Unas mujeres saudíes ven un partido de fútbol en la Ciudad Deportiva Rey Abdullah
Unas mujeres saudíes ven un partido de fútbol en la Ciudad Deportiva Rey Abdullah - REUTERS

La cruda realidad de la mujer en Arabia Saudí: «Odio usar el nicab. Puedes oler tu propia respiración allí»

La escritora Nicola Sutcliff ha publicado un libro en el que 28 saudíes hablan del papel sumiso que juega el género femenino en esta sociedad islámica

Actualizado:

Una cuestión de la que se debate mucho en Europa es el trato del islam hacia la mujer. El pasado año saltó la noticia a los medios de todo el mundo de que Arabia Saudí levantaba la prohibición de conducir a las mujeres. Ese momento histórico parecía un enorme avance en cuanto a los derechos se refiere en este país. Sin embargo, esa noticia no oculta el sometimiento ante los hombres que perdura en este lugar.

Por ello, una periodista del medio británico «Daily Mail» se pregunta: ¿La vida está mejorando para las mujeres sauditas desde que se levantó la prohibición de conducir en 2018? ¿Podría soportar vivir allí, incluso por un solo día? Su respuesta es rotunda: «No». Llega a esta conclusión tras leer el libro «Reinas del Reino: Hablan las mujeres de Arabia Saudí» de Nicola Sutcliff, una escritora que conoce bien este país.

La educadora trabajó en una universidad para mujeres en Arabia Saudí que estaba rodeada por grandes muros y custodiada por guiardias de seguridad. De allí nadie puede salir sin la autorlización de su tutor masculino. Este es el punto de partido de un libro que incluye entrevistas a 28 mujeres saudíes de todos los ámbitos y estratos. Casi todas ellas coincidían en que han sido reprendidas por la Policía religiosa en un centro comercial por no haberse cubierto la cara adecuadamente. «¡Cúbrete, cúbrete!», es lo que gritan todo el día.

Cuando estas mujeres hablan sobre su vida cotidiana, perciben el abrumador respeto que se les ha inculcado por las tradiciones islámicas de su país. En Arabia Saudí, la familia patriarcal es sacrosanta. Desde el momento en que una niña menstrúa, no se le permite fraternizar con ninguna persona del sexo opuesto hasta el día de su matrimonio, que generalmente es una cita concertada con alguien que nunca ha conocido. Incluso pueden ser encarceladas por tomar una taza de café con un niño.

Estas mujeres veneran y obedecen cada palabra del Corán: «Es como un libro de leyes, un psicólogo y una enciclopedia médica, todo en uno», dice una mujer, como recoge la periodista del «Daily Mail».

Pero, de manera preocupante y reveladora, han pedido no ser identificadas en este libro, para evitar meterse en problemas con sus guardianes varones por atreverse a hacer comentarios como estos:

– «Si soy honesta, y mi esposo no escucha, a veces echo de menos la brisa en mi cara, especialmente en la noche».

– «Odio usar el niqab. Puedes oler tu propia respiración allí».

– «Creo que la poligamia debería ser ilegal. Hace que las mujeres entren en depresiones profundas».

– «El guardián de una mujer es su abusador. Es un mecanismo de control».

– «Anhelo visitar a mi hijo, que está en EE.UU., Pero mi esposo tendría que firmar los documentos de permiso».

Entre las conversaciones que la escritora tiene con las mujeres saudíes se desprende un catálogo de opresión, supresión y represión, expresado en voz baja entre las insulsas garantías de la felicidad. En el libro queda patente que están adoctrinadas para creer que son mucho más afortunadas que las desafortunadas mujeres en Occidente, que están sexualizadas desde una edad temprana, que se ganan la vida y que no tienen el «privilegio» de un tutor masculino para «protegerlas» toda la vida.

De hecho, a las mujeres se les permite conducir en Arabia Saudí ahora, pero hay una lista de espera de siete meses para las clases, y la mayoría de las mujeres se las lava el cerebro para creer que si su coche sufre una avería, serán atacadas sexualmente por el primer hombre que pase cerca.

La escritora se reúne con Rana, una diseñadora de moda que diseña abayas (las capas obligatorias y holgadas) y presume: «¡Debajo de mi abaya, llevo ropa de diseñadores de todo el mundo!». También lo hace con Mashael, que comenzó un equipo de fútbol femenino, en el que todos los miembros son autodidactas, ya que no hay deporte en las escuelas para niñas. Y Samira, la primera mujer saudí en graduarse en ingeniería. O con Munirah, un joven periodista. Sin embargo, a medida que estas mujeres conversan sobre el «éxito» de su carrera, se deslizan silenciosamente por verdades menos agradables: Rana aceptó un matrimonio concertado y dice que si su esposo muere joven, se le pedirá permiso a su propio hijo para viajar. Desde la edad de 15 años, los hijos se convierten en guardianes de sus propias madres si ella no tiene un esposo, padre o hermano. Una cruda realidad que viven las mujeres saudíes.