ES NOTICIA EN ABC

Oscar 2019 La reina británica que puede boicotear a Glenn Close

Olivia Colman, Glenn Close, Yalitza Aparicio, Melissa McCarthy o Lady Gaga están nominadas a mejor actriz en los Oscar 2019

Melissa McCarthy, Lady Gaga, Olivia Colman, Yalitza Aparicio y Glenn Close
Melissa McCarthy, Lady Gaga, Olivia Colman, Yalitza Aparicio y Glenn Close - Laura Martín
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A menudo es una de las categorías más potentes de los Oscar. Tanto, que incluso en alguna ocasión las votaciones no han podido decantar la balanza por una sola candidata. En 1969 tuvo que resolverse la dura competencia del apartado con un ex aequo, tras el empate entre Barbra Streisand («Funny Girl») y el monstruo de la interpretación Katharine Hepburn («El león de invierno»), que ni siquiera con ese premio compartido sació su hambre de reconocimientos y aún obtendría su cuarta estatuilla trece años más tarde.

Frente a una edición que hace aguas, marcada por la tibia determinación de la Academia de Hollywood en algunas decisiones que la han llevado a recular, el apartado de mejor actriz perpetúa una de las tradiciones más aplaudidas de este evento, congregando siempre a candidatas a la altura en una de las categorías más esperadas y competidas año tras año.

Pertenecer a la misma generación que Meryl Streep no ha favorecido precisamente a Glenn Close, que frente a los tres Oscar de su compañera, atesora cero estatuillas en su palmarés. Un vacío que, por otra parte, no hace justicia a una filmografía digna de una de las mejores actrices de este siglo: ganadora de tres premios Emmy, tres Tony, dos Globos de Oro, es una leyenda viva del cine, pero Hollywood todavía le adeuda el reconocimiento más ansiado de todos. Y eso que su carrera prometía, debutando con nominación gracias a «El mundo según Garp», coprotagonizada por John Lithgow.

Candidata al galardón en siete ocasiones, esta parece la más propicia para llevarse el escurridizo Oscar, por su versatilidad, su veteranía y su talento. Es la favorita de todos los expertos, tras ganar en los Globos de Oro, los Critic's Choice –donde empató con Lady Gaga– y el premio del Sindicato de Actores, pero a diferencia de sus rivales, la suya es la única nominación que ha logrado su película, «La buena esposa».

Una reina contra la deuda

Al otro lado de la contienda, una duelista sin pistola pero con corona. Olivia Colman, esa actriz como de estar por casa, una mujer humilde y cercana que se había ganado el respeto de la profesión como secundaria en series como «El infiltrado» o «Broadchurch», y que ha debido cogerle el gusto a sentarse en el trono británico. Después de fichar para interpretar a una madura Isabel II en «The Crown», Yorgos Lanthimos ha vuelto a contar con ella después de «Langosta», convirtiéndola en Ana, primera reina de Gran Bretaña y última de la casa Estuardo. Ganadora del Bafta y el Globo de Oro de comedia, Colman se postula como la gran rival de Close por ese papel de volátil y caprichosa soberana en «La favorita».

Lady Gaga, por su parte, es el gancho de popularidad que los Oscar precisan para dar fuelle a unas galas que, año tras año, dejan escapar a más audiencia. Es una estrella, pero, después de su trabajo en el debut tras las cámaras de Bradley Cooper, merece también la consideración de actriz, con mayúsculas. En su contra, además de dignas rivales, su película. Las opciones de «Ha nacido una estrella» han ido desinflándose tan rápido como surgieron, y más que un favor, ser el tercer remake de un filme cuya interpretación femenina siempre ha sido de lo más aplaudido dilapida sus oportunidades.

En el lado opuesto de la cantante está Yalitza Aparicio, que debuta en el cine en la película favorita a todo. Su papel de criada en «Roma» ha emocionado y sorprendido a crítica y público, que alaban su naturalidad y su mirada pura. Sin embargo, a pesar de que tras lo sucedido con «Moonlight» y «La La Land» todo es posible, lo más probable es que los académicos consideren que su nominación al Oscar gracia sa su primer papel en la industria sea suficiente premio para la mexicana.

El logro de Melissa McCarthy, que gracias a su carismática interpretación de la biógrafa Lee Israel ha obtenido su segunda candidatura al Oscar tras «La boda de mi mejor amiga», es si cabe más difícil que ganar la estatuilla, y es que la actriz ha superado el clásico papel en el que se suele encasillar a los intérpretes cómicos, con representaciones que se salen del estándar. McCarthy sigue así el mismo camino que otras estrellas del humor como Bill Murray o Steve Carell que, tras alcanzar enormes cotas de popularidad gracias a sus trabajos humorísticos, optaron por tomar una senda diferente y tomar riesgos con proyectos de tono más dramático, logrando el reconocimiento de la Academia.