El Colegio Alemán de Madrid inaugurará instalaciones en Montecarmelo
El Colegio Alemán de Madrid inaugurará instalaciones en Montecarmelo - isabel permuy

Colegio Alemán: un ilustre vecino abandona Concha Espina

El centro se muda a Montecarmelo. En estos terrenos el Hospital San Rafael amplirá su oferta docente y sanitaria

Actualizado:

«Colegio Alemán. Fiesta de Despedida: 5 de junio». No, no se alarmen. Esta institución educativa centenaria no cierra, solo se traslada. El próximo curso, sus 1.500 alumnos y sus 120 profesores estrenarán las instalaciones en Montecarmelo, una ambiciosa apuesta por la enseñanza y la ecología de calidad. Habrán dicho adiós a la famosa sede de la calle Concha Espina pero nunca a ese empeño por la excelencia educativa y por seguir siendo un «colegio de encuentro» a punto de cumplir 120 años.

De hecho, el inmueble que ellos dejan seguirá siendo lugar educativo, de investigación. También de asistencia sanitaria, seguramente, porque fue adquirido en 2010 por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios para extender las actividades que hoy realiza en un edificio cercano, el Hospital de San Rafael, en la misma Concha Espina esquina a Serrano.

Las obras del Colegio Alemán de Montecarmelo se iniciaron en enero de 2013. Dijeron, entonces, que se tardarían dos años y así ha sido. Será su sexta ubicación. Frank Müller, director del Colegio, solo lleva nueve meses en Madrid. Y está encantado por «la forma en que esta ciudad te trata».

Por sus aulas han pasado políticos, artistas, economistas que hoy marcan el ritmo de la sociedad. Por discreción, no dan nombres. Sí el de Cristóbal Halffter –el gran director y compositor musical de la Generación del 50–, y los descendientes de la mismísima Concha Espina. También ha estudiado allí el secretario de Estado de la UE, Íñigo Méndez de Vigo.

Además de su calidad, el Colegio Alemán tiene fama por el aprendizaje de idiomas. Las clases se imparten en lengua germana pero, en el curriculum, hay hasta cinco horas semanales para enseñar español. «En el recreo, se habla más en español», admite Müller con una sonrisa cómplice.

El 21 de marzo de 1896, el famoso periódico «Franhkfurter Zeitung» sorprende a sus lectores con una noticia titulada: «En Madrid se inaugura, el próximo otoño, una escuela alemana laica». Hasta hoy y tras pasar por distintas sedes. La primera ubicación de aquel embrión del Colegio Alemán fue el número 53 de la Carrera de San Jerónimo (1896/1905). Después pasó a Espalter, 6 (1905/1910) y, de ahí, a la calle Fortuny número 7 (1910/1945). Su cuarta sede estuvo en el número 28 de López de Hoyos (1949/1960) y, por fin, la de Concha Espina, desde 1960.

El terreno, y el edificio, de Concha Espina, fue adquirido, hace cinco años por la Orden Hospitalaria San Juan de Dios. Se habló de un precio de 25 millones de euros, según publicó ABC. Ahora, la misma orden informa que «todo está en fase de estudio».

Ampliar la oferta

Los Hermanos de San Juan de Dios quieren ampliar la cartera educativa y asistencial de su Hospital San Rafael en el terreno y las instalaciones que deja el Colegio Alemán. Además, podría albergar a sus alumnos de Enfermería y Fisioterapia, dependiente de la Universidad Antonio de Nebrija, y que asisten a clase en el San Rafael.

Esta misma orden religiosa también cuenta con Escuela de Enfermería y Fisioterapia que, académicamente, depende de la Universidad Pontificia Comillas. Sus alumnos seguirán en las instalaciones de Ciempozuelos, donde se trasladaron, por razones de espacio, poco antes de entrar en vigor el Plan Bolonia.