Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

La cruel broma de dos menores que pusieron viagra en la bebida de un niño y casi acaba en tragedia

El menor de 13 años tuvo que ser ingresado de urgencia tras ingerir involuntariamente los fármacos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A veces hay que medir la dimensión de las «bromas» para controlar la fina línea que las separa de poder acabar en tragedias. Dos jovenes de Argentina no supieron barajar las posibles consecuencias que podían causar a un joven el colocarle sin previo aviso dos pastillas de viagra en la bebida.

Los hechos ocurrieron en la localidad de Carlos Paz, en Argentina, cuando un menor de 13 años se vio perjudicado por una terrible broma que decidieron gastarle dos jóvenes de la misma edad, al echarle en su bebida un par de viagras, un fármaco utilizado para tratar la disfunción eréctil y que en menores puede causar un efecto devastador. El desenlace de la broma acabó con síntomas de malestar en el adolescente acompañados de hinchazones, que derivaron en su ingreso en urgencias.

Allí los médicos advirtieron a sus familiares de los daños irreversibles que podía haberle causado ese fármaco, ya que pudieron controlar los efectos a tiempo porque en el caso contrario hubiese podido causar la muerte del pequeño o la pérdida de su miembro reproductor masculino.

«Estas chicas le habrían suministrado a un jovencito de su misma edad dos comprimidos de viagra con alcohol, lo cual le produjo efectos y daños en su salud», indicó el fiscal que está llevando el caso, Raúl Ramírez, al medio «Mitre Córdoba». Los acontecimientos están siendo investigados por las autoridades porque es incomprensible que dos adolescentes de 13 y 14 años, autoras de los hechos, pudieran obtener las pastillas en una farmacia cuando para su venta es necesario una receta médica. Ramírez añadió que la víctima sufrió un incremento de la temperatura corporal acompañado de «una actividad peneana con dolor intenso y actividad febril y cardíaca».

El padre del afectado se mostró indignado y preocupado ante lo sucedido, declarando que «durante el transcurso de esto se comunico con una de las autoras y le confirmó que sí pasó todo esto. «Fue un momento durísimo. Las jovenes habían conseguido comprar el medicamento como lo demostraba una filmación. Hoy mi hijo ha sido lesionado física y moralmente. Él no quiere volver al colegio», remató el familiar.