Jon Darpón, exconsejero de Salud
Jon Darpón, exconsejero de Salud - EFE

Dimite el consejero vasco de Salud por el escándalo de las filtraciones en las OPE de Osakidetza

La sustituta será Nekane Murga, actual directora de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitarias

BilbaoActualizado:

El Gobierno vasco ha anunciado la dimisión de su consejero de Salud, Jon Darpón, que se encontraba arrinconado por la crisis de las filtraciones en las oposiciones de Osakidetza. Su sustituta será Nekane Murga, actual directora de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitarias.

El dirigente nacionalista ha presentado su dimisión una semana antes de que se hiciera efectiva la reprobación del Parlamento vasco, que señaló al ya exconsejero como uno de los principales responsables de la crisis. De esta forma, Darpón sigue la estela de la exdirectora general de Osakidetza, María Jesús Múgica; y del que fuera director de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto, que dejaron el cargo el pasado noviembre.

En un comunicado, Darpón ha informado que su dimisión es «irrevocable», y que el lendakari, que le ha transmitido su «agradecimiento y reconocimiento por la labor realizada», ya la ha aceptado. En la misiva, el nacionalista reconoce que la actual «coyuntura política» y la presentación de la proposición de reprobación para el próximo 21 de marzo han condicionado su decisión.

«Ha sido un honor formar parte del Gobierno vasco durante la X y la XI legislatura», ha añadido el exconsejero, que ha trasladado su «agradecimiento a todos los cargos directivos del Departamento de Salud y Osakidetza».

Por otro lado, Darpón ha subrayado que durante estos últimos ocho meses se ha actuado «con determinación y transparencia, colaborando en el cumplimiento de los compromisos del programa de Gobierno». «Es obvio que se ha avanzado —ha afirmado—. Ahora bien, la actual coyuntura política y la confirmación de la presentación de una proposición no de ley de reprobación el próximo 21 de marzo, ha condicionado la decisión de presentar la dimisión».

Irregularidades

El caso se destapó en junio de 2018 a raíz de una denuncia de supuestas irregularidades en la OPE de Angiología y Cirugía Vascular, a la que poco después se sumarían Cardiología y Anestesia. En este contexto, el Departamento autonómico de Salud encargó un informe psicométrico sobre las 86 categorías de la OPE a la Universidad de Oviedo para detectar posibles amaños.

Los indicios de irregularidades eran claros. El pasado 11 de mayo, un funcionario registró ante notario un acta con los nombres y apellidos de las personas que obtendrían la plaza. En pruebas como las de Cirugía cardiovascular hubo tres aspirantes que obtuvieron una puntuación de cien sobre cien, el doble que el participante más cercano. En este sentido, Elkarrekin Podemos, el partido que presentó el acta, insinuó que ciertos candidatos fueron «favorecidos», lo cual achacó al «enchufismo de amigotes» que imperaba en la administración.

El punto de inflexión llegó con la denuncia de ELA ante la Fiscalía. El sindicato defendió la necesidad de que se investigara el caso y se depuraran las correspondientes responsabilidades «tanto políticas como penales, si las hubiera».

Indicios de delito

La dimisión de Darpón se daba por hecha en algunos sectores de la Cámara vasca. La situación se precipitó a raíz de que la Fiscalía Superior del País Vasco detectara indicios de delito de revelación de secretos en la OPE de Osakidetza y señalara a la dirección del Servicio de Salud como «figura clave» en el proceso.

Concretamente, el Ministerio Público apuntó al director y al subdirector de Recursos Humanos y al director de Asistencia Sanitaria, quienes supuestamente proporcionaron un listado con las personas que se encargarían de confeccionar los exámenes.