El Constitucional decide en España y Francia lleva el matrimonio y la adopción homosexual al Consejo de Ministros
La iniciativa francesa equipara a las parejas heterosexuales y homosexuales - afp

El Constitucional decide en España y Francia lleva el matrimonio y la adopción homosexual al Consejo de Ministros

Hasta ahora la única unión legal de homosexuales en el país vecino es el Pacto Civil de Solidaridad. El 58% de los franceses se declara a favor de la nueva Ley

madrid Actualizado:

El matrimonio entre personas del mismo sexo fue legalizado en España el 30 de junio del año 2005, tras un intenso debate político y social. Se modificaba en el Congreso, a propuesta del PSOE, el código civil y se permitía de este modo el matrimonio entre personas del mismo sexo, y, como consecuencia de esto, otros derechos como la adopción conjunta, herencia y pensión. La ley fue publicada el 2 de julio de 2005, y el matrimonio entre personas del mismo sexo fue oficialmente legal en España el 3 de julio de 2005. Tras el recurso presentado ese mismo año ante el Tribunal Constitucional por el PP, este martes se espera una decisión al respecto, coincidiendo en las fechas con la decisión que sobre el mismo tema puedan adoptar nuestros vecinos franceses.

El consejo de ministros del Gobierno de Francia aprobará este miércoles el proyecto de ley a favor del matrimonio y la adopción homosexual, que suscita el rechazo de conservadores e instituciones religiosas, pero que la mayoría de izquierdas del Parlamento francés aprobará a inicios de 2013.

La iniciativa para equiparar parejas heterosexuales y homosexuales, una promesa electoral del presidente, François Hollande, es además la primera gran reforma social de su quinquenio seis meses después de su victoria en las urnas.

Hasta ahora, la única unión legal de homosexuales en Francia es el Pacto Civil de Solidaridad (PAC), una forma de unión civil aprobada en 1999, bajo el gobierno socialista de Lionel Jospin, pero más restrictiva que el matrimonio, aprobado en países como Holanda, Bélgica, Canadá, España, Suecia, Sudáfrica, Noruega, Portugal, Islandia, Argentina y parte de Estados Unidos, México y Brasil.

Según los últimos sondeos, un 58 % de los franceses se declaran a favor de la legalización del matrimonio homosexual, aunque un 48 % se muestra contrario a que puedan adoptar.

La tendencia histórica muestra una evolución a favor del proyecto. En mayo de 1995, el 51 % de los franceses aceptaban el matrimonio entre dos personas del mismo sexo y únicamente el 39 % se declaraba partidario de la adopción.

Si para las asociaciones de gay, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT) esperar a 2013 para equiparar sus derechos a los del resto de sus conciudadanos supone una demora innecesaria, conservadores y religiosos se oponen al proyecto de ley del Gobierno, pues temen que cause una «profunda división en la sociedad francesa».

Judíos, musulmanes protestantes y ortodoxos han manifestado abiertamente su rechazo al matrimonio gay. La mayor presión confesional proviene de cardenal católico André Vingt-Trois, máximo exponente de la religión predominante en Francia.

El pasado fin de semana el presidente de la Conferencia Episcopal de Francia pidió a los obispos que sensibilicen a los diputados contra «la superchería» de las bodas homosexuales.

Según el religioso, la aprobación del texto supone una «amenaza para la sociedad porque haría tambalearse uno de sus fundamentos».

En el punto de vista contrario se sitúan los colectivos LGBT, que han convocado una movilización para el mismo día de la decisión del Congreso francés, con la que quieren mostrar su «resistencia a las presiones de las instituciones confesionales», según la asociación SOS Homofobia.

Los grupos de presión a favor del matrimonio gay tampoco están completamente satisfechos con el proyecto de ley que votará mañana el consejo de ministros porque no aborda la procreación médica asistida, aunque el texto podría sufrir modificaciones durante su examen parlamentario, previsto para el próximo mes de enero.