Una de las zonas del campamento base del Everest
Una de las zonas del campamento base del Everest - Reuters
Catástrofe en Nepal

«Estamos deseando salir de aquí. Los rumores de nuevos temblores no cesan»

Los montañeros españoles ubicados en el Everest esperan ser evacuados mañana en helicóptero

Actualizado:

Los españoles Javier Camacho y Ricardo Fernández, dos montañeros que se encuentran en el campo base del Everest, han señalado que se encuentran «muy afectados psicológicamente» por las avalanchas que se han produido en la zona debido al terremoto que sacudió ayer Nepal. A su vez, esperan con deseo ser evacuados el próximo lunes en helicóptero.

«Estamos deseando salir de aquí. Estamos asustados. Los rumores sobre posibles nuevos temblores no cesan. Estamos esperando que nos saquen en helicóptero, pero si no es posible salir por ese medio tenemos la intención de ir caminando hasta Lukla (donde se encuentra un pequeño aeropuerto)», ha afirmado telefónicamente el fotógrafo y montañero turolense Javier Camacho.

La situación se volvió insostenible para Camacho (residente en Pamplona y miembro de la Asociación Española de Fotógrafos de la Naturaleza -AEFONA-) y Fernández hace dos días. Fue entocnes cuando les sorprendió el terremoto en el campo base del Everest, desde donde tenían la intención de afrontar la ascensión del Lhotse -el cuarto pico más alto del mundo- sin ayuda de oxígeno ni sherpa.

«Aquí existe un gran desbarajuste, lógico tras la tragedia sucedida después de la avalancha. Están sacando aún a los heridos y esperamos que cuando acabe esa operación puedan ocuparse de nosotros», ha indicado el escalador español, quien ha admitido estar «muy asustado».

Camacho ha descrito como «tensa» la situación porque, además, muchos montañeros son «presa del pánico» ante las noticias que les llegan de que se pueden producir nuevas réplicas. De hecho, en tres ocasiones han tenido que dejar sus tiendas de campaña para salir corriendo. Y es que, cuando alguién escucha un ruido, todos salen corriendo para poenrse a salvo. «Te acaba comiendo la moral por el nerviosismo», ha determinado.

Cansados, pero sin problemas de avituallamiento

Los dos montañeros dicen estar tambié cansados físicamente, ya que no han parado de ayudar en la evacuación de los heridos (al menos unos 40), que han podido ser rescatados por los helicópteros y trasladados a hospitales. También han sido evacuados, según ha indicado este fotógrafo, otros montañeros a los que el seísmo sorprendió en los campos base de altura.

Pero lo peor, ha relatado Camacho, es la incertidumbre sobre la posibilidad de salir de la zona, si bien se ha mostrado esperanzado de que una vez pase la noche y mejore el tiempo -ahora está nevando- puedan volar en helicóptero y salir de allí. Con todo, ambos están contentos por no tener problemas de avituallamiento -tienen provisiones para un mes-.