La cantante Isabel Pantoja
La cantante Isabel Pantoja - Diego Puerta

La salud de Isabel Pantoja trunca su sueño

La tonadillera regresaba a España tras ser evacuada a las puertas de la final del concurso. Quiere comprase un chalet en Madrid

Isabel Pantoja y su confesión más íntima

MadridActualizado:

A punto de convertirse en finalista y quien sabe si en ganadora de la última edición de «Supervivientes», Isabel Pantoja llegaba esta semana a Madrid procedente de Honduras tras ser evacuada de la isla por prescripción médica. Nada grave, a juzgar por su aspecto en el plató en la gala del pasado jueves, pero si delicado y que requiere de tratamiento y, sobre todo, como ella misma dijo «Necesito seguir una dieta estricta y comer cinco veces al día. Pero lo hemos cogido a tiempo». A muchos les sorprendió esta repentina enfermedad, si bien Pantoja, ha tenido varias crisis de ansiedad y ha querido abandonar varias veces a lo largo del concurso. Incluso superó un insomnio que le impedía conciliar el sueño, aún estando rodeada únicamente de palmeras. Pero solo hay que tirar de hemeroteca para recordar que la tonadillera no tiene una salud de hierro como todos quisiéramos o como los médicos del concurso quisieron confiar con tal de que se convirtiera en concursante.

En agosto de 2015, durante su estancia en la cárcel, ese sitio que ella prefiere no nombrar, a pesar de ser la única que cumplió la condena y pagó la multa íntegramente, esta que escribe tuvo acceso al informe forense por el cual le concedieron siete días de permiso durante los cuales permaneció ingresada en el hospital Infanta Luisa de Sevilla para ser tratada de una nefropatia diabética.

Sus elevados niveles de glucemia casi la abocan a una insuficiencia renal por la que hubiera tenido que recibir diálisis o incluso haberse visto obligada a recibir un trasplante de riñón. Pero Pantoja superó ese bache y regresó a la cárcel.

La dieta del coco

Tres años después no ha vuelto a ser hospitalizada ya que siguió un estricto tratamiento farmacológico y dietético. Los Cayos Cochinos han vuelto a despertar esa dolencia. El hambre y la escasa variedad en la alimentación sobre todo basada en pescado crudo o cocido (algunos muy grasos) y coco. Este último es la fruta más grasa y calórica que existe, de cada 100 gramos de su carne, 33,5 gramos son grasos. «Por muy bueno que fuera su estado de salud al comienzo del concurso. Una paciente que sufre este tipo de dolencias tiene que evitar que no empeoren a través de una alimentación estricta y una vigilancia médica. Me sorprende que la hayan dejado participar en el formato donde la correcta alimentación no esta garantizada. Al final se ha visto obligada abandonar», explica el doctor David Saldaña.

El hecho de ser diabética, como Pantoja, eleva el riesgo de patologías vasculares o lleva a padecer una tensión arterial elevada. Además, la mayoría de estas complicaciones son crónicas porque el daño que producen por el exceso de glucosa en muchos casos es irreversible. Por eso, nada más aterrizar en Madrid lo primero que hizo fue ponerse en manos de especialistas, los que conocen bien su expediente, son dos eminencias médicas de la Unidad de Urología del hospital Infanta Luisa de Sevilla.

Pero Pantoja sabe poner buena cara al mal tiempo y aprovechó este pasado jueves, durante la gala del programa, su momento de gloria enfundada en un colorido caftán crochet y unas chanclas con un poco de tacón para darse un baño de multitudes en el plató de Telecinco.

Pasó de Pantoja a Isabel en cuestión de minutos cuando Jorge Javier la iba reconduciendo con sus dotes hacia la superviviente que ha sido. Porque a pesar de que se han empeñado en empañar su concurso de favoritismo. Pantoja ha llorado, pasado hambre, peleado con todos sus compañeros, cocinado, pescado (aunque poco), ha sufrido la falta de higiene, algo que confesó haberlo llevado fatal, pero al final ha disfrutado. Aunque no volvería a pisar la isla ni pagando y fue muy generosa al decir que todos los concursantes solo por el hecho de pisar la isla ya se les debería considerar verdaderos supervivientes.

Conflicto familiar

La sorpresa de la noche fue cuando se enteró de que sus hijos, Kiko e Isa P (nuevo nombre artístico), no se hablan desde que el DJ sacara a la luz la bacanal que se organizó en Cantora durante la pasada Nochevieja y que ha llenado horas de televisión. «Pero, ¿por qué, por qué? Si sois mi vida, ¿por qué os lleváis mal?», les pregunto. Eso es pasar por la isla y arrasar. A Pantoja le ha salido cara la experiencia aunque le hayan pagado millones, que ya esta invirtiendo. Al parecer estaría a punto de comprar un chalet con parcela en Ciudalcampo, una de las urbanizaciones más cotizadas por los famosos a la afueras de Madrid. Pero se ha liberado tanto pública y mediáticamente que tiene ganas de más. Su próximo reto es participar como pareja de Jorge Javier Vázquez en Gran Hermano DÚO. Para que otros cobren hablando de su vida, ella se ha erigido reina de los realitys.