Gabriel, hace unos años leyendo un libro a una de sus "brujas de oro"
Gabriel, hace unos años leyendo un libro a una de sus "brujas de oro" - JOSÉ MARÍA BARROSO

Lotería de NavidadSort, la administración de la Bruja con más suerte

El negocio de Lérida ha roto todos los récords de venta en Internet y es lugar de peregrinación para los más supersticiosos

BarcelonaActualizado:

Además de sus montañas, ríos y deportes de aventura, la comarca catalana del Pallars Sobirà ha conseguido tener como uno de sus principales atractivos turísticos una administración de lotería. La Bruja de Oro, fundada en 1986, se ha convertido en la administración de lotería que más vende en España.

En esa época, Xavier Gabriel, vecino del pueblo, dejó la banca para emprender en el mundo de la lotería cuando vio en el BOE que Loterías concedía una plaza en Sort, municipio cuya denominación significa “suerte” en castellano. Todo un aviso para lo que le esperaba. El nombre, una clara señal para los más supersticiosos, y el marketing que rodeó el negocio, con una simpática bruja que ayuda a conseguir la fortuna, ayudaron a que el proyecto se convirtiera fácilmente en exitoso.

Poco se imaginaba entonces que acabaría siendo pionero en la venta de lotería por internet y que su negocio se convertiría en un referente que incluso se ha estudiado en la prestigiosa universidad de Harvard. El elevado número de ventas de boletos que consigue hace que su administración regente récords en ventas y en cosechar premios. “Nos hemos acostumbrado a repartir una media de 5 o 6 premios importantes cada año”, recuerdan desde el negocio. El año pasado, por ejemplo, durante el sorteo de Navidad pellizcó parte del Gordo, del segundo y de dos quintos premios.

De aquí a que día tras día llegue gente hasta Sort en busca de la suerte: las colas son habituales, Gabriel ha montado también un bar con merchandasing (se venden llaveros o zapatillas) e incluso se organizan autocares con parada obligada en la administración.

Polémica por el «procés»

El año pasado, La Bruja de Oro se vio afectada, como tantas otras empresas catalanas, por el procés. Gabriel, abiertamente no independentista fue criticado duramente por algunos sectores que incluso quisieron boicotearle, lo que le llevó a cambiar su sede social y fiscal y llevarlas fuera de Cataluña.

“Con el cambio de sede, en cuatro días, he conseguido un aumento de ventas del 275%respecto a hace un año, 287.740 euros más de venta”, explicaba a ABC Gabriel hace poco más de un año, en unas cifras que, más allá de la polémica política, ayudan a mostrar la magnitud de su negocio.