ES NOTICIA EN ABC

Álex de la Iglesia dimite al frente de la Academia de Cine por su desacuerdo con la ley Sinde

El cineasta confirma a ABC que renunciará a la presidencia tras la gala de los Goya. Santiago Segura afirma que, de irse De la Iglesia, dimitirá como miembro de la Academia

Álex de la Iglesia - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, ha confirmado a este periódico que dejará su cargo tras la gala de los Goya por su desacuerdo con la ley Sinde. Su salida provocaría también el abandono de Santiago Segura, quien ha manifestado en Twitter: «Si ALEX dimite de la presidencia de la academia, yo como miembro también dimito. Hasta ahí podíamos llegar».

La reacción de Segura a la decisión de Álex de la Iglesia no ha sido la única. El ex director general del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA), Ignasi Guardans, ha dicho, también en Twitter: «Me jode la decisión de Alex de la Iglesia, pero la entiendo. Todo este proceso ha sido patético, desgraciado». Mientras el que fuera mano derecha de González-Sinde considera que «gobernar situaciones complejas exige algo más que hacer discursos y presidir inauguraciones. Y ya me callo, que otra vez me acusarán de resentido», la propia ministra de Cultura ha expresado desde Pamplona su voluntad de que Álex De la Iglesia reconsidere su decisión y siga «hasta el final de su mandato» (dos años más) porque «ha hecho una gran tarea» y «es lo que los académicos y la junta directiva le plantearán».

Pero lo cierto es después de que ayer PP, PSOE y CIU llegaran a un acuerdo para repescar la norma antidescargas contenida en la disposición adicional segunda de Ley de Economía Sostenible (LES) dotándola de mayor seguridad jurídica, Álex de la Iglesia se encontraba inmerso en un profundo debate interior sobre la posibilidad de abandonar su cargo al frente de la Academia de Cine.

Un «desastre» de ley

Decepcionado con el «desastre» de la nueva legislación, deslizaba ayer su posible marcha tras la ceremonia de los Goya (el 13 de febrero) en una conversación en Twitter. Como ya sucediera después de que el Congreso tumbara la ley Sinde a finales de diciembre, De la Iglesia se convertía en centro de todas las miradas virtuales, convertido ya en una especie de héroe-creador para los internautas. Concretamente, ante la pregunta de por qué no abandonaba su cargo, el director de cine contestó: «Me temo que es la única opción. El tema es cuándo», escribió en dos tuit.

Y el cuándo se ha concretado esta mañana, momento en el que el todavía presidente de la Academia de Cine ha confirmado que abandonará su cargo tras los Goya. Eso sí, De la Iglesia ha dejado claro que durante la ceremonia de los premios del cine español no habrá protesta ante la ministra de Cultura, pues «sería demasiado melodramático». «Han pactado una ley que no conviene a nadie. Lo hemos intentando y no habido respuesta. Cero. El PP ha enfangado una cosa de por si enfangada. Qué desastre», comentaba.

De hecho, De la Iglesia llegó ayer a increpar virtualmente al PSOE, al acusarle de no dialogar en la Red la polémica. «No estoy de acuerdo en la manera en que habéis planteado esto. No dialogáis en la Red. No es mi trabajo, debería ser el vuestro», afirmó el cineasta, a quien el PSOE contestó vía Twitter: «Dialogamos en la Red y fuera de ella. El Gobierno ha sido el primero en llamar a internautas para pedirles opinión».

Una experiencia que ha servido para que Álex de la Iglesia se licencie con matrícula de honor en la Red, donde los internautas han pasado de increparle por su primera defensa de la ley Sinde a rendirse ante sus pies una vez conocida su decisión de abandonar la Academia. No obstante, el cineasta fue el único creador (junto a Pedro Pérez, de la FAPAE) en intentar acercar posturas con los mismos internautas que ahora le veneran en una reunión a finales del pasado año en la Academia. Tal es la aclamación que incluso en Twitter ya circula el «hashtag» #AlexdelaIglesiaMinistrodeCulturaYA, que los usuarios pretenden convertir en «trending topic» del día.

Con la idea en la cabeza

Pese a que la ley Sinde ha sido el detonante fundamental para que Álex de la Iglesia haya decidido abandonar la presidencia de la Academia de Cine, por la mente del cineasta rondaba esa idea desde hace un tiempo. Así, tras la polémica surgida después de que su película «Balada triste de trompeta» acaparase el mayor número de nominaciones a los Goya (15, por delante de «Pa negre», con 14, y «También la lluvia», con 13), De la Iglesia confirmaba que hubo un momento en el que «pensó en dimitir».

Tras defender la falta de relación entre su cargo y las candidaturas acumuladas por su cinta, Álex de la Iglesia reconoció que se planteó retirar su película, algo a lo que sus productores se negaron. «Otra opción era dimitir, que también lo pensé. Es un cargo no remunerado que genera disgustos y tensiones, no es un cargo fácil, que ocuparía por sí solo las 24 horas del día. Si haces las cosas con humildad, respetando y escuchando a los demás, a largo plazo las cosas funcionan mejor», dijo en aquel momento el cineasta.