Obama asume hoy un complicado legado nacional e internacional. /Archivo
Obama asume hoy un complicado legado nacional e internacional. /Archivo

Todas las tareas del presidente

GORETTI CORTINA |
MADRIDActualizado:

Después del idealismo, acompañado de enérgicas frases como el 'Podemos' -'Yes, We Can'-, que luego daría lugar al 'Somos Uno' -'We are One'-, llega la realidad. El momento en el que, desde hoy, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, deberá aplicar todo su optimismo en solucionar el complicado legado que se le viene encima.

A medida que se acercaba la fecha de investidura, Obama se ha sincerado y ha reconocido que "no podremos hacer todo lo que hablamos durante la campaña con el ritmo que habíamos esperado", aunque no se desvanecen los retos asumidos en este tiempo.

Desde su elección el pasado 4 de noviembre, el nuevo dirigente de EEUU se ha ido posicionando de forma clara y contundente en algunos temas, mientras que otros los ha eludido de una forma políticamente correcta.

La economía relega, de forma temporal, cualquier otra cosa, copando la mayor parte de sus actividades durante estos meses. Las dos guerras abiertas y los conflictos en Oriente Medio son otra línea de acción inmediata, pero se desconoce hasta el momento su posicionamiento en la crisis de Gaza o las medidas que va adoptar en Afganistán, aunque en lo que respecta a Irak e Irán, la actuación inmediata de la nueva Administración ha quedado clara.

Economía

La economía es la prioridad absoluta. La fuerte convulsión financiera ha obligado a Obama a relegar temporalmente otras promesas y centrarse en la economía. A nueve días de su investidura, adelantaba que está "centrado en una tarea muy pesada, como es asegurar que ponemos en marcha un paquete de reinversión y recuperación".

Obama ha trabajado en estos meses con su equipo y con el Congreso en los detalles del plan de estímulo, un ambicioso paquete de inversiones que podría situarse entre los 675.000 y 775.000 millones de dólares en los próximos dos años.

"Cuanto más temprano pongamos en marcha un paquete de recuperación y de reinversión, más temprano podremos corregir el rumbo de la economía. No podemos esperar tres, cuatro, cinco, seis o más meses cuando estamos perdiendo medio millón de empleos por mes".

Empleo

Tras los desalentadores datos de desempleo de EEUU, el presidente electo Barack Obama ha querido asegurar que el plan de estímulo económico que defendió en el Congreso y que quiere poner en marcha podría crear o salvar hasta cuatro millones de empleos, muy por encima de lo que se consideraba hasta ahora.

Guantánamo

Uno de los primeros anuncios tras su victoria en las elecciones del 4 de noviembre fue el cierre de la prisión de Guantánamo: "He dicho de forma reiterada que planeo cerrar Guantánamo y lo haré".

"He dicho reiteradamente que EEUU no tortura y me aseguraré de que no torturamos", ha insistido, para añadir que eso forma parte del esfuerzo que pondrá en marcha para restaurar la autoridad moral de Estados Unidos en el mundo.

Sin embargo, según se acercaba la fecha de su investidura y la crisis financiera se hacía más agresiva, el entonces presidente electo admitía que sus promesas electorales, entre ellas el cierre de la prisión de Guantánamo, llevarán más tiempo del que anticipó y que su máxima prioridad ahora es la aprobación de un plan de reactivación económica.

Crisis en Gaza

Desde el primer momento, Obama intentó evadirse de las preguntas sobre el ataque de Israel el 27 de diciembre a la Franja de Gaza, argumentado que presidente sólo hay uno en señal de respeto al todavía mandatario, George W. Bush.

Sin embargo, sí quiso remarcar que, a pesar de no pronunciarse, su equipo de transición trabaja en esta materia."Lo que estoy haciendo ahora es aglutinar un equipo para que el 20 de enero, comenzando desde el primer día, tengamos a la mejor gente posible para involucrarse de lleno en todo el proceso de paz de Oriente Medio", aseguraba.

Irak

Según las informaciones de uno de sus asesores, Obama ordenará a los mandos militares de Estados Unidos que planifiquen la salida de las tropas estadounidenses en Irak el primer día de su presidencia. Durante su campaña, Obama prometió que retiraría toda las tropas de combate estadounidense en ese país en 16 meses.

Afganistán

Escasas han sido las alusiones de Obama sobre las directrices que seguirá en el país asiático, a pesar de que durante su campaña electoral aseguró que Afganistán, y no Irak, sería la prioridad militar de Estados Unidos. Sin embargo, tras el relevo presidencial, deberá afrontar la decisión de enviar nuevas tropas a este país, tomada por el Ejecutivo de Bush al poco de las elecciones.

El 20 de noviembre, el Gobierno de Estados Unidos anunciaba que en 2009 podría enviar un contingente adicional de 20.000 a 30.000 soldados a Afganistán, con lo que doblaría sus efectivos cifrados actualmente en 31.000 militares.

Irán

La nueva Administración mantendrá desde el principio una línea dura con Irán para impedir que se convierta en una potencia militar. También anunciaba que será "uno de nuestros mayores retos" porque no sólo está "exportando terrorismo" a través de Hamas y Hizbulá, sino que también está tratando de obtener un arma nuclear que podría "desatar una carrera nuclear armamentista en Oriente Medio".

La responsable de la diplomacia durante la 'era Obama', Hillary Clinton, señalaba que "iniciaremos un nuevo diálogo, pero nunca vamos a permitir que Teherán se dote de armas nucleares".

América Latina

En una reunión con el dirigente mexicano, Felipe Calderón, Obama prometió una "nueva página en las relaciones con América Latina". Asimismo, recordó que, pese a las "tensiones en los últimos años", el país vecino es "un aliado firme", con el que EEUU mantiene una "alianza fuerte" y durante su mandato "será aún más fuerte".

Por otro lado, aseguró que el presidente venezolano, Hugo Chávez ha sido una fuerza que "ha impedido el progreso en la región", aunque reconoció que se trata de un país importante en el hemisferio y proveedor petrolero. En cualquier caso, Obama reiteró su disposición a hablar con Chávez e incluso con las autoridades cubanas.

Energías renovables

"Pensad en lo que está pasando en países como España, Alemania o Japón, donde están haciendo inversiones reales en energías renovables. Están preparados para llevar el liderazgo en esta nueva industria". Obama puso como ejemplo a seguir a España en materia de energía renovable.

Así, el presidente electo ha insistido en que su plan de estímulo y recuperación prevé duplicar la producción de energía renovable en los próximos tres años, modernizar el 75% de los edificios federales públicos y mejorar la eficiencia energética de dos millones de hogares en todo el país.

Sanidad pública

El 77% de los ciudadanos considera que Obama debe aplicar cambios drásticos en el sistema de salud. Por ello, el equipo de transición considera una mayor expansión de los seguros de la sanidad pública -en un país que destaca por lo difícil que lo suele tener el enfermo sin seguro privado.

Sistema educativo

El programa para desarrollar la reforma de la enseñanza proclamada por Obama es todavía una incógnita, salvo pequeñas pinceladas que adelantan la contratación de más profesores, mejorar los test de calidad y más financiación.

Infraestructuras

La inversión mayor en nuestra infraestructura nacional desde la creación del sistema federal de autovías en los años 1950" va a ser lanzada, subrayaba Obama, sin dar una cifra exacta. En virtud del plan, los estados perderán dinero federal a menos que actúen rápidamente para construir y reparar carreteras y puentes. "Fijaremos una norma simple: úsalo o piérdelo", remarcó.