Imagen de archivo de la Quesería de Los Corralillos, en Agüimes (Gran Canaria)
Imagen de archivo de la Quesería de Los Corralillos, en Agüimes (Gran Canaria) - ABC
canarias

La UE pide a las autoridades españolas que hagan un «seguimiento» de la leche

A raíz de una investigación canaria sobre los compuestos presentes en este producto publicada en «Chemosphere»

Actualizado:

"Se ha informado a las autoridades españolas de las conclusiones expuestas en el artículo y se les ha pedido que realicen el seguimiento necesario". Así ha respondido el comisario de Sanidad y Consumo de la Comisión Europea, Tonio Borg, a la pregunta dirigida el pasado mes de enero a esta institución comunitaria no por un eurodiputado canario, sino por su homólogo por el partido de Izquierda Unida, Willy Meyer, quien tras conocer el artículo publicado por la revista científica «Chemosphere» acerca de la presencia de dioxinas en varias marcas de leche comercializadas en las Islas, quiso conocer la posición de la Comisión al respecto.

"Todos los plaguicidas organoclorados a los que se refiere el artículo están prohibidos en la EU, la mayoría desde hace varios decenios. Estos compuestos son muy persistentes y su presencia en el medio ambiente, como consecuencia de su utilización en épocas pasadas, puede hacer que sigan apareciendo niveles bajos en la cadena alimentaria humana y animal", explicó el comisario.

A continuación, aseguró que "todos los niveles de plaguicidas organoclorados que se indican en el artículo cumplen la legislación de la UE, lo que refleja la situación en el conjunto de la UE».

En relación a los hallazgos publicados en el artículo, realizado por profesionales de la salud españoles que trabajan en las instituciones públicas de Canarias, subraya que "la presencia en la leche de bifenilos policlorados, en especial los similares a las dioxinas, de la que habla el artículo no guarda relación con la presencia de residuos de plaguicidas organoclorados ni con la utilización de estos productos en épocas pasadas. En la UE está prohibido utilizar y producir bifenilos policlorados", confirma, y relaciona su presencia en la leche «con la contaminación medioambiental producida por estas sustancias persistentes».

Retirada del mercado

En la Directiva 2002/32/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y en el Reglamento 1818/2006 de la Comisión, recuerda Borg, se han fijado los niveles máximos de bifenilos policlorados, en especial los similares a las dioxinas, para los piensos y los alimentos, respectivamente. "La leche que no es conforme con esos niveles máximos no debe introducirse en el mercado, o debe retirarse de él. En el mercado de la UE sólo puede introducirse leche que respete esos niveles, pues no es nociva para la salud humana", concluye.

Borg daba así por respondida la exposición que Meyer hizo en su pregunta, en la que indicaba que los científicos habían encontrado «altos contenidos de dioxinas y sustancias similares en varias marcas de leche comercializadas en Canarias», según los resultados de la citada investigación efectuada sobre 26 marcas diferentes de leche que se venden en el Archipiélago. Los autores han seleccionado a la población del Archipiélago debido a que el consumo de leche y productos lácteos supera la media española y europea, puntualiza Meyer.

Cabe recordar que el Parlamento Europeo aprobó en febrero pasado una resolución con medidas específicas en favor del sector agrícola de las Regiones Ultraperiféricas (RUP), en cuyo considerando número 10 argumenta que tales ayudas tienen por finalidad, entre otros 43 objetivos, «evitar toda especulación perjudicial para los usuarios finales de las regiones ultraperiféricas» y matiza que «sólo deben poder acogerse al régimen específico de abastecimiento los productos de calidad sana, cabal y comercial».