ES NOTICIA EN ABC

Paquita Salas Anna Allen: la redención de una actriz condenada por sus mentiras

La intérprete se inventó una carrera en Hollywood y desapareció del mapa tras descubrirse el engaño

Anna Allen, durante el último capítulo de Paquita Salas
Anna Allen, durante el último capítulo de Paquita Salas
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Anna Allen se inventó una trayectoria de éxito en Hollywood que no existía. Afirmó haber estado en los Premios Oscar — imágenes mediante— y alardeó en su currículum de acumular trabajos en «The Big Bang Theory» y «White Collar», entre otras producciones. Hasta aquel momento, sin embargo, lo único destacable de su carrera para el gran público habían sido sus apariciones intermitentes en «Cuéntame cómo pasó» y en ficciones de menor repercusión como «Acusados» y «Homicidios».

En 2015, tras el revuelo generado por su falsa popularidad, Allen desapareció del mapa. Durante los siguientes cuatro años nadie volvió a ver a la intérprete en un photocall y mucho menos en una ficción en cine o televisión. No ofreció a la prensa explicaciones sobre los motivos que le habían llevado a inventarse una vida de éxitos, pero tampoco intentó excusarse por aquel error fatal para su carrera. La actriz catalana generó titulares y alimentó las noticias virales en redes sociales pero, tras el «boom» pasajero, el público lo olvidó todo y ella aprovechó la ocasión para caer de manera premeditada en el olvido.

Tuvo que llegar «Paquita Salas», la caricatura ideada por Los Javis sobre el mundo de la farándula, para que Anna Allen pudiera contar su historia y redimirse ante la audiencia. Para ello, los directores ya habían ideado en la primera temporada el personaje de Allen, interpretado por Claudia Traisac, una actriz (Clara) exilidada en el pueblo de Paquita tras haber hundido su carrera. En esta última temporada, el secreto de Clara sale a la luz y se ve obligada a dar la cara. Su historia, llevada al cine por Belén de Lucas (Anna Castillo), será intepretada por Susana, Anna Allen. Castillo, de hecho, protagoniza en los primeros minutos del capítulo 6x03 de «Paquita Salas» un gran alegato en favor de Allen y de todos aquellos que en algún momento se han visto obligados a recurrir a la mentira:

Todos mentimos de alguna manera. Todo el mundo puede empatizar con Clara. Es un homenaje a un grupo de mujeres que son maravillosas.

En su posterior monólogo, Anna Allen habla a cámara en el que, sin duda, es el gran momento de la temporada:

Vamos a dar la cara. Sí, todo era mentira. Las ofertas de trabajo en el extranjero, los guiones en los que trabajé [...] Y ahora he destruido mi carrera, la que tango me costó constuir. Dime qué hago ahora, qué harías tú en mi lugar. Estoy rota porque ya nadie responde al teléfono cuando llamo, porque se han olvidado de que soy una buena actriz. No sé hacer otra cosa. No puedo vivir de otra manera. Llevo mucho tiempo encerrada haciendome preguntas y me he dado cuenta de que me he estado haciendo las preguntas equivocadas. [...] La pregunta importante es qué voy a hacer a partir de ahora. Y yo sé la respuesta. Voy a salir, voy a luchar, voy a salir adelante. Voy a coger todo lo que me ha pasado y a convertirlo en algo que merezca la pena. Así que sí, vamos a salir de aquí, yo voy a salir de aquí y vamos a contar mi historia.

Twitter es cruel con el error ajeno, pero los «trolls» y los «haters», esos a los que Paquita califica de otra forma malsonante, no han podido esta vez con Anna Allen, que renace en Netflix a la espera de que su regreso marque un antes y un después en su errática trayectoria. Víctima de sí misma y de los «likes» en Instagram, Allen ha cumplido una condena de la que ya tiene derecho a olvidarse. De momento, va por buen camino.