ES NOTICIA EN ABC

«Cuarto milenio» ¿Quién disparó realmente a JFK?

«Cuarto Milenio» (Cuatro, 22.10) debate los aspectos más relevantes de esta documentación desconocida

El presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy y a la primera dama Jacqueline Kennedy
El presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy y a la primera dama Jacqueline Kennedy - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El 22 de noviembre de 1963, John Fitzgerald Kennedy moría en Dallas abatido por los disparos de Lee Harvey Oswald, un exmarine desertor. El trigésimo quinto presidente de Estados Unidos aterrizaba en Dallas para potenciar la popularidad del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales del año siguiente. Pero sucedió algo que cambió el rumbo de la historia: tres disparos surgieron desde lo alto del Almacén de Libros de Texto de Texas. El primero fue desviado por un árbol e hirió a un testigo. El segundo alcanzó al presidente por la espalda y salió por su garganta. El último disparo penetró en el hueso parietal derecho de su cabeza. Solo una hora más tarde, los medios de comunicación de todo el mundo anunciaban su muerte.

Más de medio siglo y decenas de películas y libros después, algunas incógnitas sobre la muerte del mandatario pueden quedar resueltas tras hacerse públicos 2.891 documentos inéditos –que detallan algunas actividades de la CIA en la Guerra Fría– desclasificados por Donald Trump, a pesar de las presiones de la CIA y el FBI. «Hoy ordeno que el velo finalmente se levante» para que «el público pueda estar informado de todos los aspectos sobre este acontecimiento crucial», dijo Trump en un memorando presidencial.

[Las claves de los nuevos documentos desclasificados del asesinato de JFK]

Pese a los cientos de testigos, a la presencia de las cámaras de televisión y de los informes oficiales, lo que ocurrió aquel día sigue siendo un misterio, acrecentado por el posterior asesinato de Lee Harvey Oswald, autor del magnicidio, la rápida destrucción de pruebas o la extraña trayectoria de algunas heridas de balas que sugieren la existencia de un segundo tirador.

«Cuarto Milenio» recibirá a destacados analistas para intentar arrojar luz sobre el magnicidio. Para Pedro Baños, Coronel del Ejército de Tierra y especialista en Geopolítica y Estrategia, a la opinión pública se le sigue ocultando información, desde los errores cometidos durante la investigación hasta la falta de información en la misma redacción de algunos informes publicados.

«Posiblemente Oswald fuera un conocido de los Servicios Secretos de Estados Unidos y podría haber colaborado de alguna manera con ellos, lo que no implica que fuera uno de sus miembros», afirma el Coronel. Para Antonio Manuel Rodríguez, experto en Inteligencia, existió conspiración, pero tras la muerte del presidente «hubo interés en que el caso se cerrase para evitar que pudieran salir a la luz otros asuntos que, sin conexión con el asesinato, podían poner en aprietos a más de uno». Para Ángel Montero Lama, autor de «JFK: 50 años de mentiras», estos documentos no contienen datos reveladores, ya que «la información decisiva fue destruida hace mucho tiempo».