Cara y cruz de los asistentes de conducción: los que más molestan y los mejor valorados

Casi un 60% de los conductores de vehículos nuevos asegura que desactiva los ADAS

MADRIDActualizado:

Lejos de los cinturones de seguridad y los «airbags», los coches modernos cada vez cuentan con más y más modernos sistemas de ayuda a la conducción, con lo que los vehículos son cada vez más seguros. Englobados bajo las siglas ADAS (Advanced Driver Assistance Systems en inglés), estos sistemas van desde el frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, la detección de ángulo muerto o el sistema de detección de fatiga, a la alerta de cambio involuntario y de carril, el mantenimiento activo en el carril, la alerta de tráfico trasero cruzado o el reconocimiento de señales de tráfico.

Pero no siempre estos sistemas son bien recibidos por los conductores, que en un alto porcentaje aseguran haberlos desconectado puntualmente o inhabilitarlos por completo. Según el estudio 2019 de J.D. Power, más del 60% afirmó inhabilitar este tipo de tecnologías por completo.

La encuesta recoge la opinión de 20.000 conductores estadounidenses con modelos del año 2019, con coches que contaban con 38 tecnologías diferentes y habían sido utilizados o comprados en los últimos 90 días antes de la realización del estudio. Muchos de los encuestados llegaron a expresar sus quejas sobre algunos de los sistemas, especialmente las alertas de mantenimiento de carril, y el asistente de centrado en el carril.

El 23% de los encuestados aseguró que estas tecnologías de asistencia a la conducción son molestas. Incluso, de ese porcentaje, el 61% llegó a reconocer que tiene los sistemas de su vehículo inhabilitados por completo. Por otra parte, el estudio también ha mostrado que un 21% de los conductores, a pesar de no encontrar molestos los sistemas de asistencia, han desactivado estas tecnologías.

En cuanto a las aplicaciones de entretenimiento y conectividad, el estudio muestra que no satisfacen las expectativas de los propietarios. El 29% de los usuarios las han dejado de utilizar, el 46% afirma que no las necesita y el 18% dice que tiene otro dispositivo que realiza mejor la función que quiere utilizar.

En el caso de España, los elementos de equipamiento y accesorios tecnológicos favoritos son: el GPS, el asistente de carretera y aparcamiento o la frenada de emergencia.

Las asistencias más valoradas fueron la Protección contra colisiones (813 puntos), la Conexión con teléfonos inteligentes (789 puntos) o los sistemas de navegacioón (744 puntos).

«Algunas marcas están logrando que su tecnología de seguridad sea efectiva sin ser dominante. Algunos son buenos en un aspecto, pero más débiles en otro, y otros se esfuerzan en ambos. Es por eso que el 90% de los clientes de una marca quieren el sistema de mantenimiento y centrado de carril en su próximo vehículo, mientras que solo el 59% de los clientes de otra compañía dicen lo mismo», ha explicado Kristin Kolodge, directora ejecutiva de Investigación de Interacción del Conductor e Interfaz Hombre-Máquina en J.D. Power.

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), si todos los automóviles llevaran sistemas ADAS, se produciría una reducción del riesgo de siniestro en España del 57%: hasta 51.000 accidentes se evitarían o sus consecuencias se verían mitigadas significativamente.