El Papa Francisco abraza a una mujer discapacitada durante un encuentro con jóvenes en el Largo Carlo Felice in Cagliari
El Papa Francisco abraza a una mujer discapacitada durante un encuentro con jóvenes en el Largo Carlo Felice in Cagliari - reuters

Papa Francisco: «La Iglesia es mujer, es ‘la’ Iglesia, no ‘el’ Iglesia»

Declara urgente «ofrecer espacios a la mujer en la vida de la Iglesia»

Actualizado:

El Papa Francisco se manifestó “convencido de la urgencia de ofrecer espacios a la mujer en la vida de la Iglesia” y pidió “una presencia femenina más capilar e incisiva en la comunidades”. El Santo Padre afirmó que “la Iglesia es mujer, es ‘la’ Iglesia, no ‘el’ Iglesia”, y confesó que “me gusta describir la dimensión femenina de la Iglesia como seno acogedor que genera y regenera la vida”.

En su discurso al Pontificio Consejo de Cultura, el Papa añadió que esa mayor presencia requerirá “muchas mujeres implicadas en la responsabilidad pastoral, en el acompañamiento espiritual de personas, familias y grupos, así como en la reflexión teológica”.

Francisco ha dado ejemplo incorporando mujeres a la Comisión Teológica Internacional, a las comisiones que investigaron las finanzas vaticanas y a la nueva Comisión Pontificia de Protección de Menores que se está reuniendo precisamente estos días en el Vaticano.

Pero su discurso iba mucho más allá de las estructuras católicas pues urgió a “estudiar criterios y modalidades nuevas para que las mujeres no se sientan invitadas sino participantes a título pleno en los distintos ámbitos de la vida social y eclesial. Este desafío no se puede retrasar más”.

Refiriéndose al debate sobre “Igualdad y diferencia: la búsqueda de un equilibrio” -mantenido estos días en la sesión plenaria del Pontificio Consejo de Cultura con la participación de numerosas invitadas de gran altura profesional-, el Papa advirtió que ese tema “no hay que abordarlo ideológicamente, porque las ‘lentes’ de las ideologías impiden ver la realidad. La ‘igualdad y diferencia’, de la mujer o del hombre, se perciben mejor en la perspectiva del ‘con’ que en la del ‘contra’”.

El paradigma de la reciprocidad

El Papa Francisco celebró que se haya superado el antiguo modelo de “subordinación social” de la mujer al hombre, aunque advirtió que “todavía no se han agotado del todo los efectos negativos de ese modelo durante siglos”.

También celebró que se haya superado el modelo de “paridad”, aplicado mecánicamente como “igualdad absoluta”, y se esté configurando “un nuevo paradigma, el de la ‘reciprocidad’ en la equivalencia y la diferencia”.

Pero el cuadro general de la mujer en el mundo presenta todavía muchísimos puntos negros, y el Papa se refirió a “las dolorosas heridas, infligidas a veces con violencia despiadada” en las que “el cuerpo femenino - por desgracia, no raramente- es agredido y desfigurado, incluso por quienes deberían ser los custodios y compañeros de vida”.

Francisco lamentó igualmente “tantas formas de esclavitud, de transformación en mercancía y de mutilación del cuerpo de las mujeres”, y reiteró el empeño por “derrotar esta forma de degradación que reduce el cuerpo a puro objeto de venta barata en varios mercados”.

El Papa destacó la importancia del papel de la mujer tanto en la familia como en la sociedad, por lo que “hay que promover la presencia eficaz de muchas mujeres en tantos ámbitos de la vida pública, en el mundo del trabajo, y en los lugares donde se toman las decisiones importantes”.

Por eso reiteró que “todas las instituciones, incluidas las comunidades eclesiales, están llamadas a garantizar la libertad de elección de la mujer, para que tengan la posibilidad de asumir responsabilidades sociales y eclesiales de un modo armonioso con la vida familiar”.