Isabel Pantoja a la puerta de Alcalá de Guadaira el pasado verano - EFE

Isabel Pantoja celebra su 60 cumpleaños encerrada en Cantora

Sólo recibirá la visita de sus tres nietos. En su entorno aseguran que no está para fiestas

MadridActualizado:

Ni tartas, ni ramos de rosas, ni una larga lista de invitados, ni tan siquiera la compañía de amigos y colegas del mundo de la copla para cerrar el día por bulerías. Hoy Isabel Pantoja cumple 60 años y, a diferencia de efemérides pasadas, celebra tan señalada fecha recluida en el interior de su finca Cantora, donde vive casi apartada del mundo desde que saliera de la prisión de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) el pasado 2 de marzo. Pantoja «disfruta» de un régimen de libertad condicional hasta cumplir la condena de dos años de cárcel por blanqueo de capitales.

Para el recuerdo quedan las imágenes de otros cumpleaños, cuando nadie imaginaba los cambios que la tonadillera viviría tras enamorarse de Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella. Por ambición o por amor, el caso es que la cantante dio el peor giro a su existencia junto al regidor y acabó dando con sus huesos en la cárcel. En su día acusaron a la directora de Alcalá de Guadaíra de trato de favor hacia Isabel y hubo que mandar unos inspectores para verificar que era una interna más y sin ningún privilegio especial. Su condena de dos años la obligó a entrar en prisión y, debido a su perfil, nadie imaginó que pasaría por ese amargo trago. Nadie, salvo el juez, que calificó su decisión como «sentencia ejemplarizante».

El 1 de agosto de 2002, en vísperas de su 46 cumpleaños, era agasajada con una tarta durante una fiesta
El 1 de agosto de 2002, en vísperas de su 46 cumpleaños, era agasajada con una tarta durante una fiesta- ABC

Pero de todo eso en Cantora ya no se habla. Isabel llora en silencio los meses que le han marcado y que aún no ha podido superar. De los muros de la cárcel ha pasado a los muros de la finca donde disfrutó de los mejores años de su vida junto a Francisco Rivera «Paquirri». Desde su salida de prisión, tan sólo ha pisado la calle en una ocasión para cenar en un restaurante sevillano junto a su hijo Kiko. No quiere ver a nadie, ni siquiera el día de su cumpleaños, y desde su círculo íntimo ya se ha avisado a quienes suelen acudir a Cantora a felicitarla que lo mejor es que se queden en casa, pues no está el horno para bollos.

Por ello, el mejor regalo que la artista tendrá en el día de su 60 aniversario será la presencia de sus tres nietos: Alberto, hijo de Chabelita, y Francisco y Ana, los pequeños de Kiko. Son su vida y la única alegría que puede hacerle olvidar los malos momentos y mirar el futuro con otros ojos.

El próximo mes de noviembre, de nuevo será una mujer libre. Entonces ya habrá saldado su cuenta con la Justicia y se lanzará a los ruedos de los escenarios con el disco que lleva más de un año guardado en una caja. El mexicano Juan Gabriel es el productor de este trabajo, que espera presentar en directo.