ES NOTICIA EN ABC

Los desconocidos orígenes de las mayores estrellas de Hollywood

Meryl Streep y Morgan Freeman tuvieron su primer papel casi a los treinta años, aunque Brad Pitt, Julia Roberts, Bruce Willis, Jennifer Aniston y George Clooney no fueron mucho más precoces

La carrera de algunos «niños prodigio», como Macaulay Culkin y Lindsay Lohan, se torció muy pronto, lo que contrasta con el éxito de Jodie Foster, Leonardo DiCaprio, Christian Bale y Natalie Portman

Brad Pitt, Meryl Streep, Leonardo DiCaprio y Julia Roberts, en algunos de sus primeros papeles
Brad Pitt, Meryl Streep, Leonardo DiCaprio y Julia Roberts, en algunos de sus primeros papeles - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Por lo general, el camino hacia el éxito no es sencillo. Ni siquiera para los mejores actores y actrices del panorama internacional, que antes de convertirse en referentes de la industria audiovisual tuvieron que sudar tinta china para alcanzar la gloria. Se da la circunstancia de que prácticamente ninguna de las mayores estrellas de Hollywood fue un «niño prodigio» del cine, más allá de Jodie Foster o Christian Bale, que se iniciaron desde muy pequeños en la interpretación. Otros también lo hicieron, como Macaulay Culkin y Lindsay Lohan, aunque bien se sabe que sus carreras tomaron otros derroteros.

Pocos intérpretes hay tan aclamados en la industria como Meryl Streep. Ganadora de tres Oscar, la reconocida actriz ha participado en casi 90 proyectos, si bien fue su trabajo en «El cazador» el que le catapultó al éxito a finales de los setenta. Un lugar en el que se consolidó por méritos propios con «Kramer contra Kramer», «La mujer del teniente francés», «La decisión de Sophie», «Memorias de África» o «Postales desde el filo», entre muchas otras cintas, pero también con «Las horas», «El diablo viste de Prada», «La duda» y «Agosto». Sin embargo, sus inicios en la industria audiovisual fueron muy tardíos. Aunque antes había actuado en teatro, su primer papel le llegó con 28 años, en la película para televisión «The Deadliest Season». Desde entonces, eso sí, suma 42 años de experiencia y carrera artística.

No tantos, eso sí, como acumula Morgan Freeman. El icónico actor, ganador de un Oscar por «Million Dollar Baby», comenzó en la industria hace 55 años, con un pequeño papel en la cinta «El prestamista». Entonces, tenía 27 años y aquel fue su primer trabajo antes de los más de 120 que llegarían después, algunos tan célebres como «Invictus», «Paseando a Miss Daisy», «Cadena perpetua» y «El reportero de la Calle 42».

También era ya un adulto cuando debutó en la gran pantalla Brad Pitt, compañero de reparto de Freeman en «Seven». El reconocido intérprete, que cuenta con más de 80 proyectos a sus espaldas como actor, tuvo su primer papel a los 23 años en la película «Hunk el Yuppie». Ese mismo año, 1987, participó en varias series, como «Another World» y especialmente «Dallas», en la que se empezó a dar a conocer gracias a su papel de Randy. Desde entonces, su carrera está plagada de éxitos como «Doce monos», «El curioso caso de Benjamin Button», «Snatch: Cerdos y diamantes» y «Leyendas de pasión», además de la mencionada «Seven».

Éxitos en las veintenas

Edad similar a la de Pitt tenía Bruce Willis cuando comenzó a actuar. El intérprete alemán, ganador de un Globo de Oro y recordado por su trabajo en cintas como «La jungla de cristal», «El sexto sentido», «Armageddon», «Pulp Fiction» y la trilogía compuesta por «El protegido», «Múltiple» y la reciente «Glass», debutó en la interpretación a los 24 años, en 1980, con dos pequeños papeles en las películas «El primer pecado mortal» y la alemana «Ein Guru Kommt». Desde entonces, ha participado en más de 120 proyectos.

Más jóvenes empezaron dos de las actrices más reconocidas de la industria, como Jennifer Aniston y Julia Roberts. La primera, ganadora de un Globo de Oro y que alcanzó la gloria gracias a la serie «Friends», debutó a los 19 años como bailarina de un McDonald's en «Mi amigo Mac». Dos años más tarde, interpretó a Courtney en la serie «Molloy» y comenzó a labrarse un nombre en la industria. A la misma edad, 19 años, debutó también Julia Roberts, ganadora de un Oscar por su trabajo en «Erin Brockovich». Antes de saborear el éxito en 1990 con «Pretty Woman», la intérprete apareció en un capítulo de «La historia del crimen» en 1987 y en la película «Satisfacción» en 1998.

Otro de los actores más reconocidos del planeta, George Clooney, tenía 17 años cuando empezó. Lo hizo en 1978 en un episodio de la serie «Centennial» y tardó varios años en darse a conocer en el mundo audiovisual. Fue incluso rechazado por Quentin Tarantino antes de asentarse en los noventa gracias a su trabajo como el Doctor Doug Ross en la pionera «Urgencias». Hoy, Clooney ha ganado un Oscar al Mejor Actor gracias a «Syriana», ha trabajado en más de cien proyectos y es la imagen de la firma de café «Nespresso».

Talentos precoces

Más joven que ellas, eso sí, era Leonardo DiCaprio cuando empezó a actuar. El reconocido intérprete, consagrado gracias a «Titanic», ojito derecho de Martin Scorsese y protagonista de cintas como «Origen», «Infiltrados», «El aviador», «El lobo de Wall Street», «Django desencadenado» y «El renacido» (por la que se llevó su único Oscar), tuvo su primer papel a los cinco años, cuando interpretó a un niño en un episodio de la serie «Romper Room». Una década después, con quince años, le llegó su segundo trabajo en la ficción «La nueva Lassie», en la que interpretó al joven Glen durante dos episodios. A día de hoy, su carrera suma más de 40 títulos.

Con edades similares comenzaron en la industria Sean Penn y la enérgica Jennifer Lawrence. El primero, hermano del también actor Chris Penn (fallecido en 2006) cuenta con dos Oscar, aunque debutó a los 14 años con un pequeño papel en la serie «La casa de la pradera». Un año más tenía Lawrence, también ganadora de un Oscar, cuando debutó en la industria con un papel episódico en «Monk». Meses después, apareció en la tv movie «Company Town» y en un episodio de «Caso abierto».

Otra de las mejores actrices de Hollywood, Natalie Portman también tuvo su primer papel muy joven, aunque en su caso debutó a lo grande. Con 64 títulos en su filmografía, su primer trabajo fue en la película «Léon», que protagonizó junto a Gary Oldman y Jean Reno y en la que interpretaba a una joven de lo más peculiar. Dos años más tarde, trabajó para Tim Burton y fue parte fundamental del elenco de «Mars Attack!». En 2011 ganó el Oscar a Mejor Actriz por su brillante interpretación en la compleja «Cisne Negro», de Darren Aronofsky, por la que la artista israelí se afianzó como una de las mejores actrices del planeta.