ES NOTICIA EN ABC

«Mercado central», el comercio de barrio contra el mundo

La 1 graba desde julio su nueva serie para las tardes, «un auténtico reflejo de la vida»

«Mercado central» rueda su primera temporada para La 1
«Mercado central» rueda su primera temporada para La 1 - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El pasado y su eterno pulso por evitar que las cosas cambien. Nadie es inmune al paso del tiempo, ni siquiera los protagonistas de «Mercado central», la nueva apuesta diaria y vespertina de La 1, que viven bajo la amenaza de ver cómo su negocio tradicional es arrasado por otro más moderno.

La serie, producida por RTVE en colaboración con Diagonal TV («Isabel» o «La catedral del mar»), cuenta con un amplio reparto encabezado por Antonio Garrido, Begoña Maestre, Jesús Olmedo y Lola Marceli. La música, por su parte, correrá a cargo de los cantantes Rozalén y Carlos Sadness, que interpretarán la cabecera de la nueva serie de La 1. A través de un plano secuencia que recorrerá todo el mercado, sonará la canción «Una luz en la ciudad», compuesta por Jesús Díaz.

«Historias comunes bajo el mismo techo. Personajes cotidianos. Tramas sencillas, una dramedia sin prescindir del toque romántico». Así define Joan Noguera, director de «Mercado central», la nueva ficción que RTVE rueda en Madrid desde el mes de julio. Creada por David Plana, la serie, sobre «un mercado tradicional que lucha por seguir en pie ante el acoso de las grandes superficies», se rueda en un plató de 1.200 metros cuadrados en la localidad de Boadilla del Monte.

Allí se ha recreado para la ocasión un mercado de abastos tradicional, inspirado en el de Tirso de Molina. Los diferentes intereses de las familias vinculadas a los comercios en riesgo y las relaciones laborales, personales y sentimentales de los protagonistas se entremezclarán continuamente y pondrán en peligro la continuidad de un mercado que lucha por sobrevivir ante la llegada de la competencia de negocios más modernos.

En un espacio al aire libre se ha reproducido un entorno urbano que envuelve la fachada del mercado. Para dar mayor realismo, el interior del mismo cuenta con instalaciones de pilares de fundición de seis metros de altura con unas vidrieras de 300 metros cuadrados. Debajo, los puestos tradicionales, algunos cerrados y otros con la vigente necesidad de ser renovados (con el cartel de «Se vende» o «Se alquila»). Los lugares donde girarán las tramas serán el puesto de frutas y verduras De la Cruz y Carnes Pacheco, que «compiten» en tamaño y rivalidad; la droguería, pequeña y anticuada; Delicatessen, el local más moderno y cool; la Pizzería Il Sapore di Napoli, al más puro estilo napolitano; el Bar Central, un puesto de legumbres y una cuchillería. «En cada uno de estos establecimientos suceden historias, algunas entrecruzadas, que muestran su día a día», comenta la actriz Begoña Maestre. «“Mercado central” es una serie de soñadores», coincide Jesús Olmedo. «Esta ficción es un auténtico reflejo de la vida», afirma, por su parte, Lola Marceli.

Negocios en peligro

En «Mercado central», las tramas arrancan cuando un informe tras una inspección municipal sentencia que debe haber una reconversión y que el lugar no se considera viable para continuar con su actividad. Tras esa decisión se encuentra un importante fondo de inversiones que quiere convertir el recinto en un lujoso centro comercial. El dinero, sin embargo, no puede comprar todo. Ahí es donde entra la asociación de comerciantes del mercado, que consigue que el consistorio aplace la decisión: tendrán un año para modernizar y habilitar el recinto. Aunque no todos están cosidos por el mismo patrón: algunos comerciantes prefieren vender y hacer negocio. Si hay que jugar, mejor sacar rédito.