Es Noticia

La carrera de Stormy Daniels, la actriz porno que puso en un aprieto a Donald Trump

La actriz de cine para adultos demandó este mes al presidente de Estados Unidos para anular el pacto de confidencialidad que le impide hablar sobre una supuesta relación que tuvo con él en el pasado

Stormy Daniels
Stormy Daniels - REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz porno Stormy Daniels, de 39 años, ha saltado a los titulares internacionales por demandar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para anular el pacto de confidencialidad que le impide hablar sobre una supuesta relación que tuvo con él en el pasado. Hasta el momento, había guardado silencio por las amenazas de muerte que asegura haber recibido.

Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, explicó en una entrevista en el programa «60 minutes» de la cadena estadounidense CBS que un hombre se le acercó en un estacionamiento de Las Vegas en 2011 –tras haber concecido una entrevista a la revista «InTouch» en la que contaba la historia– y le dijo que no hablara sobre su supuesta relación sexual con Trump en 2006 si no quería tener problemas. «Deje a Trump solo. Olvídese de la historia», rercordó Daniels sobre las palabras del hombre, que miró a la hija pequeña de la actriz, que estaba en el asiento trasero del vehículo y dijo: «Es una niña hermosa. Sería una pena que le ocurriera algo a su madre».

El miedo a esa amenaza fue el motivo por el que la estrella porno supuestamente firmó un contrato de confidencialidad por valor de 130.000 dólares sobre su romance con Trump en los últimos días de la campaña presidencial del magnate neoyorquino. «Estaba preocupada por mi seguridad y la de mi familia», aseguró la también directora de cine adulto. El romance (si es que se le puede llamar así) tuvo lugar en un torneo de golf que se celebró en 2006 en la frontera entre California y Nevada. Durante la competición, Stormy Daniels conoció a Trump. La invitó a cenar y acabaron en su habitación. En ese momento, Daniels apenas tenía 27 años; sin embargo, ya sonaba fuerte en la industria cinematográfica para adultos.

Stormy Daniels comenzó haciendo estriptis con apenas 17 años, pero pronto pasó a formar parte de la Continental Theatrical Agency en septiembre de 2000. Para escoger su nombre artístico pensó en la banda Mötley Crüe; su apellido, «Daniels», lo escogió tras ver un anuncio de Jack Daniel's que decía «una favorita del sur». Trabajando allí conoció a la actriz porno Devon Michaels, que estaba haciendo escenas lésbicas para dos películas para adultos y le invitó a acompañarla. En el rodaje de uno de los filmes de Wicked Pictures, conoció al actor Brad Armstrong.

Apenas dos años después Daniels protagonizó su propio largometraje pronográfico: «Heat» (Wicked Pictures). En ella, hizo su primera escena sexual heterosexual y, en septiembre del mismo año, firmó un contrato exclusivo con Wicked. Desde entonces, trabaja en exclusiva para la productora. En 2004, ganó el Premio a la Mejor Nueva Estrella de AVN, una completa sorpresa ya que la favorita para este galardón era Jesse Jane. No es el único premio que se ha llevado. Daniels fue incluida en el salón de la fama de AVN en 2014 yen el salón de la fama de XRCO en 2016. Su trabajo como directora ese año obtuvo catorce nominaciones al Premio AVN.

No solo ha aparecido en cine para adultos. La actriz también ha participado en ficciones como «Real Sex» o «Dirt». Incluso, llegó a aparecer en el videoclip de Maroon 5 para su canción «Wake Up Call» como una pole dancer. Pero si les suena su cara, lo más seguro es que sea de la película «Virgen a los 40», protagonizada por Steve Carell.

Casi política

Un grupo de admiradores intentó que Daniels se postular contra el senador republicano David Vitter en Luisiana en 2010; y llegaron a formar un comité exploratorio. La actriz no estaba afiliada con ningún partido hasta que, en abril de 2010, se declaró republicana. Realizó varias giras por Luisiana para centrarse en la economía, así como en las mujeres en los negocios y la protección de la infancia. Incluso afirmó que, de ser elegida, se retiraría de la industria del cine para adultos. Pero en abril de 2010 aseguró, finalmente, que no se postularía para el Senado, ya que los medios nunca tomaron en serio su candidatura. Ahora, vuelve a irrumpir en escena.