El 63% de los coches no disponen ni siquiera de etiqueta medioambiental

Según el Libro Blanco de V.O. de Ganvam, un programa de incentivo al achatarramiento que incluyera el usado impulsaría un 25% el mercado de ocasión

MADRIDActualizado:

El envejecimiento del parque automovilístico español supone un importante problema económico y medioambiental, tanto que desde la La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) estiman que mediante un programa de incentivo al achatarramiento que incluyera el vehículo usado se podrían impulsar las ventas en un 25% dentro del mercado de ocasión.

Así lo ha afirmado el presidente de esta organización, Raúl Palacios, durante la presentación de la novena edición del «Libro Blanco de V.O.». Un informe que recoge la opinión de más de 700 compradores y potenciales compradores de coches y que pone de manifiesto la necesidad de poner en marcha medidas estructurales no vinculadas a los Presupuestos que devuelvan la confianza en los compradores.

Según las estimaciones de Ganvam, si no se revierte la tendencia actual, el mercado de ocasión cerrará el año estable, lo que supone corregir a la baja las previsiones lanzadas a comienzos de año, cuando se calculaba un crecimiento cercano al 4% para 2019. Las cifras actuales marcan un mercado en «caída libre», desde el crecimiento del 4% registrado hasta marzo, hasta el 0% de junio. Según Palacios, en esta tendencia se aprecia «cómo está afectando la incertidumbre en el mercad, tanto por determinadas medidas adoptadas a nivel municipal como por la incertidumbre tecnológica, que hace que los potenciales compradores retrasen cada vez más su decisión de compra».

En este sentido, desde Ganvam consideran que el coche eléctrico es el vehículo del futuro, pero mientras llega, y con los inconvenientes actuales de falta de puntos de recarga y escasa autonomía, además de unos precios «solo asequibles para los niveles económicos más elevados» se hacen imprescindibles planes que consigan retirar de la circulación los vehículos más viejos, ya que en la actualidad «el 60% de los vehículos que circulan por España tienen más de 10 años, y el 30% superan los 15, con lo cual, unos 15 millones de vehículos circulan sin cumplir ni siquiera la norma Euro 5».

Para conseguir cumplir los objetivos marcados por Europa para la mejora de la calidad del Aire Raúl Palacios asegura que «tendríamos que fijarnos más el objetivo de vigilar las emisiones y no la tecnología».

En un momento en el que el mercado de ocasión ha comenzado a reducir su ritmo de crecimiento, las cifras demuestran que liberar la demanda retenida pasa por poner en marcha un programa de incentivo al achatarramiento «que además de respetar la neutralidad tecnológica incluya el usado joven». Prueba de ello es que un 25% de los potenciales compradores de vehículos de segunda mano efectuaría la compra de existir un plan de estímulo con estas condiciones, según recoge el «Libro Blanco del VO» de Ganvam.

Teniendo en cuenta que el 63% de los conductores reconoce no disponer siquiera de etiqueta medioambiental, en opinión del presidente de Ganvam «la puesta en marcha de medidas para dinamizar la demanda de VO tendrá también un impacto positivo en la renovación del parque, ya que al incentivar el achatarramiento, se retirarán de la circulación los coches más antiguos y contaminantes, contribuyendo a su vez a que también las familias con menor renta disponible tengan acceso a vehículos eficientes con independencia del motor que los propulse».

La importancia de la neutralidad tecnológica queda patente en el hecho de que casi la mitad de los conductores reconoce no tener intención de adquirir un vehículo eléctrico o híbrido en el corto plazo por su elevado precio.

Carsharing y ventas en internet

Otra de las conclusiones del Libro Blanco de VO es que los españoles no conciben la movilidad sin coche en propiedad. Así, en un momento en el que se limita el uso del coche privado en las grandes ciudades para reducir la contaminación, promoviendo la conducción compartida, los españoles tienen claro que no están dispuestos a renunciar a la libertad que les proporciona su vehículo. Tanto es así que el 71%, dos puntos más que en la edición anterior, no está dispuesto al uso del carsharing como alternativa a la compra.

En cuanto a las tendencias de futuro, la vía más común y que va a seguir creciendo es la de recurrir a internet como canal de búsqueda de un vehículo V.O., pero no como canal de pago tras formalizar la operación de compra-venta. Ya el 65,9% de las operaciones se inicien por este canal, habiendo desplazado por completo a los tradicionales anuncios de prensa.

Sin embargo y a pesar de la tendencia creciente el 91,3% reconoce abiertamente su desconfianza a realizar la compra y, sobre todo, el pago del vehículo, a través de internet.