ES NOTICIA EN ABC
escándalo savile

La BBC investiga a «entre ocho y diez» empleados por posibles abusos sexuales

El director general del ente público reconoce que Jimmy Savile pudo cometer abusos sexuales durante décadas con total impunidad por un «problema cultural» en la cadena

La BBC investiga a «entre ocho y diez» empleados por posibles abusos sexuales
El director general de la BBC, George Entwistle, sale de los estudios Four Millbank en Londres, Reino Unido - efe
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El máximo ejecutivo de la BBC, George Entwistle, ha anunciado que la cadena investiga a entre «ocho y diez empleados» -sin aclarar si siguen todavía en nómina- por posibles abusos sexuales, en el marco de la investigación en marcha por la conducta de Jimmy Savile, un histórico presentador de la cadena pública, fallecido el año pasado, de quien se sospecha que abusó sexualmente de menores durante décadas, dentro y fuera de la BBC.

Entwistle ha comparecido este martes durante dos horas ante la comisión de Cultura y Medios de la Cámara de los Comunes para aclarar el papel de la cadena durante el largo historial delictivo de quien Scotland Yard considera ya como «el peor delincuente sexual» de Gran Bretaña.

«Estoy convencido de que habían un problema cultural en la BBC, Jimmy Savile no habría podido hacer lo que hizo sin la presencia de un problema cultural más amplio», ha explicado el director general de la cadena.

El ente público británico hace frente a lo que muchos consideran como el escándalo más grave de su historia desde que, a primeros de octubre, trascendiera que uno de sus programas informativos estrella, «Newsnight», decidió el pasado diciembre suspender la emisión de un programa de investigación que aportaba nuevas pruebas sobre el presunto largo historial de abusos de Savile, histórico DJ y presentador del popular «Top of the Pops».

Las víctimas denuncian un «círculo pedófilo» en la BBC

Entwistle, que ha puesto en marcha una investigación independiente de lo ocurrido dirigida por Nick Pollard, ex responsable de Sky News, reconoce el posible daño a la credibilidad de la cadena que puede acarrear el escándalo. «No hay duda de que lo que hizo Jimmy Savile, y la actuación de la BBC durante aquellos años, que parece haber permitido que Savile hiciera lo que hizo, despierta cuestiones de credibilidad para nosotros», ha reconocido.

Varias presuntas víctimas de Saville tienen intención de demandar a la cadena en busca de una compensación al considerar que en los 60 y en los 70, el momento de máxima popularidad de Savile, existía en la BBC lo que consideran que era un «círculo pedófilo». «Creemos que había más miembros de la BBC involucrados, no era solo Saville y estaba organizado, así que no nos sorprendió cuando la policía nos dijo que creían que podía hacer un círculo [de pedofilia]», aseguraba la abogada de varias de las víctimas, Liz Dux, durante un documental de investigación sobre el caso emitido por el programa «Panorama», de la BBC, este lunes por la noche.

En un alarde de transparencia desconocido en otras latitudes, la cadena pública encomendó a su programa de investigación estrella (equivalente al Documentos TV de TVE) la realización de un programa sobre las circunstancias en las que sus «colegas» de «Newsnight» -una especie de Informe Semanal diario, que incluye reportajes y debates sobre la actualidad- decidieron no seguir adelante con la emisión, el pasado diciembre, de un reportaje sobre los abusos de Savile.

En horario de máxima audiencia, a partir de las diez de la noche, el presentador de «Newsnight», Jeremy Paxman, reconocía sin tapujos que «no era un buen día para la BBC, teniendo en cuenta que el mal proviene, en este caso, de la propia BBC». En paralelo, «Panorama» emitía los testimonios de víctimas de Savile que «Newsnight» no quiso sacar en diciembre, en los que, por primera vez ante una cámara, varias mujeres denunciaban haber sufrido los abusos de Savile cuando eran menores de edad.

Un ex empleado de la cadena reconoce las sospechas de que dos o tres personas «de dentro» se encargaban de encaminar hacia fiestas privadas a algunas de las invitadas a los programas de Savile, generalmente menores, a las que «reclutaba» tras visitar sus colegios u hospitales.

Varios de los testimonios recabados corroboran el análisis del director general sobre la «cultura» dominante, que toleraba unos abusos de los que, a la luz del programa, se sospechaba de manera generalizada. «No era más que un DJ junior, ¿tendría que haber acudido [a la dirección] a denunciar que mi superior era un pervertido? Se habrían reído de mi», confiesa Paul Gambaccini, uno de los presentadores musicales en la época.

Entwistle reconocía esta mañana no tener «una información suficiente para saber si [los abusos] eran endémicos en la era Savile». Que tenga dudas es un indicador suficiente del alcance del escándalo.

El director de «Newsnight», apartado

La polémica, en sus aspectos televisivos, así como el dramático documental de «Panorama», se centra en el papel de Peter Rippon, director de «Newsnight», a la hora de decidir el pasado diciembre que no emitían el reportaje sobre Savile. Rippon, que ha sido apartado temporalmente de la dirección del programa, negaba en un post en el blog de los editores de la BBC haber recibido la orden de sus superiores para «taparlo». «Me basé en consideraciones editoriales», aseguraba en el texto publicado el dos de octubre.

Hasta finales de noviembre, Rippon se mostró satisfecho con el trabajo de sus periodistas y había dado su bendición a emitir el programa. Pero cambió de criterio repentinamente y, el 1 de diciembre, les ordenó parar las máquinas. Según las explicaciones que dio por email a su equipo, el programa debía centrarse en si la Fiscalía había sido negligente al no presentar cargos contra Savile en 2009, tras las denuncias recibidas por la policía de Surrey. Y, en su opinión, no tenían pruebas suficientes. «No tenemos una historia suficientemente fuerte», dijo.

En Navidad, la BBC emitió, sin embargo, los dos programas de «revival» televisivo elogiosos hacia Savile que tenían preparados, tras el fallecimiento del ex presentador aquel noviembre. La colisión entre los dos enfoques periodísticos sobre el personaje que albergaba el otoño pasado la factoría de la BBC llamó la atención del departamento de comunicación de la cadena. Según un email del 7 de diciembre, al que ha accedido «The Times», un responsable de prensa advertía a los encargados de «Newsnight» de que, dado el contenido de su investigación, «todos tendremos que gestionar un poco este asunto, a pesar de que rumores así circulen en los medios desde hace años».

En aquella época, el responsable de contenidos no informativos era el propio Entwistle, ahora máximo directivo de la cadena. ¿Recibió Rippon presiones de ejecutivos de la BBC para sepultar una investigación que convertía a un icono de la BBC en un psicópata sexual? ¿Qué papel jugó Entwistle?

El escándalo estalló en las manos de la BBC cuando la cadena rival, ITV, emitió el pasado tres de octubre el documental «La otra cara de Jimmy Savile», con parte del material que Newsnight» no quiso sacar a la luz. La dirección de la cadena respaldó en un primer momento la actuación de Rippon, aferrándose a la tesis de que la historia era el papel de la Fiscalía y la policía, y no el hecho en sí de los abusos de su ex presentador estrella.

Pero varios correos electrónicos desvelados desde entonces han forzado a la cadena a dar marcha atrás, y a acusar a Rippon de cometer «varios errores». En concreto, le quitan la razón cuando dijo que «no tenemos pruebas contra la BBC», y cuando aseguraba que «estábamos convencidos de que todas las mujeres con las que hablamos habían contactado a la policía». «Hubo un error de comunicación (...), lamentamos y nos sentimos avergonzados por las incorrecciones del email», ha dicho hoy Entwistle, enterrando un poco más al director de «Newsnight».

Desde la decisión de cancelar el documental, las evidencias contra la BBC han ido acumulándose. Y varias de las víctimas, que no habían denunciado a Savile hasta que el equipo de Rippon les entrevistó, se sienten traicionadas por la cadena. «No estoy contenta con los comunicados públicos de la BBC, creo que confunden mucho sobre la naturaleza de la investigación que estábamos haciendo», asegura a «Panorama» Liz MacKean, una de las periodistas de «Newsnight» detrás del caso.

Su compañero Meirion Jones explica también en el documental emitido el lunes cómo el mismo 5 de octubre, dos días después de que ITV soltara la bomba «Savile» en antena, escribió al propio Entwistle, que insistía en amparar la decisión de no emitirlo y en presentarlo como un trabajo sobre el papel de la policía de Surrey. «George, un apunte, la investigación era sobre si Jimmy Savile era un pedófilo, lo sé porque era mi investigación».

Se da la circunstancia de que Entwistle fue durante varios años director de Newsnight», de ahí la cercanía con él del reportero. «Tras ver el programa de "Panorama", creo que la investigación [de "Newsnight"] debía haber seguido su curso», ha dicho el actual director general.

El 12 de octubre, la BBC anunció la puesta en marcha de dos investigaciones independientes, una sobre si se «tapó» el documental sobre Saville, que dirigirá Nick Pollard (ex responsable de la cadena rival Sky News), y otra sobre la cultura dentro de la BBC. Se espera que Pollard emita su informe en unas seis semanas.

Scotland Yard, por su parte, confirmó el viernes que ha abierto formalmente una investigación criminal que abarca a unas 200 potenciales víctimas de quien califican como «depredador sexual» y «el peor delincuente sexual de la Gran Bretaña». El propio David Cameron ha exigido a la cadena que «dé respuestas». Savile fue condecorado en vida hasta dos veces por Isabel II, en 1972 y en 1996, y en 1990 fue nombrado caballero de la Orden de San Gregorio Magno por el Papa Juan Pablo II.

En todo caso, la comparecencia de Entwistle ante el parlamento ha dejado en la mesa más preguntas que respuestas. Su papel, así como el del presidente del consejo de la cadena, el ex político conservador y comisario europeo de Exteriores, Chris Patten, son cuestionados ahora por algunas voces. Incluso, una posible investigación parlamentaria más amplia podría llamar a declarar a Mark Thomson, consejero delegado de «The New York Times» desde que abandonó la dirección general de la BBC el pasado mes de agosto.

La BBC, que no está tan libre de pecado como a menudo se cree, ha optado por una virtuosa catarsis de transparencia y sitúa su propio escándalo en la cabecera de sus informativos desde hace días. Es su manera de rendir cuentas ante quienes, en su profunda tradición de independencia editorial, consideran sus auténticos dueños: no el político de turno, no los miembros de su consejo de administración, sino el espectador (que paga, de hecho, una tasa anual para financiar la cadena).

Lo decía así esta mañana el propio Entwistle: «El "Panorama" de anoche es algo de lo que todo el mundo en la BBC debería sentirse orgulloso, la BBC investigándose a sí misma, preguntándose a sí misma preguntas que ningún otro medio de comunicación en el planeta se haría». Una de las preguntadas realizadas, a través de imágenes cedidas por otra cadena, era la de una reportera persiguiendo al propio Entwistle por la calle. «Creo que hice lo correcto», asegura, acosado por la misma cultura periodística que, con total deportividad, reivindica.