ES NOTICIA EN ABC

Centro médico Lolita: «No todos los gitanos somos quinquis, también podemos estudiar y tener carrera»

La actriz y cantante se estrena en «Centro médico», la serie diaria de Televisión Española y atiende a ABC

Lolita, junto a una paciente en «Centro médico»
Lolita, junto a una paciente en «Centro médico» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A punto de cumplir sesenta años, Lolita (Madrid, 1958) está en plena forma. La reconocida intérprete y cantante, ganadora en 2003 del Goya a Mejor Actriz Revelación por «Rencor», vuelve a vivir un momento de esplendor en cine y televisión, donde en los últimos tiempos no paran de lloverle proyectos.

Jurado en «Tu cara me suena», protagonista del largometraje de comedia «Paella Today» y personaje recurrente en «La que se avecina» (donde interpreta a Carmen, la madre de Nines, a quien en la ficción da vida Cristina Medina), Lolita suma ahora un nuevo trabajo a su lista, en el que estrenará un nuevo registro. A partir de hoy, se pondrá la bata en «Centro médico», la serie diaria de La 1 de TVE, en la que ficha junto a su hija, Elena Furiase, y en la que interpretará a la enfermera Manuela. Con todo listo para su estreno en la ficción, Lolita atiende a ABC para hablar de su personaje.

P - ¿Tenía muchas ganas de volver a tener un papel fijo en una serie?

R - No era algo que tuviera en mente, pero me lo ofrecieron y me gustó. Es un papel interesante, que además sirve para reivindicar que la gente de raza gitana también podemos estudiar y tener carrera. Muchas veces a la raza gitana se la denigra y se piensa que somos todos 'quinquis'. Pero no todos son así, hay gitanos que son abogados y médicos. Y por otra parte, me parece una serie informativa, con tramas muy interesantes y que hace una labor social grande. Aparte de que le da trabajo a muchísimos actores en paro, que eso hay que valorarlo.

P - ¿Qué nos puede contar sobre su personaje en «Centro médico»?

R - Es una enfermera gitana, a la que le ha costado muchísimo sacar su carrera adelante. Tiene cinco hijos y llega a «Centro médico» porque le llama mucho la atención el tema de las cámaras que allí utilizan. Y quiere implantarlo en el hospital en el que ella estaba trabajando.

P - ¿Qué piensa que puede aportarle su personaje a Lolita?

R - Sobre todo, cultura y conocimientos en materia médica. ¡Voy a aprender medicina sin haberla estudiado!

P - En la presentación de su personaje ante la prensa, la pasada semana, aseguró que ahora todo el mundo le daba la palmada, pero que nadie se acordaba cuando «las vacas estaban flacas», cito literalmente. ¿Por qué dijo eso?

R - ¡Porque es verdad! Cuando no tenía trabajo nadie se acordaba de mí. Ahora que gracias a Dios vuelvo a tenerlo, todo el mundo te dice: “¡Vaya, si estas en todas partes!”. Pero cuando no estaba en ninguna, no me llamaban. Eso también hay que decirlo. No siempre se ha tenido tanto trabajo. La vida de los artistas es así: hay meses en los que tienes mucho y otros en los que no tienes nada. Somos muchos y habría que repartir para todos.

P - ¿Trabajar junto a su hija es un valor añadido en la serie?

R - Ya habíamos hecho varias cosas juntas. A ella la contrataron antes que a mí y eso me llena de orgullo. Aunque en la serie no coincidimos mucho. Pero es un gusto, sobre todo porque la veo más. La tengo a mi lado y eso es muy bueno.

P - En la serie, además, también aparecerá otro miembro de su familia, Chema Moreno. Es como un reencuentro a lo grande de la saga Flores...

R - Eso es. Él es mi sobrino, pero creo que va a salir solo en un capítulo. Es una casualidad, aunque no es tan curiosa. La familia Flores ya se conoce mucho en este país. ¡Somos artistas!

P - ¿Considera que series como «Centro médico» deberían tener más visibilidad, o ser emitidas en horarios más amables y que puedan permitirles tener más audiencia?

R - Creo que sí, porque es una serie muy buena. Deberían dar a todas las series por igual y no a unas más que a otras solo porque tengan actores más famosos. «Centro médico» es una serie que merece la pena y a la que la que la gente se va a enganchar. Creo que habría que ponerle más atención. Luego si gusta o no, bueno... no somos monedas de oro, que le gustan a todo el mundo.