Es Noticia
Bernardo Álvarez-VillarBernardo Álvarez-Villar

«GH VIP»: ¿Un programa de primates?

Alguien dijo el jueves que Dios estaba llegando a Telecinco mientras Aramís Fuster se lamentaba por haber perdido el alma

Aramís Fuster dice haber perdido el alma estos últimos días en «GH VIP»
Aramís Fuster dice haber perdido el alma estos últimos días en «GH VIP» - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Isabelita Pantoja era una tonta y lo que ha visto en la casa de «GH VIP» la ha hecho dos tontas, aunque ella hubiese preferido que fuesen cuatro o cinco. «Me arrepiento de no haber hecho más estupideces», le dijo a JJ cuando llegó a plató tras salir de la casa de Guadalix como primera expulsada. Las unidades de medida de estupideces que maneja esta gente no se corresponden con las que rigen fuera del «planeta» Telecinco. Gustavo Bueno hablaba de «Gran Hermano» como «un programa de primates», pero a la vista a de los últimos acontecimientos habría que revisar la adscripción zoológica de los nuevos concursantes.

A Pantojita no le sirvieron de nada las apesadumbradas llamadas de su madre suplicando clemencia para su hija, siendo aquí la audiencia como el chamán de la tribu que exige un sacrificio humano. Pantoja madre conserva intacto su músculo folklórico y nadie negará su maestría en el tono trágico: «El sufrimiento de una madre solo lo sabe una madre. No acepto que llegue a casa a las siete, nueve u once de la mañana».

Con semejante grandilocuencia habló Dulce Lapiedra, niñera de la expulsada, cuando apeló a la ayuda divina para que su niña siguiese en el programa: «Siento que Dios está llegando a Telecinco para ayudarnos». Esto no hace sino reforzar la hipótesis del «planeta» Telecinco, pues si Dios está en todas partes habría de estar también a la fuerza en Telecinco, a no ser que la cadena fuese un enclave remoto del universo más allá del bien y del mal, de la verdad y la mentira. Un lugar tan lejano que Dios todavía está de camino cuando «GH VIP» lleva ya seis temporadas.

Aramís Fuster incluso ha perdido el alma durante el viaje. La vidente está pálida desde que entró en Guadalix de la Sierra, yerra en sus predicciones y dice haber pasado «mucho vértigo» estos últimos días. «Me falta fuerza, me falta hasta el aire que respiro», le imploraba al Gran Hermano, «he perdido el alma y me he perdido a mí misma, me siento saturada. Necesito estar sola y por eso quiero irme».

Aunque hasta ahora mantiene su lozanía de hombre de campo, el Koala tampoco está adaptándose con facilidad a su nuevo hábitat. El Koala es un tipo que conoció a su única mujer a los 21 años en la discoteca de su pueblo de Málaga, y los tipos tan entrañables e inocentones solo están en «GH VIP» para servir de alimento a las hienas. De momento, ya lo han dejado sin cama y lo pusieron a dormir con los animales. Esa imagen resalta su aura de campesino humilde y honrado, ajeno a la perversión y a la hipocresía de sus compañeros urbanitas.

La cacería acaba de empezar y parece que esta temporada va a ser sangrienta. El chamán de la tribu ya ha demostrado ser implacable: la primera cabeza en caer ha sido la más valiosa. Y de ahí para abajo.