Las auténticas ventajas de los coches híbridos para circular en ciudad

Fabricantes y administraciones trabajan para reducir significativamente la huella de carbono con el año 2050 como objetivo

MADRIDActualizado:

Más que una moda es una tendencia clara. Fabricantes, administraciones y usuarios apuestan cada vez más por coches ecológicos, con cero o muy pocas emisiones contaminantes. Es la nueva «era del eléctrico», con un período de transición en el que los vehículos de combustión, gasolina y diésel incluidos, todavía tienen mucho que decir. Sobre todo los diésel, que en los últimos meses han reducido sustancialmente sus ventas, pero que en la actualidad ofrecen cifras de emisiones contaminantes similares a los vehículos de gasolina, y siguen siendo muy eficientes.

Con el horizonte del año 2050 lo cierto es que los coches eléctricos e híbridos se postulan como una de las alternativas más viables, y que más penetración están teniendo en los principales países europeos. Para esa fecha según estimaciones de Naciones Unidas, el 70% de los habitantes del planeta Tierra estarán ubicados en las ciudades y el crecimiento de la población mundial llegará hasta la cota de los casi 10.000 millones en el ecuador del siglo XXI.

La tendencia va encaminada a que sólolos vehículos con etiqueta «cero» y etiqueta «ECO» puedan circular libremente por el centro de las ciudades y gozar de una serie de ventajas a la hora de aparcar y desplazarse. Este es uno de los motivos que ha llevado a la firma automovilística Honda a electrificar su gama, en un proceso de transición hacia una sociedad menos dependiente de los combustibles fósiles, en la que tendrán un papel clave los motores híbridos.

Esta categoría de automóviles gozan de una bonificación de hasta el 75% del impuesto de circulación, tanto en Madrid como en Barcelona, pero además, al contar con la etiqueta «eco» o «cero» en el caso de los híbridos enchufables con más de 40 kilómetros en modo eléctrico, pueden circular por zonas restringidas o en episodios de elevada contaminación. Si bien es cierto que para que un híbrido enchufable sea realmente «ecológico», deberemos de disponer de una toma de corriente en la que enchufarlo, para de ese modo circular con el motor eléctrico, y por lo tanto sin emitir CO2 ni NOx.

Para quienes no dispongan de una toma de corriente, la alternativa pasa por los vehículos de gas (GLP o GNC), y por los híbridos convencionales. En el primero de los casos, conviene tener una o dos gasolineras de referencia cerca para poder repostar gas sin necesidad de desplazarnos muchos kilómetros de nuestras rutas más habituales.

En el caso de los híbridos convencionales, es cierto que en carretera y autopista pierden parte de sus beneficios, pero si muestra zona de desplazamiento habitual es la ciudad, conviene analizar muchas de sus ventajas.

Por ejemplo, tal y como mencionábamos, los vehículos híbridos tienen menos limitaciones que los de gasolina y gasoil a la hora de circular por el centro de las ciudades. Madrid ha sido la primera en restringir la circulación y el aparcamiento en el centro, estableciendo el protocolo anti contaminación. Otras ciudades se han sumado a la iniciativa, como es el caso de los episodios de contaminación de Barcelona, creando zonas de exclusión en aquellos días en los que los niveles superen los valores límite establecidos por la Unión Europea.

Los vehículos ECO podrán desplazarse de forma más fluida, circulando por el carril BUS VAO en la capital de España y por viales VAO de Cataluña y Granada. Entre otras ventajas para coches híbridos, también estará la de pagar sólo la mitad en zonas de estacionamiento verde y azul de Madrid y ahorrarse el 30% de la tarifa de algunos peajes de Cataluña, al igual que el resto de coches cero emisiones.

Estas restricciones, ahora aplicadas a episodios puntuales, tienden a hacerse extensibles a cualquier situación. De esta manera se convertirán los centros de las grandes urbes en zonas de exclusión permanente para automóviles contaminantes, siendo así una ventaja el disponer de coches híbridos tanto en Barcelona como en Madrid.

Por otro lado, el Gobierno ofrece cada año varias subvenciones y ayudas en la compra de coches híbridos y de cero emisiones, como es el caso del Plan VEA (Vehículos de Energías Alternativas); remarcando así el compromiso de España con la Unión Europea a fin de reducir las emisiones de CO2 hasta un 80% en 2050.