EFE

La Fiscalía ve indicios de delito de revelación de secretos en la OPE de Osakidetza

El Ministerio Público señala a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones

BilbaoActualizado:

La Fiscalía Superior del País Vasco ha detectado indicios de delito de revelación de secretos en la Operación Pública de Empleo (OPE) de Osakidetza y ha señalado directamente a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones. Así lo avanzó este lunes el sindicato ELA en un comunicado en el que informó de que el Ministerio Público ha remitido las actuaciones al Juzgado con el fin de que se investiguen los hechos y se depuren las responsabilidades que correspondan. Por el momento, la central ya ha reclamado el cese «inmediato» del consejero de Salud, Jon Darpón, como principal culpable de lo sucedido.

Según el escrito desvelado por ELA, la Fiscalía señala a la dirección del Servicio Vasco de Salud como «figura clave» en las irregularidades cometidas supuestamente en algunas especialidades de la pasada OPE. Porque si bien se había decidido encargar al Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP) la elaboración de las pruebas teóricas, «quien finalmente y en realidad designaba a las personas que elaborarían el examen fue la dirección de Osakidetza».

Concretamente, el Ministerio Público apunta al director y al subdirector de Recursos Humanos y al director de Asistencia Sanitaria, quienes supuestamente proporcionaron un listado con las personas que se encargarían de confeccionar los exámenes. En la misma línea, el Ministerio Público sostiene que el IVAP desconocía que dichos individuos fueran también miembros de los tribunales. «Ese conocimiento lo tenía quien designaba a tales miembros a sabiendas de que no solo iban a elaborar el primer examen, sino evaluar este y participar en el segundo», subraya en su escrito, en el que añade que la decisión de designar a uno u otro profesional «se realizaba de un modo exento del control necesario para excluir la arbitrariedad.

La Fiscalía recrimina también a la dirección de Osakidetza que actuara de forma «parcial» una vez explotó el escándalo. En este punto argumenta que, cuando prácticamente todos los miembros del Tribunal de Angiología señalaron que en caso de repetirse el examen no procedía la permanencia de una de las vocales por sospechas de filtración, el director de Recursos Humanos decidió su permanencia aún a sabiendo de que era la persona que había confeccionado los dos exámenes.

En el texto se señala a su vez a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones en las especialidades de Anestesiología y Reanimación, Angiología y Cirugía Vascular y Aparato Digestivo.

Sistema corrupto

Bajo el punto de vista de ELA, uno de los sindicatos que denunciaron las irregularidades, las reflexiones de la Fiscalía demuestran que lo ocurrido en la pasada OPE no constituye un fenómeno aislado, «sino una muestra más de un sistema corrupto» regentado por personas que «controlan quién trabajará en su respectivo servicio». Por esta razón, la central exigió el cese inmediato del consejero Darpón «como máximo responsable de lo sucedido».

«Se debe poner fin de una vez por todas al sistema corrupto existente en la selección de médicos especialistas que abarca tanto la contratación temporal como las OPEs», insistió ELA, que vinculó las irregularidades a la alta tasa de temporalidad del Servicio Vasco de Salud, que alcanza el 38%.