Miles de brasileños protestan contra los incendios en el Amazonas - ATLAS

Incendio AmazonasBolsonaro envía al Ejército a luchar contra el fuego en la Amazonia

La UE ofrece ayuda económica a Brasil para contener los incendios y Boris Johnson vuelve a tildarlo de «injerencia»

Actualizado:

Se declaró a favor de luchar contra los incendios que asolan la Amazonia, aunque sigue rechazando la ayuda internacional. De hecho, esta misma mañana de sábado la Unión Europea ha ofrecido ayuda económica a Brasil para contener los incendios del Amazonas.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, firmó ayer un decreto mediante el cual autoriza el empleo de las Fuerzas Armadas en el combate a los incendios en el Amazonas, que alarman a buena parte de la comunidad internacional.

El decreto, divulgado por la Presidencia, dice que las Fuerzas Armadas participarán en «acciones subsidiarias en las áreas de frontera, en las tierras indígenas, en las reservas federales de conservación ambiental y en otras áreas de la Amazonia Legal», como se conoce a un conjunto de zonas protegidas.

Según el texto, los militares también participarán en «acciones preventivas y represivas contra delitos ambientales» y en el «combate a los focos de incendios».

Establece además que las Fuerzas Armadas reforzarán esas tareas a partir de este sábado y, en principio, hasta el 24 de septiembre próximo, aunque esa última fecha pudiera ser alterada, en función de la situación en la región por los incendios en el Amazonas.

La decisión constituye la primera medida efectiva adoptada por el Gobierno del líder de la ultraderecha brasileña, quien en primera instancia llegó a afirmar que los incendios habían sido provocados por activistas de oenegés que responderían a los intereses de potencias extranjeras interesadas en la riqueza amazónica.

El decreto fue anunciado en momentos en que crece la presión de la comunidad internacional contra Bolsonaro, cuyas políticas para la Amazonia apuntan a liberar la explotación comercial de la minería, la agricultura y el turismo en ese paraíso medioambiental.

La más dura crítica fue dirigida por el presidente francés, Emmanuel Macron, quien este viernes aseguró que Bolsonaro «mintió» sobre sus compromisos con la protección del medioambiente y amenazó con vetar el acuerdo de libre comercio entre laUnión Europea(UE) y Mercosur si Brasil no garantiza el cuidado de la Amazonia.

Antes, respaldado por la canciller alemana, Ángela Merkel, el líder francés ya había anunciado que llevará lo que considera como una «crisis internacional» a la mesa de los líderes del G7, en la Cumbre que celebrarán este fin de semana en Biarritz.

Bolsonaro había respondido a esa intención de Macron este jueves, mediante una serie de mensajes en las redes sociales en los que censuró lo que llegó a calificar de «mentalidad colonial».

«Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar un asunto interno de Brasil y de los otros países amazónicos para obtener beneficios políticos personales», afirmó.

Hoy sábado, en una cumbre que sigue mirando hacia el trópico, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se ha mostrado partidario de ayudar económicamente a Brasil. «La imagen de los bosques tropicales del Amazonas se ha, convertido en un signo deprimente de nuestro tiempo. La UE está dispuesta a ofrecer ayuda financiera para la lucha contra los incendios», ha explicado Tusk al inicio del encuentro.

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE, por sus siglas en portugués), más de 75.000 focos de incendios se han detectado en la Amazonía en lo que va del año, un 85 por ciento más que en todo el año 2018.

El primer ministro británico, Boris Johnson, por contra, ha advertido de que esta clase de «interferencias» -como ha denunciado el presidente brasileño, Jair Bolsonaro- podrían afectar los acuerdos comerciales con Brasil.

«Hay todo tipo de personas que usarán cualquier excusa para interferir con el comercio y frustrar los acuerdos comerciales, y no quiero saber nada de eso», ha declarado Johnson.