Es Noticia

Oscar 2019 Freddie Mercury contra la historia

Aunque el duelo más reñido es entre Christian Bale y Rami Malek, Viggo Mortensen, Willem Dafoe y Bradley Cooper pueden dar la campanada y robarles el Oscar

Bale, Cooper, Rami Malek, Dafoe y Viggo Mortensen, los actores nominados al Oscar
Bale, Cooper, Rami Malek, Dafoe y Viggo Mortensen, los actores nominados al Oscar - Laura Martín
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Gary Oldman sentó el precedente, y Christian Bale y Rami Malek luchan para recoger su legado. El de las subidas y bajadas de peso, el de la calvicie y el bisoñé, el bigote y la dentadura postiza, la mímica y, solo quizás, también el Oscar a mejor actor.

Si el británico recibió el año pasado la codiciada estatuilla por su papel de Winston Churchill en «El instante más oscuro», después de ser Batman, Christian Bale pretende hacer lo mismo imitando a otro político, en este caso estadounidense. Sabedor de que los personajes históricos suman más que restan a la hora de conseguir el premio, en «El vicio del poder» Bale se mete en la piel de Dick Cheney, vicepresidente bajo el mandato de George W. Bush, para hacerse con su segundo Oscar tras el obtenido en 201o por su papel de secundario en «The Fighter». Para ello, retoma la inercia de su Irving Rosenfeld, el empresario de poca monta para el que engordó y probó la pseudopeluca.

En su nómina de premios descolla un importante Globo de Oro al mejor actor dramático, que siempre renta más que el de la categoría de comedia o musical si bien es cierto que cada vez son menos antesala de los Oscar; un reconocimiento, por cierto, que el actor quiso agradecer a Satán «por la inspiración».

Rami Malek, que ya cosechó muy buenas críticas por su papel de hacker en la serie «Mr. Robot», demuestra en «Bohemian Rhapsody» que ni le queda grande el traje de protagonista en una superproducción como la del biopic de Freddie Mercury ni tampoco el del propio cantante, al que replica con una gran caracterización que ya le ha valido el Globo de Oro al mejor actor de comedia o musical, el Bafta y el premio del Sindicato de Actores (SAG) al mejor intérprete masculino.

Se ha movido con estilo por el escenario y ha sabido construir una versión creíble de un mito de la música que sigue vigente a pesar del paso del tiempo. Su papel, además de convertirle en el rival a batir por Bale de cara al Oscar, ha convencido a millones de fans de Queen, que han hecho de «Bohemian Rhapsody» un taquillazo mundial pese a introducir alguna que otra mentira en la versión blanqueada de la vida de Mercury y su grupo.

Si algo amenaza la redonda noche del actor, que lograría con esta película su primer Oscar, son las acusaciones de agresión sexual que pesan sobre Bryan Singer, el director de «Bohemian Rhapsody» del que Rami Malek ha intentado distanciarse en varias ocasiones.

Aunque es este reñido duelo el que acapara todos los focos, hay otros tres intérpretes que compiten en la categoría y que pueden beneficiarse de la disputada competición entre ambos.

Más allá del duelo

Willem Dafoe es el veterano del grupo. Un actor, casi siempre secundario, resolutivo en todas las películas en las que interviene. Eficiente, atesora una envidiable filmografía en la que no hay ningún Oscar aunque sí, con esta, cuatro nominaciones. En «Van Gogh, a las puertas de la eternidad», el actor encarna al genio de la pintura holandés en sus últimos meses de vida. El Festival de Venecia acreditó su buena interpretación otorgándole la Copa Volpi al mejor actor por su papel.

Se mide a ellos un habitual en las nominaciones, Bradley Cooper. Ninguneado en la categoría de dirección de los Oscar, pudiera parecer que a la cuarta candidatura a a estos premios podría ir la vencida (en las categorías de interpretación, en total acumula siete candidaturas). Sin embargo, su película, «Ha nacido una estrella», en la que es el nombre para todo, ha ido desinflándose y perdiendo peso y, por tanto, oportunidades de cara al premio. Además, aunque es evidente que Cooper cuenta con grandes apoyos entre los académicos, su ausencia entre los directores nominados evidencia que el filme no ha gustado tanto como el hype inicial vaticinó tras su estreno, fuera de concurso, en el Festival de Venecia.

Otro cuyas últimas elecciones han evidenciado un cambio de rumbo ha sido Viggo Mortensen, colocado de repente como uno de los mejores actores del panorama internacional y que acapara, en las últimas tres ediciones, dos de sus tres nominaciones al Oscar. La buena acogida de «Green Book», quizá la película más complaciente de la categoría junto a «Bohemian Rhapsody», le da puntos que, sin embargo, le quitan la mala prensa vertida sobre su filme, envuelto en ciertas polémicas que, en principio, no deberían coartar sus posibilidades de rascar algún galardón. Aunque en principio, de hacerlo en alguna de las categorías interpretativas, es Mahershala Ali, que le da la réplica en el filme, el que tiene más posibilidades de levantar (de nuevo) el Oscar.