Es Noticia

«La otra mirada»: época y actualidad a la vez

ABC asiste al rodaje de la segunda temporada de la serie de TVE, sobre una academia de señoritas de 1920

Melina Matthews, Macarena García, Patricia López Arnaiz y Ana Wagener
Melina Matthews, Macarena García, Patricia López Arnaiz y Ana Wagener - Michael Oats / TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En la localidad alcarreña de Lupiana se encuentra el monasterio Jerónimo de Lupiana, declarado bien de interés cultural. Sus muros y su claustro, rodeado de tallas, mobiliario y frescos del siglo XIV, se emplea en ocasiones para celebraciones de bodas. Es el escenario elegido para los exteriores de «La otra mirada». La serie producida por Boomerang TV fue uno de los grandes éxitos de la ficción en 2018. La segunda temporada también se graba en diversos puntos de Madrid, Sevilla y Guadalaja. ABC tuvo la oportunidad de acudir al rodaje en esta última localidad y de vivir una jornada de trabajo de esta gran apuesta de la cadena pública, aunque aún se desconoce su fecha de estreno.

Luis Santamaría, productor ejecutivo (junto con Aitor Montánchez y Josep Cister) y director del primer episodio de la segunda temporada, asegura que esta «será más corta que la anterior, con solo ocho episodios». «No siempre se tiene la suerte de poder rodar en escenarios así», asegura.

En este curso, el espectador descubrirá espacios maravillosos, comenta Santamaría, como el muelle de la sal o la playita donde van las chicas en Puebla del Río. Son espacios naturales a los que se añaden secuencias en un lago con flamencos en Doñana. «Esa parte da una mayor fuerza visual y mayor credibilidad», añade Santamaría.

Dos unidades trabajan además a pleno rendimiento en Madrid y Sevilla. Para recrear las viviendas y el interior de la academia, se utiliza un plató en Algete (Madrid). Luis Santamaría comenta lo importante que es la serie: «Fernando López Puig –director de Ficción de la cadena– apostó por nosotros y el resultado no ha podido ser más positivo. Está ambientada en una época, 1920, en la que la sociedad no se lo ponía nada fácil a las mujeres. Es una serie de época, pero con unos temas que están de plena actualidad. Esto la hace diferente».

¿Habrá tercera temporada? «El final quedará abierto y con vocación de seguir. Todo depende de la audiencia», responde el productor y director.

Vestuario

Ambientada en una academia para señoritas en la Sevilla de 1921, el vestuario también es pieza importante. Un equipo de nueve personas, dirigido por Montse Sancho, trabaja de ocho a seis de la tarde para que todo esté listo cada jornada. «Estamos una hora antes en el plató para atender a las protagonistas y a los figurantes, y cuando finaliza la jornada nos quedamos preparando lo del día siguiente». «Los actores no vienen vestidos de su casa», comenta medio en broma Montse Sancho, que colabora con Peris, una de las grandes sastrerías para cine, teatro y televisión de nuestro país, aunque también ha tenido que buscar material en talleres de Alemania, Hungría y Austria.

Como dato curioso, con la llegada de Carmen (Melina Matthews), nueva administradora del centro y profesora de gimnasia, tuvieron que confeccionar 18 trajes nuevos para las alumnas fijas, más todas las de figuración. «En España era una especie de falda pantalón. Para los equipos deportivos nos inspiramos en las equipaciones que usaban en los años 20 en los colegios privados de Estados Unidos», explica Sancho.

La propia Matthews comenta que seguía la serie y que al principio sintió «cierto vértigo». «Ahora, gracias a mis compañeras, todos esos temores han quedado olvidados», dice la actriz.

Macarena García, por su parte, cuenta que su Manuela «va a tener que enfrentarse a nuevos retos y defenderse como una leona para preservar los valores de la academia». En lo personal, tratará de «recuperar el control de su vida». García compartirá esta temporada un episodio con su hermano Javier Ambrossi. «Me ha hecho mucha ilusión, ya que es la primera vez en la que trabajamos juntos como actores. Ha sido emocionante. Hacemos de primos y nos entendemos simplemente con una mirada», dice feliz.