Un trabajador sanitario se prepara para atender pacientes de ébola
Un trabajador sanitario se prepara para atender pacientes de ébola - Unicef

El conflicto armado dificultará la lucha contra el ébola en la República Democrática del Congo

En el país hay unas 3.000 dosis de la vacuna rVSV-ZEBOV, la cual aún se encuentra sin licencia

Actualizado:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó ayer, en Ginebra, su inquietud por la situación de conflicto interno en la provincia de Kivu del Norte (República Democrática del Congo), donde ha sido detectado el nuevo brote de ébola que afecta a este país africano, debido a que la inseguridad y la lucha armada podrían favorecer una rápida propagación de la epidemia.

«Esta es la segunda vez, en menos de un año, que la República Democrática del Congo (RDC) se ve amenazada por un brote de ébola. El hecho de que esta vez haya ocurrido en una región inaccesible afectada por un conflicto armado dificulta enormemente las operaciones de asistencia», declaró ayer, en conferencia de prensa, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

«Se trata de una zona peligrosa, también denominada zona roja, con difíciles condiciones de acceso y donde, desde principios de año, se han registrado más de 120 incidentes de violencia. Por eso, será más complicado luchar contra la expansión de esta nueva epidemia aunque combatiremos este brote como ya lo hemos hecho en otras ocasiones movilizando personal y suministros», afirmó el director general de la OMS.

Tedros, que viajó a la zona poco después de que fuese detectado este nuevo brote epidémico, el pasado 24 de julio, declaró ante la prensa que antes de viajar a la zona estaba muy preocupado y que ya de vuelta lo estaba todavía más. «El contexto en el que se ha desarrollado el virus reúne todas las condiciones para que se expanda con toda libertad», afirmó.

De acuerdo con las últimas cifras facilitadas por la OMS, por el momento hay 30 casos confirmados y 27 probables lo que suma 57 casos. Estas cifras superan las del brote anterior, de principios de este año, que se saldó con 53 casos y 29 muertos. Esta vez, se han contabilizado 41 muertes por ébola, de las cuales 14 han sido ya confirmadas en laboratorio.

«La particularidad de este brote de ébola está en que los más afectados son las mujeres y los niños menores debido a que son las mujeres las que tienen la responsabilidad de cuidar a su familia. Por este motivo los niños que están a su cargo tienen un mayor riesgo de contagio», explicó el máximo responsable de la agencia sanitaria de la OMS.

El responsable de este organismo, no ha tomado aún la decisión de convocar al Comité de Emergencia Sanitaria de la OMS porque el riesgo de contagio internacional es poco elevado y sólo existe en los países fronterizos. En la epidemia de 2014 y 2015, que afectó a Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, se declaró una situación de Emergencia Sanitaria de Alcance Global. Unas 11.000 personas murieron a causa del virus.

Tedros afirmó que no hay problema de medicamentos y espera que la comunidad internacional contribuya financieramente para poder luchar eficazmente contra este brote de ébola. Para la vacunación se seguirá el método ya utilizado, primero el personal sanitario, luego quienes hayan estado en contacto con casos confirmados y finalmente los hayan estado en contacto con estos últimos.

En el país hay unas 3.000 dosis de la vacuna rVSV-ZEBOV, una vacuna aún sin licencia, y se podrían llegar a abastecer hasta 300.000 en caso de necesidad. El Comité Nacional de Ética de la RDC aprobó su utilización así como el recurso a tratamientos experimentales, como el mAb114, que ya ha sido inoculado a cinco pacientes. Por el momento ya han sido vacunadas 216 personas, todos trabajadores sanitarios.