Al Qaida lanza una guerra relámpago en la que conquista todo el norte de Irak
Imagen de un ataque en la ciudad iraquí de Mosul - afp

Al Qaida lanza una guerra relámpago en la que conquista todo el norte de Irak

En su objetivo de crear un califato que una Irak y Siria, los yihadistas se apoderan también de Tikrit y toman como rehenes a 48 turcos tras su toma de Mosul

Actualizado:

«Con el permiso de Alá, no cesaremos esta serie de benditas conquistas hasta que Dios cumpla sus promesas o nosotros muramos», advertía el comunicado colgado por el Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL) en los foros yihadistas tras la conquista de Mosul. El grupo radical, vinculado con Al Qaida, cumplió su palabra con la toma 24 horas más tarde de Tikrit, ciudad natal de Sadam Husein situada 160 kilómetros al norte de Bagdad, y la vecina Baiji, donde se encuentra la principal refinería de petróleo de Irak.

El EIIL vive su momento más fuerte desde que decidió unificar los frentes de Irak y Siria en abril de 2013 para establecer un «califato» y ya es el dueño de la frontera entre los dos países. Desafiando a Damasco, Bagdad e incluso a la cúpula de los dirigentes de la vieja Al Qaida, que le pidieron la retirada de suelo sirio para dejar operar al Frente Al Nusra en solitario, los hombres liderados por Abu Bakr Al Bagdadi tomaron el martes Mosul, la tercera ciudad más importante del país, y 24 horas después lanzaron su ofensiva relámpago en las provincias de Salahedín y Kirkuk. Según los foros yihadistas el papel de Abu Omar Al Shisheni, emir del grupo al norte de Siria, es clave en este avance en suelo iraquí. A Al Shisheni le califican de «cerebro» de una operación que ha dejado patente la fragilidad del gobierno de Bagdad.

Con las fuerzas de seguridad huyendo en estampida, los peshmerga -fuerzas armadas kurdas- son la única oposición al avance insurgente en el norte del país. El ministro de Exteriores iraquí, Hoshiar Zebari, apeló a la colaboración entre Bagdad y los peshmerga para dar la vuelta a la situación. Allí donde no lleguen los milicianos kurdos, el clérigo chií Moqtada Al Sadr propuso desplegar sus brigadas «para proteger los lugares santos». Los chiíes temen el asalto de Samarra, donde se encuentra su sagrada mezquita de Al Askari.

Los milicianos del EIIL dedicaron sus primeras horas de control sobre Mosul a hacerse con el arsenal abandonado por las fuerzas de seguridad -incluidos helicópteros-, vaciar las cajas de los bancos y asaltar el consulado general de Turquía, donde tomaron como rehenes a 48 personas, entre ella el cónsul general, siete miembros de las fuerzas especiales y varios niños. Estos ciudadanos turcos se suman a los 28 camioneros de la misma nacionalidad secuestrados la víspera tras la toma de la ciudad.

Doble guerra

Además del golpe simbólico en Tikrit, el EIIL controla las provincias de Anbar y Nínive lo que le otorga el dominio total de la frontera siria, país donde se mantiene como la principal fuerza insurgente en Raqqa y Deir Er Zor, lo que supone su supremacía a ambos lados de la línea divisoria. La doble guerra que mantiene contra el régimen de Al Assad y los grupos rebeldes sirios no han minado la capacidad operativa de un grupo que recluta combatientes de todo el mundo.

El éxito en Irak no tardó en cruzar una frontera ya inexistente y los milicianos del grupo en Deir Hafer, provincia de Alepo, repartieron dulces y regalos entre los vecinos para celebrar la caída de Mosul. Por el contrario, las autoridades de Damasco ofrecieron «todo el apoyo necesario» a Bagdad.

El ex vicepresidente iraquí Tarek Hashemi, en búsqueda y captura por su presunta vinculación con ataques terroristas en Bagdad, definió el avance insurgente como «revolución de los oprimidos». Una muestra más de la enorme distancia que separa a suníes y chiíes, en el poder de la mano del primer ministro Nuri Al Maliki desde el colapso del régimen de Sadam. El EIIL cuenta con el respaldo de grupos como el Ejército Naqshbandi, liderado por el ex número dos de Sadam, Ezzat Al Douri, el rey de bastos de la baraja de los hombres más buscados que ideó EE.UU.