El joven británico, de despedida de soltero en Magaluf, tiene traumatismo craneoencefálico y lesiones en un pulmón
El joven británico, de despedida de soltero en Magaluf, tiene traumatismo craneoencefálico y lesiones en un pulmón - Afp

Una despedida de soltero en Magaluf acaba con su protagonista en el hospital

El joven, de nacionalidad británica y 26 años de edad, fue encontrado malherido en la calle tras haberse separado momentáneamente de familiares y amigos

Actualizado:

Una despedida de soltero celebrada el pasado viernes en la zona turística de Magaluf, en el municipio mallorquín de Calviá, acabó de forma inesperada y dramática para su protagonista, Alex Green, de 26 años y nacionalidad británica. El joven fue encontrado malherido en la calle unos minutos después de haberse separado momentáneamente de sus familiares y amigos. Green se encuentra ingresado desde entonces en el Hospital de Son Espases de Palma, en la UCI, en situación de coma inducido y en estado muy grave, con traumatismo craneoencefálico y lesiones en un pulmón.

Según avanzó este domingo el diario «Manchester Evening News», Green llegó a Mallorca ese mismo viernes, acompañado por una veintena de familiares y amigos. Horas después, ya en Magaluf, se encontraban todos ellos de celebración en un bar de la zona. En el interior del establecimiento, el joven comentó que iba un momento al baño, pero ante su tardanza en regresar, sus amigos empezaron a preocuparse. Tras comprobar que Green no se encontraba ya en el bar, comenzaron a buscarlo por la zona.

En esos instantes, una persona llamó desde el propio teléfono móvil de Green a uno de sus amigos, Scott Cash, para decirle que el joven se encontraba en la calle y malherido. «Cuando le encontramos, estaba inconsciente y su rostro era un desastre. Tenía lesiones faciales significativas», explicó Cash al «Manchester Evening News». Por el momento, se desconoce aún si Green habría sido agredido o si las lesiones fueron provocadas por una caída accidental. No obstante, las primeras hipótesis del caso apuntarían a esa segunda posibilidad.

Green, bombero de profesión, tiene un hijo de dos años con su actual compañera, Rebecca Thorpe, que se encuentra ya en la isla para estar junto a su prometido. «No podemos dejar de llorar», reconoció la joven al citado rotativo inglés, para añadir: «Es una persona muy buena y trabajadora, y un gran padre». La pareja reside en Rochdale, localidad situada en las afueras de Manchester.

Por su parte, los amigos de Green han creado una página en internet con el objetivo de recaudar fondos para cubrir el coste de su asistencia médica. El hecho de que el joven hubiera consumido alcohol antes del suceso puede ser determinante para que su seguro no cubra los gastos derivados de su permanencia en Son Espases.