ES NOTICIA EN ABC
La que se avecina

Nacho Guerreros (Coque): «"La que se avecina" es una caricatura de la sociedad actual»

El actor, que da vida al personaje de Coque en la exitosa serie de Telecinco «La que se avecina», ha escrito el libro «Yo también sufrí Bullying» junto a la autora Sara Brun. Además, nos desvela algunos secretos personales y sobre la ficción

El actor que da vida a Coque en «La que se avecina», Nacho Guerreros, posa para ABC
El actor que da vida a Coque en «La que se avecina», Nacho Guerreros, posa para ABC - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Todo el mundo conoce a Coque, el conserje de «La que se avecina», al que lleva dando vida desde hace más de una década Nacho Guerreros (Calahorra, La Rioja, 1970), intérprete teatral y de televisión. Ha confesado en más de una ocasión que, aunque tuvo muy claro desde pequeño que quería ser actor, sufrir bullying cuando tenía 13 años fue lo que le empujó a perseguir su objetivo. «Había un par de tíos que me hacían la vida imposible y ese trato que tuve allí me dio el empujón», asegura.

Guerreros ha decidido escribir un libro sobre bullying, junto a su amiga y autora Sara Brun, tras recordar la situación que vivió en aquel tiempo y que, con su testimonio, pudiese lanzar un mensaje positivo de que se puede salir perfectamente. Además, ha querido desmenuzar algunas de sus sensaciones, vivencias y secretos de la serie de la que forma parte desde hace 10 años.

¿Qué se encontrará el lector en este libro?

Guerreros: Primero, una situación que me pasó en 1984 y decidí contarlo ahora porque cuando uno pasa de los 40 ya puedes decir lo que te dé la gana, la distancia lo cura casi todo.

Sara Brun: Pero también se ha dado voz a todos los que intervienen en un acoso escolar, que son muchos. Al final lo que tenemos son testimonios de víctimas bastante potentes.

¿Qué le ha supuesto recordar esas vivencias?

Ha sido como una terapia colectiva porque, además, todos los testimonios decimos las mismas palabras: miedo, invisibilidad, soledad, etcétera. Así que ha sido compartir y saber que lo he te ha pasado a ti, le ha pasado a mucha gente. Y le está pasando. Por un lado te tranquiliza y por otro te preocupa porque que en pleno siglo XXI siguen pasando estas cosas y que la violencia haya aumentado significativamente es señal de que hemos aprendido muy poco y nos han educado muy mal.

¿Qué le animó a plasmarlo en un libro?

Creo que tengo una situación privilegiada para ello. Con todos los seguidores que tengo, seguro que hay muchas víctimas que me leerán. Y seguro que algún acosador también. Así que si cambiamos la opinión de solo una persona, nos sentiremos muy satisfechos.

Mucha gente conoce a Coque, pero no todos conocen a Nacho Guerreros, ¿cómo se definiría?

Soy una persona con muchos defectos, pero muy trabajador. De hecho, no soy una persona a la que le guste llamar la atención en ningún lugar. Soy bastante discreto y bastante casero. Eso sí, me gustaría un mundo un poquito más justo. Como decía la cantante Nina Simone, creo que los artistas tenemos que involucrarnos con la sociedad en la que vivimos y debemos dar ejemplo de algo. Con lo cual, si yo puedo hacer algo por cambiarlo desde mi punto privilegiado, sería perfecto.

En «La que se avecina» se critican muchas cosas de esta sociedad, ¿faltaría un aporte más potente sobre el acoso escolar?

A mí me encantaría. Creo que los guionistas de esta serie están involucrados con todo lo que pasa en esta sociedad. Es más, «La que se avecina» es una caricatura de la sociedad actual, nos hemos caricaturizado mucho como sociedad y tenemos muchos defectos que se basan principalmente en la falta de empatía y de educación. Y creo que llevado al límite nos podemos reír mucho, y yo creo que así es como somos por eso nos identificamos tanto. Ahí radica el éxito de la serie, no solo en España, si no en toda Latinoamérica y parte de Europa. Es una serie que ha tenido un éxito brutal.

¿Recibe muchos mensajes por parte de sus seguidores pidiendo consejos o realizando comentarios?

Sí. Y nos agradecen mucho pertenecer a esta serie. Recuerdo cuando fui a un hospital hace años que no cesaban de agradecernos mucho mucho la serie en sí porque es verdad que se identifica un poco con la sociedad y, al mismo tiempo, nos identificamos con esos problemas que tenemos. Eso sí, somos una sociedad que sabemos reír, afortunadamente, y eso también es fundamental. Con la serie reflejamos la sociedad y sabemos reírnos a la vez de lo que está pasando. Nos agradecen mucho los buenos ratos que les hacemos pasar.

¿Se podría decir que formar parte de «La que se avecina» es una de las mejores cosas que le ha pasado en la vida?

Sin duda. Primero ya con «Aquí no hay quien viva» y ahora con «La que se avecina», que me lo ha dado todo. Tengo una posición privilegiada precisamente para hacer otras cosas como este libro, para formar parte de repartos de teatro y para conocer muchísima gente interesante. Y no tan interesante porque también tienes los famosos trolls de internet que siempre están pendientes de ti para ver si metes la pata y atacarte. Eso ya forma parte de lo cotidiano de la fama, de ser una persona tan conocida.

¿Cómo solventa ese tipo de incidencias?

La verdad es que he tenido siempre mucha suerte con esto porque me siento una persona muy querida por todo el mundo, pero sí que es verdad que he tenido algún problema concreto y lo he denunciado. A uno lo llevé a los tribunales. Luego ganó él el juicio por la libertad de expresión. Es decir, te puede llamar hijo de puta cualquiera que está en su derecho. Pero yo lo denuncié y lo voy a seguir haciendo. A la mínima.

¿Le reconocen mucho por la calle?

Creo que el éxito principalmente de esta serie es que estamos enganchando también a gente joven. Ahora incluso tenemos público de 10 años. Muchos crecieron con nosotros y nos los dicen. Es una maravilla. Yo me siento muy orgulloso de formar parte de esta serie porque realmente entre nosotros también nos llevamos bien y hemos formado un equipo compacto y muy bien avenido. Además, hemos hecho reír a la gente en momentos muy duros como la crisis.

¿Alguna anécdota confesable?

Sí. Me confunden a menudo y me dicen «Barajas» y «qué bien estas en Aída». Cosas que pasan.

¿Qué final le gustaría para Coque en la serie?

Me encantaría que Coque fuera presidente del Gobierno. Sí, no solo de la comunidad de Mirador de Montepinar, sino presidente del Gobierno. Creo que podría solucionar muchas cosas. Además, sería un buen presidente porque Coque siempre está pendiente de los demás y quiere agradar. Y ahora los políticos se han olvidado de lo que son, de su función pública y a favor de la gente que le ha votado y de la sociedad.

En la televisión ya podemos ver anuncios de «Próximamente», ¿hay fecha de estreno para «La que se avecina»?

Es la décima ya. Y no tengo ni idea. Estamos finalizando ahora la grabación y creo que ya. Tiene que ser ya.

¿Qué vamos a ver de Coque en esta temporada?

Vamos a ver un descanso. Coque se va a tomar un descanso y el problema que tienen en Montepinar son los nuevos porteros que vienen. Ahí va a haber bastante conflicto. Pero poco más te voy a adelantar.

¿Qué es lo mejor y lo peor de hacer el papel de Coque?

Lo mejor de hacer un personaje de largo recorrido es precisamente eso, que te conviertes. Yo me pongo la chaqueta y la cresta y ya soy Coque. No tengo que hacer nada y eso yo creo que nos pasa a todos los que hacemos un personaje de largo recorrido, que tus reacciones son las del personaje mientras estas allí. Y también es verdad que te lo quitas y no te crea ningún problema porque ya tienes el personaje hecho. No es como enfrentarte a un personaje nuevo porque siempre tienes miedos, no sabes como enfrentarte, pero después de diez años, imagínate, porque ya es como una creación tuya. El guionista te pone lo que tienes que decir, pero tú le das la personalidad.

¿Y hay alguna noticia de renovación para una undécima temporada?

Si la hay, yo no tengo ninguna noticia.

¿Pero le gustaría continuar en la serie o preferiría cambiar de registro y adentrarse en otros proyectos?

Afortunadamente, estoy preparando también una función que trata un tema que a mí me interesa mucho: un niño que no está contento con su cuerpo porque se siente niña. Se llama «Juguetes rotos» y la ha escrito y la dirige Carolina Román. La estrenaremos en el Teatro Español en febrero de 2018. Con lo cual, afortunadamente, siempre hay personajes por hacer. Aunque no tengo ningún miedo al encasillamiento. Estoy muy bien interpretando a Coque, ya es como mi segunda piel, y nos llevamos muy bien entre los compañeros así que si tiramos cinco años, cinco años serán y si es uno, uno. Yo, lo que me venga.

Ya es como una pequeña familia.

Bueno también hay problemas, no todo es «Heidi» o «Blancanieves», porque cuando estas trabajando también surgen roces. Llevamos mucho tiempo conviviendo. También es cierto que los comienzos de esta serie fueron duros porque todo el mundo nos comparaba con «Aquí no hay quien viva», y las comparaciones siempre son odiosas. Entonces creamos ahí en un pequeño sector cierto rechazo, aunque eso también nos unió bastante. Es verdad que los propios guionistas, la cadena y nosotros luchamos muchísimo para cambiar esa actitud y creo que lo hemos conseguido. La hemos convertido en una serie con actitud propia, sin comparaciones. A la vista están los datos de audiencia, creo que ninguna otra nos iguala después de diez años. Así que espero que se siga emitiendo y reemitiendo con semejante éxito. Eso no es fácil de conseguir en la televisión.

¿Cómo lleva la fama y el éxito?

Lo llevo bien. Cuando estás estudiando en la Escuela de Arte Dramático ves cómo todo el mundo quiere ser popular y quiere trabajar y vivir de esto con dignidad. A mí me está pasando, es decir, yo soy de ese mínimo porcentaje de actores que vive de lo suyo y no malvive de lo suyo. Por lo tanto, me considero un ser privilegiado totalmente. La lucha por tener un hueco en la profesión es muy dura y yo lo he conseguido, por eso mismo me siento agradecido a la vida en general.

¿Qué ha significado para usted la televisión?

La televisión es mi lugar de trabajo en el que yo además no pensaba estar a pesar que desde pequeño siempre me gustó este formato y soñaba con ello. En el ideario de mi mente tenía previsto ser un actor de teatro, y teatro clásico. Nunca pensé que me iban a llamar para hacer comedia porque precisamente a mí me llamaron para hacer «Aquí no hay quien viva» mientras representaba un drama en teatro. Con lo cual, me vino un poco como de rebote y de sorpresa. Además, tanto puedes estar diez años como doce. Así que mira que bien se ha portado conmigo mi profesión. Además, yo estoy muy contento con el producto que estamos haciendo y con los compañeros que tengo.