La planta de Nissan en Barcelona dejará de fabricar la NV200 de combustión para acoger la versión eléctrica

La factoría se centrará en ensamblar el modelo cien por cien eléctrico, el e-NV200, con lo que se reducirá aún más, de momento, la producción de la planta, que pasa por un momento complicado

BarcelonaActualizado:

Nissan ha anunciado en un comunicado el fin de la producción de la NV200 con motorización diésel, aunque hacía ya un tiempo que los sindicatos de la Zona Franca habían advertido de esta posibilidad. El vicepresidente sénior de Ventas y Marketing de Nissan Europa, Ken Ramírez, ha asegurado que la apuesta por el modelo eléctrico responde al compromiso cada vez mayor de las administraciones y los consumidores con la movilidad de cero emisiones y se ha mostrado convencido de que el próximo año crecerá esta producción.

«La furgoneta e-NV200 ofrece la solución perfecta de cero emisiones para la entrega de la última milla. El aumento de la demanda de pedidos para la e-NV200 refleja esta tendencia, y esperamos un mayor crecimiento en el próximo año», ha señalado. La e-NV200, que se fabrica en exclusiva desde 2014 en la planta de Nissan Motor Ibérica en Barcelona para todo el mundo, está registrando «un notable incremento de la demanda», según la empresa automovilística.

Así, durante el ejercicio 2018, la producción aumentó un 50% en relación al año anterior, hasta alcanzar las 6.000 unidades. En función de estas perspectivas, Nissan se está preparando para el crecimiento de la demanda del modelo, que está disponible tanto en versión de pasajeros como de carga, lo que le ha llevado ya a ampliar las instalaciones de su planta de baterías en Zona Franca.

Desde el inicio de su producción en 2009 hasta diciembre de 2018 se han fabricado en Barcelona más de 171.300 unidades de este modelo. El anuncio del próximo cese de producción del modelo de combustión de la furgoneta se produce en un momento en que los comités de empresa de Nissan en Zona Franca y en Montcada están llevando a cabo reuniones con las administraciones para alertar de la baja producción y de la falta de un proyecto industrial.

En estos momentos, las dos plantas de Nissan en Barcelona producen por debajo del 40 % de su capacidad. La compañía ha destacado que la fábrica de Barcelona «sigue centrada en la competitividad y calidad de la producción de familia de pick-ups para Nissan, Renault y Daimler, y de e-NV200». «Como único centro mundial encargado de la fabricación de la e-NV200, Barcelona abastece a mercados de todo el mundo, lo que demuestra la competitividad de las operaciones industriales de Nissan en España», ha señalado.

Nissan, que emplea a 5.000 personas en España, cuenta con cinco centros de producción: en Barcelona, Ávila y Cantabria, donde fabrica la furgoneta NV200, el pick-up Navara y el camión ligero NT400/Cabstar.

Ayudas para la continuidad

Los comités de Nissan en las plantas de la Zona Franca de Barcelona continúan sus contactos con las diversas administraciones y solicitan ayudas para la continuidad de las factorías. Los representantes de los trabajadores expresan la preocupación por «el hecho de tener la saturación de las plantas por debajo del 40% y lo que es peor, no tener ningún plan, ni de asignación ni de fabricación de nuevos modelos que despejen las incertidumbres que se ciernen sobre las plantas y que den soporte o incluso amplíen la plantilla actual», ha afirmado en un comunicado Sigen-Usoc.

Según el sindicato, la consellera les expresó su preocupación «apostando fuertemente por la continuidad de Nissan en los centros con ayudas concretas que pudieran aportar un valor añadido a futuras adjudicaciones de producciones». Sigen-Usoc ha indicado que los planes de formación son uno de los pilares de esas ayudas, complementados con ayudas en las inversiones tecnológicas y productivas, hasta el límite de lo permitido en la legislación europea de libre competencia y siempre ligadas a un plan de viabilidad y crecimiento.

«Todos tenemos que trabajar coordinadamente intentando convencer a la multinacional de que nuestras plantas sean tenidas en cuenta a la hora de la adjudicación de producciones, dada su competitividad y valor añadido que le aporta a los vehículos que fabricamos», ha explicado el responsable de la sección sindical de Sigen-Usoc en Zona Franca, Enrique Saludas, además de confiar en que «estas gestiones sean suficientes para vislumbrar un futuro mejor».

Por su parte, fuentes de Nissan han explicado a Europa Press que la compañía está «trabajando intensamente en la definición de un plan de futuro para la planta de Barcelona», y que están en contacto con las administraciones de todos los niveles, que están informadas de la situación. En este sentido, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, visitó la semana pasada la factoría de la Zona Franca, donde aseguró que el sector del automóvil y Nissan tienen en el Govern un «aliado para enfocar los retos de futuro, mantener el empleo y la contribución a la economía catalana».