Dylan Farrow: «Mi padre abusó sexualmente de mí»
Dylan, en brazos de su padre, mira a la cámara mientras Mia Farrow sostiene a su hermano - abc

Dylan Farrow: «Mi padre abusó sexualmente de mí»

La joven ha enviado una carta abierta donde asegura que su padre la violó y abusó de ella

Actualizado:

Dylan Farrow, hija adoptiva de Woody Allen, ha roto su silencio, echando en cara al mundo Hollywood los honores tributados a su padre, que acaba de recibir un Globo de Oro por su trayectoria, a pesar de que muchos sabían de los abusos sexuales a los que ella presuntamente habría sido sometida por el cineasta. «¿Qué pasaría si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett?... ¿O tú, Scarlett Johansson? Tú me conocías cuando era pequeña, Diane Keaton. ¿Me has olvidado?».

En una carta abierta publicada en el «New York Times», la hija adoptada por Allen y Mia Farrow, hoy de 28 años, cuenta cómo su padre la violó, según asegura. «¿Cuál es tu película favorita de Woody Allen?», pregunta retóricamente dirigiéndose al lector. «Antes de que contestes, deberías saber que cuanto yo tenía siete años, Woody Allen me cogió de la mano y me llevó a un ático oscuro y cerrado en el segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me tumbara boca abajo y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces abusó sexualmente de mí», escribe.

Sobre ese episodio, el que más se le ha quedado en la mente y le sigue persiguiendo especialmente, añade: «me hablaba mientras lo hacía, susurrando que era una buena niña, que este era nuestro secreto, prometiendo que iría a París y sería la estrella de sus películas. Recuerdo mirar fijamente se tren de juguete, concentrándome en él mientras daba toda la vuelta en el ático. Incluso hoy no aguanto los trenes de juguete».

Posibles abusos por parte de Woody Allen, que ha desmentido a través de un comunicado, ya fueron comentados como una de las principales razones del escandaloso divorcio entre Allen y Mia Farrow, quien se quedó con la custodia de los hijos. Sin embargo, esta nunca llegó a presentar cargos contra él, al parecer aconsejada por el abogado, que alegaba que el proceso podía dañar aún más a la niña. En un artículo de «Vanity Fair» de 1992, dos docenas de entrevistados describieron a Allen como «completamente obsesionado» con la pequeña y contaron parte de los abusos. «Parecería no poder quitarle las manos de encima», aseguraron.

Dylan Farow, que hoy usa otro nombre, está casada y dice llevar una vida feliz, asegura que los abusos fueron constantes. «Desde que tengo memoria, mi padre me había estado haciendo cosas que no me gustaban. No me gustaba la frecuencia con la que me alejaba de mi madre, hermanos y amigos para estar a solas con él. No me gustaba cómo me metía el pulgar en boca. No me gustaba que me hiciera meterme con él en la cama bajo las sábanas cuando él estaba en calzoncillos. No me gustaba cuando ponía su cabeza en mi regazo desnudo e inspiraba y espiraba», cuanta Dylan.

Algunas de esas situaciones las refirió en su día a su madre, que más bien no parecía darle crédito, hasta que se agravaron. Dylan dice que Mia la apoyó y que también su hermano Ronan, el único hijo biológico de la pareja, está con ella. Cuando el mes pasado Allen fue premiado en la ceremonia de los Globo de Oro, Ronan escribió en Twitter: «¿han puesto la parte donde una mujer confirma públicamente que abusó de ella a los siete años o después de “Annie Hall”?».

Dylan afirma haber quedado traumatizada, «aterrada» de relacionarse con hombres. Sufrió desórdenes alimenticios y llegó a autolesionarse. También le pesaba el sentido de culpabilidad por no haber denunciado a su padre y así impedir que este se acercara a otras niñas pequeñas. La entrega del Globo de Oro ha sido lo que ha colmado el vaso.