El pasado curso, un 63,5% de los estudiantes eligieron la asignatura de religión
El pasado curso, un 63,5% de los estudiantes eligieron la asignatura de religión - justo rodríguez

Los horarios de la asignatura de Religión llegan a los tribunales

Los obispados de Asturias y Baleares ya han presentado un recurso y más diócesis y docentes de colegios públicos estudian recurrir a la justicia

Actualizado:

Si el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, no pone remedio, la asignatura de Religión –tal como ha quedado regulada en la Lomce– va camino de convertirse en una batalla legal similar a la que desencadenó la introducción de Educación para la Ciudadanía en el currículum escolar en el año 2006.

La Confederación Nacional Católica de Padres de Alumnos ( Concapa) y la Asociación Profesional de Profesores de Religión de Centros Estatales ( Apprece) estudian la posibilidad de presentar una demanda legal «ante la forma inadecuada en la que se articula» la materia en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa. De hacerlo, seguirían los pasos de los arzobispados de Baleares y Asturias, cuyos recursos ya han sido admitidos por el Tribunal Superior de Justicia de sus respectivas comunidades autónomas. Según ha podido saber ABC, otras tres diócesis se están planteando la opción de presentar demandas legales.

Su principal queja es «lasituación de caos a la que se ha llevado la enseñanza religiosa», según explica a ABC el presidente de Apprece, José María Guardia.

Con la entrada en vigor de la Lomce, la materia ha pasado a ser una «asignatura específica», cuyos horarios son fijados por las comunidades autónomas y no por el Ministerio de Educación como hace con las «asignaturas troncales», como Lengua y Matemáticas. «Entregar esta decisión a las autonomías en lugar de estipular un horario a nivel nacional es lo que ha generado un dislate mayúsculo», afirman a ABC fuentes eclesiásticas.

El horario mínimo que debe tener la clase de Religión ha sido fijado en los borradores o Reales Decretos que las distintas comunidades han presentado en aplicación de la Lomce. «En Primaria la tónica general de las comunidades ha sido la de mantener las horas que había con la LOE. En Secundaria varía un poco más, pero donde se nota clarísimamente el lío es en Bachillerato», añaden las mismas fuentes.

Una atención desigual

En Baleares, por ejemplo, el Obispado se ha visto obligado a interponer un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de las islas por el Real Decreto del entonces Gobierno de José Ramón Bauzá que había dejado en manos de los centros la opción de impartir la materia en primero de Bachillerato.

Según consta en la demanda de la diócesis, este Real Decreto «contradice los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede en materia de enseñanza de Religión», que prevén que se «debe ofrecer como asignatura voluntaria» en todos los niveles educativos. El Tribunal ha suspendido el decreto del entonces Gobierno balear y ha ordenado que se restituya de forma inmediata la oferta obligatoria de la asignatura de Religión mientras tramita el recurso presentado por el Obispado.

En Asturias, el Arzobispado también ha tenido que interponer un recurso contencioso-administrativo contra el recorte de las horas de Religión en Primaria, la ESO y el Bachillerato. El recurso ha sido adminitido aunque no se tramitará «como proceso urgente» como había solicitado la diócesis ante el inminente inicio del curso escolar, precisaron a ABC fuentes conocedoras de la demanda judicial.

El primero en recortar las horas de clase de esta asignatura fue el entonces ministro de Educación, José Ignacio Wert, en las ciudades de Ceuta y Melilla, cuyas competencias en Educación dependen de esa cartera. Pusieron 45 minutos como mínimo obligatorio para Primaria. Andalucía siguió la «fórmula» Wert y luego se sumó Canarias. La Consejería de Educación andaluza también amenaza con suprimir la Religión en el Bachillerato de Artes y en los Institutos de Educación Secundaria bilingües.

Los recortes en los horarios también se han aplicado en Galicia en la Educación Primaria y en el Bachillerato. En Cataluña, la Generalitat ultima un decreto con el que además de reducir la carga horaria de la asignatura pretende que quede diluida dentro de un área de Educación en Valores. El borrador, según denuncia el sindicato católico PREC, también «elimina la libertad de la Iglesia de determinar el currículum del área de Religión que ahora deberá ordenarse al desarrollo de los principios del ámbito de la Educación en Valores que determine la Generalitat».

En Aragón, el anterior Gobierno había llevado la Religión fuera del horario normal. El nuevo, en cambio, ha decidido paralizar la aplicación de la Lomce y además ha reducido el horario.

La Asociación Profesional de Profesores de Religión de Centros Estatales recuerdan que se trata de una asignatura, cuya enseñanza «está garantizada en la Constitución y regulada por acuerdos internacionales», por lo que no puede tener un tratamiento tan desigual por parte de las respectivas comunidades autónomas. «Aunque la Religión sea según la Lomce, una asignatura específica, se trata de una asignatura especial que debe tener un trato equivalente al de las materias fundamentales, si damos por válido el acuerdo Iglesia-Estado», recuerda el presidente de Apprece. Por esta razón su organización pide al nuevo ministro que «apruebe un Real Decreto, que mantenga los horarios mínimos que fijó el PSOE en la aplicación de la LOE».

Maltrato a la asignatura

El presidente de Concapa, Luis Carbonel, coincide en que la Lomce «maltrata» la clase de Religión y va en perjuicio de «un principio incuestionable» como es el derecho de los padres a que sus hijos sean educados de acuerdo a sus convicciones. Ante esta conculcación, Carbonel señala a ABC que su asociación «está estudiando qué medidas se pueden tomar, entre ellas, una posible demanda legal». La decisión será tomada en la próxima reunión del Consejo Confederal después del verano.