Las claves para compartir y encontrar el piso de estudiantes definitivo

La organización es fundamental, sobre todo en el uso de las zonas comunes y en la limpieza

MADRIDActualizado:

Compartir piso no es tarea fácil para los estudiantes que, por primera vez, salen de casa de sus padres y se mudan a otra ciudad para estudiar. Para hacer la convivencia menos complicada, establecer unas normas de limpieza y conocer los hábitos de los compañeros de piso resulta muy útil.

La organización también es importante a la hora de usar el baño o zonas comunes. «Cuando los compañeros de piso son estudiantes los hábitos suelen ser parecidos porque no hay grandes brechas de edad. Si todos se levantan a la misma hora, habrá que marcar unos horarios de uso del baño y de la cocina, así como de limpieza», explica Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com. En el caso de que los compañeros no sigan el mismo horario porque tengan turnos diferentes, es importante que se establezca una franja horaria de «no molestar».

«Si hay más de tres personas bajo el mismo techo y solo hay una ducha, es importante organizarse. También habrá que ponerse de acuerdo con el uso de otra zona común como es el salón», declara Font.

No todo el mundo entiende lo mismo por limpieza. Algunas personas limpian muy a fondo las zonas comunes mientras otras se limitan a hacerlo de manera superficial, y esto suele crear conflictos en los pisos de estudiantes. También es aconsejable establecer turnos de limpieza rotativos para que cada semana limpie un compañero diferente una zona común.

«En algunos pisos compartidos, los inquilinos llegan al acuerdo de poner un "bote" común»
Ferran Font , Director de Estudios de

«En algunos pisos compartidos, los inquilinos llegan al acuerdo de poner un "bote" común para comprar artículos de limpieza, e incluso, parte de la alimentación como pasta, café, aceite, sal y demás. Todo depende de la confianza a la que se llegue», afirma Font. También advierte de que algo con lo que no debe haber discusión es con la parte que cada uno tiene que pagar de la mensualidad y de los suministros. Además, se debe marcar siempre un día tope para el pago para que no haya conflictos.

Cuando se comparte piso con varias personas, el director de pisos.com explica que «lo habitual es que se trate de buscar uno con habitaciones similares en tamaño y en características para evitar discusiones (exteriores o no, con cama doble o simple, con armario, escritorio...). En el caso de que haya mucha diferencia entre las distintas estancias, siempre se puede acordar un reparto más equitativo de la renta».

Una parada de bus o una estación de metro cercana permite que los trayectos diarios de ida y vuelta se acorten

A la hora de encontrar el piso perfecto para la etapa universitaria es muy importante tener en cuenta la proximidad al centro de estudios es fundamental para los estudiantes. Además, «el hecho de que la facultad esté cerca evita largos desplazamientos y ahorra tiempo», según Font. En caso de que el lugar donde se estudie esté en una zona donde las viviendas de alquiler sean pocas y tengan una renta abultada, aconseja «alojarse en un inmueble compartido más lejano, pero con buenas comunicaciones». Por esto, el transporte público es el mejor aliado del estudiante. Una parada de bus o una estación de metro cercana permite que los trayectos diarios de ida y vuelta se acorten, aunque Font considera que no está de más considerar trasladarse en bicicleta.

Tener un supermercado cerca es esencial, al igual que «planificar la compra de forma semanal para evitar compras puntuales en otro tipo de establecimientos más caros. Si las compras son grandes, el servicio a domicilio o la compra online son grandes aliados», según Font. Otro puno a tener en cuenta es tener cerca un mercado para poder comprar productos frescos como la carne, el pescado o la fruta.

Es aconsejable tener un centro de salud cercano al que poder acudir rápidamente si ocurriera alguna urgencia. Lo mismo sucede con farmacias, cajeros u otros servicios de utilidad, cuanto más cerca, mejor.

Font asegura que para los estudiantes «el ocio es importante, pero si la zona escogida es tranquila por la noche, a la larga será más conveniente», ya que, «tener bares justo debajo de casa puede ser una ventaja si eres joven, pero es posible que en época de exámenes no resulte tan acertado». Lo mismo ocurre con las fiestas en casa, «se debe pensar en los demás y no alargarlas más de lo debido con el fin de no tener problemas de convivencia con los vecinos», aconseja el experto.

Font aconseja visitar el inmueble con tiempo y sin agobios, comprobando el funcionamiento correcto de electrodomésticos, grifos, interruptores...

El director de Estudios de Pisos.com recomienda visitar el inmueble con tiempo y sin agobios, comprobando el funcionamiento correcto de electrodomésticos, grifos, interruptores, etc. «Se deben descartar aspectos como fugas que deriven en humedades, azulejos en mal estado o ventanas que no se abren. Es importante que se pregunte si el piso debe devolverse pintado y vacío o con los mismos muebles con los que se alquila», explica.

En cuanto al contrato, lo ideal, según Font, es que aparezcan todos los inquilinos del piso como titulares y modificarlo en caso de que un compañero se vaya. «Otros aspectos clave que hay que definir son la duración, la actualización de la renta, la forma de pago, si la fianza se depositará en la entidad regional correspondiente, si hay que costear otro tipo de gastos como ciertos impuestos o las cuotas de la comunidad...», afirma el experto. Además, ya que los estudiantes suelen estar avalados por los padres, Font recomienda que dicho aval conste en el contrato, e incluso, se firme un seguro de alquiler que garantice el cobro de las rentas y que cubra desperfectos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia