largo aportaba «la primera prueba de que algunos de los primeros cristianos creían que Jesús había estado casado».

Expertos como Roger Bagnell, director del Instituto para los Estudios del Mundo Antiguo, señalaron entonces que el fragmento de papiro analizado era auténtico, de acuerdo con un análisis del soporte y la escritura, algo que estudios realizados por la Universidad de Columbia, Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), con análisis de carbono 14 y pruebas de infrarrojos, confirmaron en 2014.

Sin embargo, otros investigadores como Andrew Bernhard o Francis Watson, cuestionaron el manuscrito al encontrar en él fragmentos copiados de una edición publicada en Internet del apócrifo Evangelio de Tomás.

El profesor italiano Alberto Camplani, experto en lengua copta y profesor de historia del cristianismo en la Universidad La Sapienza de Roma, ya advirtió en « L'Osservatore Romano» que «a diferencia de otros papiros no ha sido descubierto en una excavación, sino que proviene de un mercado de antigüedades» por lo que había que adoptar precauciones. Christopher Jones, de la Universidad de Harvard lo subrayó en su estudio publicado el julio pasado en New Testament Studies: «Tal vez lo más difícil de una falsificación es forjar su procedencia».

Un convincente falso es un objeto, para el que se necesitan las herramientas, los materiales y los conocimientos necesarios, pero su origen es un hecho histórico: un rastro de fechas, lugares, compradores, vendedores. «Para que una procedencia falsa sea convincente, es necesario volver a escribir su historia, a menudo la historia reciente», constata Ariel Sabar en su reportaje. Ése fue el hilo del que fue tirando el periodista para dar con el misterioso coleccionista anónimo que contactó a King entre 2010 y finales de 2011.

El coleccionista anónimo

El propietario del «evangelio de la esposa de Jesús» es Walter Fritz, un empresario de Florida con un oscuro pasado, que estudió egiptología y ha trabajado en la industria del automóvil y en la producción de pornografía. El mismo Fritz se lo ha confirmado al periodista de The Atlantic en una carta: «Yo, Walter Fritz, certifico que soy el único propietario de un fragmento de papiro (...) que fue llamado "Evangelio de la esposa de Jesús"».

En la misiva afirma que ni él «ni ningún tercero ha inventado, alterado o manipulado el fragmento y/o su inscripción de manera alguna desde que fue adquirido por mí» y añade que «el dueño anterior no dio indicaciones de que el fragmento fue manipulado».

Fritz dijo a King haber comprado el fragmento junto a otros cinco papiros coptos en noviembre de 1999 a Hans-Ulrich Laukamp, quien los habría adquirido en Potsdam (Alemania), en 1963. También dio a la profesora una fotocopia de una carta que Peter Munro, egiptólogo de la Universidad Libre de Berlín, escribió en 1982 a Laukamp en la que decía que el fragmento «es el único ejemplo de un texto en el que Jesús utiliza el estilo directo con referencia a tener una esposa», que «podría ser evidencia de un posible matrimonio». Ni Laukamp ni Munro pueden confirmar los hechos ya que ambos fallecieron antes de que el papiro se hiciera famoso.

El propietario del mismo dijo desconocer su valor hasta que un comerciante de arte le ofreció unos 50.000 dólares y señaló que fue entonces cuando se puso en contacto con Karen King para que lo investigara.

La investigación publicada por «The Atlantic» cuestiona con datos la historia de Fritz. Revela, por ejemplo, sus estudios de egiptología en la Universidad Libre de Berlín donde aprendió copto, cómo inexplicablemente llegó a dirigir en la década de 1990 el Museo de la Stasi, en Alemania del Este, de donde desaparecieron objetos de valor durante su mandato o cómo desapareció dejando una carta de renuncia para dar un giro de 180º a su carrera y convertirse en empresario en Florida. Detalla su influencia en Laukamp, que nunca mostró ningún interés por la arqueología o el coleccionismo, y desvela que registró el sitio www.gospelofjesuswife.com (que en la actualidad no funciona) para obtener beneficios antes de que Karen King diera a conocer sus conclusiones sobre el papiro.

Leo Depuydt, profesor de Egiptología de la Universidad de Brown, ya afirmó en 2014 que el papiro es tan falso «que parece salir de un sketch de los Monty Python». La investigación de The Atlantic parece darle la razón.