El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama saluda a varios seguidores tras reunirse con la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi./ Efe
El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama saluda a varios seguidores tras reunirse con la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi./ Efe

Obama defiende en el Congreso su plan de rescate

EFE |
WASHINGTONActualizado:

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ha presentado al Congreso un plan de estímulo que podría acercarse a 800.000 millones de dólares en dos años, destinado a afrontar la situación "extraordinaria" que vive su país.

Olvidado ya el sol navideño de sus vacaciones en Hawai, Obama ha dedicado su primer día como residente permanente en Washington a la que ha calificado como su prioridad absoluta: sacar adelante un plan de estímulo fiscal que evite que el desempleo estadounidense llegue a los dos dígitos.

Tras despedir en el hotel Hay-Adams, donde está hospedado temporalmente, a sus hijas Malia y Sasha, que hoy iniciaron las clases en su nueva escuela, Obama se ha dirigido al Congreso, que tiene la clave del éxito de su plan. "Tenemos por delante de nosotros un desafío económico extraordinario. Esperamos un informe de empleo sobrecogedor a finales de esta semana", ha dicho el presidente electo al llegar al Capitolio, donde se ha reunido con los principales legisladores demócratas y republicanos.

El Departamento de Trabajo divulgará el próximo viernes las cifras del desempleo de diciembre, que los analistas creen que mostrarán una destrucción de más de medio millón de empleos, lo que elevaría el paro en tres décimas, hasta el 7%. Con su plan de estímulo, Obama ha dicho que pretende crear tres millones de puestos de trabajo.

Une medidas para 'seducir' a los republicanos

La cuestión es cómo usar el dinero de la mejor forma. Hoy fuentes de su equipo de transición han revelado que del paquete total, que se estima en 775.000 millones de dólares (557.000 millones de euros) en dos años, más de 300.000 millones (215.600 millones) serán rebajas de impuestos.

La medida parece diseñada a seducir a los republicanos en el Congreso, afines a devolver dinero al contribuyente en lugar de engrosar la maquinaria del Gobierno con nuevos gastos. Según el plan, la mayoría de los trabajadores recibirán 500 dólares y las parejas 1.000, lo que consumirá aproximadamente la mitad de los 300.000 millones de dólares.

La otra mitad serán bajadas tributarias para empresas, incluidos incentivos para hacer nuevas contrataciones. El resto del paquete consistirá en inversión en infraestructura, ayudas para los estados y los pobres, y algunas de las promesas electorales de Obama , como la mejora del sistema de salud y un uso más eficiente de la energía.