ES NOTICIA EN ABC

Las vidas cruzadas de Ana Rosa Quintana y Rosa Villacastín: del éxito de una al fracaso de otra

Ambas presentadoras coincidieron en «Extra rosa» y la audiencia pasó de avalar a la veterana periodista a adorar a la actual reina de las mañanas

Ana Rosa Quintana y Rosa Villacastín
Ana Rosa Quintana y Rosa Villacastín - MEDIASET ESPAÑA / VANESSA GÓMEZ
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El mundo de la televisión es tremendamente cambiante y caprichoso. Puede que cuentes con el aval de la audiencia durante años, pero, de repente y sin una clara explicación, el público deja de apoyar a alguien para brindarle su cariño a otro rostro. Las parrillas y los presentadores son tremendamente observados, y cualquier razón puede desencadenar el principio del fin de la carrera televisiva de alguien. Y algo parecido fue lo que le sucedió a Rosa Villacastín tras compartir plató con Ana Rosa Quintana.

Ana Rosa Quintana, a día de hoy, es una de las presentadoras imprescindibles de las mañanas de Telecinco. Lleva ya al frente de «El programa de AR» casi quince años, y parece que no tendrá fin próximamente. Sin embargo, la suerte no le ha sonreído siempre, y hubo una época en donde otra periodista tenía, si cabe, más fama que la de la actual reina matutina: Rosa Villacastín.

Rosa Villacastín era una de las colaboradoras más solicitadas del mundo de la prensa rosa en televisión. Un espacio que se preciara debía de contar con Villacastín para que su crónica social fuera lucida, al tiempo que pulcra. La periodista contaba con un enorme conocimiento del mundo rosa, sin caer en el amarillismo ni en personajes de segunda. Su estreno en televisión llegó de la mano de TVE, con «Pasa la vida». En la pública también llegó a «¡Hola Raffaella!» y, tras el salto a Antena 3, a «Extra rosa», el programa en el que coincidió con Ana Rosa Quintana, en calidad de presentadora. De hecho, el diario ABC recogió la noticia en julio de 1997.

Ana Rosa Quintana, en aquella época, ya se había estrenado como presentadora. «Veredicto», en Telecinco, fue su primer programa, seguido de «Nunca es tarde». En Antena 3 se estrenó con «Sinceramente Ana Rosa Quintana», y después le llegó el turno a «Extra Rosa», con Villacastín.

Durante dos temporadas, Ana Rosa Quintana fue la copresentadora del espacio de tertulia social. Ambas, en un debate innovador, que comenzó en verano, dieron algunas de las noticias más impactantes de la época: la muerte de Lady Di, el asesinato de Gianni Versace o la boda de la Infanta Cristina. Sin embargo, a pesar de los buenos datos de audiencia iniciales, cuando el programa cambió de franja horaria empezó a perder el apoyo popular.

Quintana salvada, Villacastín hundida

Mientras «Extra rosa» perdía seguimiento, Antena 3 quiso evitarle la quema a Ana Rosa Quintana. Por ello, desapareció su rostro del espacio y empezó a presentar «Sabor a ti», el programa con el que se terminó de encumbrar como presentadora estrella. Sin embargo, Villacastín se quedó sola en un «Extra rosa» que terminó cerrando un par de meses después.

Mientras Quintana reventaba los audímetros, Villacastín comenzó su particular vía crucis. Primero, la cadena de San Sebastián de los Reyes confió en la experta en corazón para ponerse al frente de «Las mañanas de Rosa», programa que fue retirado tras dos meses por bajo seguimiento por parte de los espectadores. Y, casualmente, coincidió de nuevo en «Sabor a ti» con Ana Rosa Quintana, pero Villacastín era solo colaboradora.

Para intentar volver a ser maestra de ceremonias, dio el salto a Telecinco para presentar «Grandiosas», un espacio de debate compuesto únicamente por mujeres. Pero, por desgracia, tampoco tuvo suerte y la audiencia fue un fracaso, desapareciendo a los pocos meses. Las Campos se convirtieron en su particular refugio, pasando a Telemadrid como colaboradora de la mano de Terelu Campos en «Con T de Tarde» y, más tarde, haciendo lo mismo con María Teresa Campos en «Cada día».

Pero, de nuevo, Rosa Villacastín tuvo la oportunidad de ser presentadora. Antena 3 le ofreció la oportunidad en 2005, de la mano de «La vida es rosa», un formato que, tristemente, se ahogó en su baja audiencia, siendo de nuevo retirado a los dos meses de su estreno. Desde entonces, Villacastín no ha vuelto a presentar ningún espacio en televisión, todo lo contrario que Ana Rosa Quintana.

Quintana estuvo al frente de «Sabor a ti» durante seis intensos años, hasta 2004. Fue entonces cuando Telecinco le ofreció la oportunidad de su vida: presentar un espacio matinal. Gracias a «El programa de AR», Quintana se ha convertido en indiscutible líder de audiencia en las mañanas de Mediaset. A pesar de esta diferencia en sus carreras profesionales, entre ambas hay una relación excelente.