Es Noticia

Muere Burt Reynolds, un mito entre la acción y la comedia

Participó en más de cien películas y estuvo nominado al Oscar por «Boogie Nights»

Burt Reynolds en «Boogie Nights» - ABC | Vídeo: Fallece Burt Reynolds a los 82 años tras un ataque al corazón (ATLAS)
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La vida y obra de Burt Reynolds puede resumirse con la última película que filmó y que deja casi como testamento fílmico. «La última gran estrella», que presentó en 2017 ya derrotado por la edad, es una autoparodia en la que su protagonista lamenta cómo los días de gloria que vivió en Hollywood no son más que un recuerdo lejano que ya pocos conocen. Ayer, el protagonista de «Boogie Nights» o «Deliverance» fallecía a los 82 años después de una carrera repleta de altibajos pero que lo llevó a ser reconocido en todo el mundo.

La versatilidad es a veces un valor que juega en contra. Burt Reynolds navegó entre la comedia y la acción de onomatopeyas, una carrera que lo convirtió, allá por los años setenta, en el actor que lideraba las taquillas de todo el mundo con títulos como «Destino fatal», de Robert Aldrich, «La última locura», de Mel Brooks o «Así empezó Hollywood», de Peter Bogdanovich; pero pronto el público se cansó cuando las nuevas estrellas de la época lo fueron desbancando. Así, tras una lista de películas que minaban su prestigio mientras engordaba su cuenta corriente, el actor pasó al olvido, al peor de todos los pasados: convertido en un mito del ayer cuando no había cumplido los cincuenta años. Su popularidad entre el público se había desplomado y no parecía recuperarse. Solo en los noventa encontró un asidero en la televisión, donde produjo su propia «sitcom» titulada «La familia Newton».

La fama que se granjeó como un actor limitado no le impidió convertirse en un mito sexual que traspasó fronteras con su frondoso bigote y el pecho descubierto. Un atractivo que le mantuvo siempre en las pantallas, donde llegó a participar en más de un centenar de películas durante sesenta años de carrera. Sin embargo, en tan solo una ocasión recibió una nominación al Oscar. Fue en 1997, por «Boogie Nights».

Reynolds también probó suerte detrás de las cámaras. Su debut fue en 1976 con «Gator el confidente», una película de acción que pasó sin pena ni gloria. Dejó de dirigir en el año 2000 tras estrenar «El último productor», que también fue ignorada por la crítica. Su relación con la prensa, radical para lo bueno y lo malo, le regaló nuevos enemigos.

Donde encontró consuelo fue con los cineastas. Trabajó con muchos de los más grandes, aunque fuera en sus obras menores. Además de los mencionados, se puso a las órdenes de Paul Thomas Anderson o Alexander Payne. En 2019 se estrenará la que también será la última cinta que ruede Quentin Tarantino, «Once Upon a Time in Hollywood», en la que Reynolds tiene un papel secundario.

La película de Tarantino será, esta sí, la que cierre la filmografía de un actor que traspasó los límites de la pantalla para convertirse en mito.