Anna Allen, en 2011, en el Festival de Mérida
Anna Allen, en 2011, en el Festival de Mérida - JERO MORALES

La «resurrección» de Anna Allen tras inventarse una vida en Hollywood

Después de cuatro años desaparecida, la actriz tendrá una segunda oportunidad en la televisión

MADRIDActualizado:

Anna Allen se autocondenó al ostracismo en 2015 y, desde entonces, ni rastro había de ella hasta esta semana, cuando se ha sabido que volverá a la televisión. La actriz catalana se dio a conocer en las primeras temporadas de «Cuéntame cómo pasó», interpretando a Marta Altamira, la primera novia de Toni Alcántara. Desde ese momento no le faltó trabajo en España hasta que, junto a una de sus fans -Mar Rodríguez, quien se convirtió en su representante-, decidió probar suerte en Hollywood.

Aunque aquella aventura no les salió bien, en lugar de recular y volver a España, contaron que Allen había conseguido papeles en series como «The Big Bang Theory» o «White Collar». Esta «prolífica» carrera en la meca del cine le sirvió a Allen en 2015 para promocionarse en nuestro país concediendo entrevistas a medios nacionales, en las que aseguraba que estaría presente en la gala de los Oscar de aquel año. Dijo en «¡Hola!» que desfilaría por la alfombra roja del Teatro Kodak del brazo de Ben Affleck, también contó que con el actor compartía publicista y que había estado cenando en casa de Julia Roberts, a quien le había hecho tortilla de patatas.

Tras los Oscar, Allen siguió contando anécdotas sobre la gala, como que había estado hablando un buen rato con Neil Patrick Harris sobre su papel en «Cómo conocí a vuestra madre». Y, como en esta era 2.0 si no inmortalizas algo en Instagram es como si no hubiera pasado, la actriz publicó una imagen donde aparecía con un vestido prestado de Vicky Martín Berrocal en el photocall de los premios. El fotomontaje lo destapó Pilar Vidal en «LOC», quien tuvo acceso a las imágenes originales. Tras el escándalo, Anna Allen y su asistente se esfumaron, dejando a pagar facturas como la del fotógrafo que la inmortalizó aquella noche, que en realidad la pasó en Viena y no en el Teatro Kodak.

Nadie entendió el proceder de Anna Allen. Era buena actriz y no le faltaba trabajo. La inventiva, que nunca está justificada, en su caso era innecesaria. Pablo Rivero, Irene Visedo o José Coronado no se creían lo que Allen había hecho y todos deseaban que reapareciera para que se explicara. Pero a Allen se la tragó la tierra.

Cuando esta semana «Blúper» anunciaba la aparición de Allen en la tercera temporada de «Paquita Salas», la serie de Netflix dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi (Los Javis), ABC se ponía en contacto con varios amigos de Allen de aquella época. Ninguno ha vuelto a saber de ella. «Lo intenté varias veces porque Anna me importaba mucho, pero ha sido imposible», comentaba uno de ellos. La actriz tampoco responde a los correos de su cuenta personal.

Vuelta a la televisión

Desde Netflix prefieren no confirmar el fichaje de la actriz, generando así más expectación de cara al estreno de la nueva temporada. Javier Calvo, por su parte, asegura no estar autorizado para hablar sobre temas relacionados con la serie que dirige. Ya en la primera temporada, él y Ambrossi incluyeron el personaje de Clara (Claudia Traisac), cuya historia recordaba a la de Allen.

Fuentes consultadas por ABC han confirmado la participación de Allen en la serie. Habrá que esperar para ver si Allen se autoparodia, como hacen otras actrices en «Paquita Salas» -Lidia San José, por ejemplo- o si, por el contrario, interpreta un papel completamente ajeno a su historia real. De cualquiera forma, lo que sí parece claro es que Allen ha salido del mundo de las sombras y tiene una segunda oportunidad para recuperar su carrera.