Manuela Carmena participa este domingo en una clase magistral de Yoga en la plaza de Colón de Madrid
Manuela Carmena participa este domingo en una clase magistral de Yoga en la plaza de Colón de Madrid - efe

Carmena fulmina Turismo y pone en jaque el ambicioso Plan Estratégico 2015-2019

El sector, que supone el 7,1% del PIB y genera 150.000 empleos, se diluye entre las áreas de Equidad y Cultura

Actualizado:

La palabra turismo ha desaparecido de las diez –antes seis– concejalías del nuevo Gobierno que ha formado Manuela Carmena, de Ahora Madrid. Las competencias de esta importantísima área las asume ahora la Delegación de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, que encabeza Marta Higueras; pero el presupuesto lo tiene en su poder la nueva responsable de Cultura y Deportes, la okupa Celia Mayer, ya que Madrid Destino se enmarca en su cartera. Esta dicotomía hará imposibles las contrataciones. ¿Quién decide? Una misma competencia no puede estar en dos departamentos diferentes. Lo más grave, a corto y medio plazo, es que esta nueva estructura pone en riesgo el recién implantado Plan Estratégico de Turismo 2015-2019, puesto en marcha por el anterior Gobierno local, de Ana Botella (PP), en enero pasado.

La importancia del turismo es descomunal en Madrid. El 7,1% del PIB de la ciudad depende del turismo (uno de los ejes económicos de la capital, por no decir el principal), que cuenta con un presupuesto (solo en promoción) de 20 millones de euros. Un total de 150.950 puestos de empleo, el 60% de ellos directos (90.570) dependen de este sector, según los datos ofrecidos por el ente municipal Asociación Turismo Madrid, que apenas cuenta con cinco meses. Se busca crecer en un 30% el flujo de visitantes y la ocupación, un 50% en el gasto que generan y bajar un 20% la estacionalidad.

Que el partido de Carmena no haya dedicado importancia a este baularte económico y social, ni siquiera en su programa (donde sólo habla de «turismo responsable» y «turismo interno», desarrollando paseos por los miradores, carriles bici, etcétera»), ha levantado ampollas.

El pasado 15 de junio se publicó en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (Boam) el decreto de la alcaldesa por el cual se establecía el número, denominación y competencias de las diferentes Áreas de Gobierno. En él se determina que a Equidad, Derechos Sociales y Empleo le competen las políticas de igualdad entre mujeres y hombres; familia e infancia; servicios sociales y atención a las personas en situación de dependencia; mayores; inmigración; educación, y juventud. Asimismo corresponden a esta área las competencias en materia de vivienda; comercio; fomento del empleo; turismo, e innovación tecnológica. Una maraña de materias que en nada ayudan, según fuentes conocedoras del sector de viajes y hostelería, a relanzarlo.

Cultura y Deportes se encargaría de la promoción de las infraestructuras y tejido cultural; digitalización; archivos, bibliotecas, museos y colecciones; patrimonio histórico; proyectos culturales; promoción cultural; monumentos municipales; dirección y promoción de la calidad del paisaje urbano, y las competencias municipales en deportes propiamente dichas.

Pero la importancia del turismo en una gran ciudad europea como Madrid (la tercera área metropolitana de la UE, tras Londres y París) es de enorme importancia. No en vano, a raíz de la crisis, se empezó a notar un descenso en el tráfico aéreo en el Adolfo Suárez-Madrid Barajas, que puso a todos los agentes implicados en aviso.

Un 11,7% más de extranjeros

El Consistorio de Botella se puso manos a la obra y primero incentivó el llamado turismo de compras, enfocado esencialmente a los visitantes extranjeros con mayor nivel adquisitivo. En enero, finalmente, la entonces regidora presentó la Asociación Turismo Madrid, un nuevo modelo de gestión público-privada, en el que participan Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y la industria del ramo. Uno de los objetivos fundamentales es aumentar en un 30% el número de visitantes a la capital, situado en más de 8 millones en el último año. Durante estos primeros meses de puesta en marcha del Plan Estratégico (en el que está enmarcada la nueva Asociación), sus efectos se han hecho notar, por ejemplo, en el número de llegadas al aeródromo comercial madrileño: entre enero y abril últimos, el número de viajeros internacionales llegados es de 1,5 millones, un 11,7% más que en el mismo periodo de 2014, según Frontur.

Acotar los nuevos hoteles

Pero, ¿qué propone Ahora Madrid en materia turística? Su programa electoral es tan amplio como inconcreto, puesto que recoge 600 medidas en todas las áreas de gobierno, propuestas por los vecinos. Manuela Carmena busca un modelo «más social» en este asunto, pasando por: un ente único entre Comunidad y Ayuntamiento con financiación público-privada, como el que ahora existe, pero sin unos objetivos aún definidos, que podrían ser muy distintos a los ahora establecidos. Por ejemplo, quiere la revisión de la concentración hotelera, en cuya elaboración participen los ciudadanos (hay un tercer edil reuniéndose con el sector, el exlíder vecinal Nacho Murgui). Se trataría de una idea parecida a la de Ada Colau en Barcelona: analizar si es necesario acotar el número de licencias de nuevos hoteles. No en vano, ya se ha referido la regidora madrileña a volver a escudriñar desde cero la participación municipal en proyectoso como el del hotel Four Seasons de Canalejas.

En campaña electoral, el edil Jorge García Castaño, del ala más radical del Consistorio, no descartó la creación de una tasa turística, «aunque siempre para fomentar la promoción, sobre todo al exterior, y no para recaudar», dijo en un debate con candidatos de las otras formaciones políticas municipales.

Otra de las ideas más llamativas de Carmena es la legalización de los cultivos de marihuana y los establecimientos donde se venden (supuestamente, como semillas, no como productos directos para el consumo). Es una propuesta, inspirada en otras ciudades europeas, para ofrecer un atractivo más a los visitantes. También quiere trasladar las rutas visitables de la capital fuera de la almendra central, una suerte de «turismo de barrio».

Auditoría de Madrid Destino

Más allá de la creación del ente de financiación mixta y participación municipal y regional, poco se parecen los objetivos de Ahora Madrid a los del actual Plan quinquenal de turismo, que echó a andar en enero. En esa iniciativa, la capital busca centrar sus esfuerzos promocionales, principalmente a través de la empresa municipal Madrid Destino (sobre la que Carmena, por cierto, quiere realizar una auditoría de su último ejercicio), en 18 ciudades españolas y 30 extranjeras. Estas últimas serían de países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, Japón, México, Argentina, Perú, Brasil, China, Alemania, Italia, Bélgica, Portugal o India.

Esa difusión de la imagen de Madrid se centra en seis aspectos clave, según lo que recoge el plan: patrimonio histórico-cultural; sus atractivos alrededores; su gastronomía; sus espectáculos de primer nivel; grandes citas futbolísticas, y explotar sus tradiciones y esencia.