Participantes en la OPE de Osakidetza
Participantes en la OPE de Osakidetza - EFE

Denuncian filtraciones en la OPE del Servicio vasco de Salud

Podemos «adivinó» el nombre y el apellido de algunos aspirantes que obtuvieron plaza

BilbaoActualizado:

Grupos de la oposición y sindicatos denunciaron ayer supuestas filtraciones en la OPE del Servicio vasco de Salud (Osakidetza), a la que se inscribieron cerca de 90.000 personas. Una «ayuda extra» para candidatos concretos que, en algunas pruebas, obtuvieron puntuaciones perfectas que doblaban a las del resto de concursantes. De hecho, el pasado 11 de mayo, una semana antes de los exámenes, Elkarrekin Podemos registró ante notario un acta con los nombres y apellidos de las personas que obtendrían la plaza: «Urge una explicación», manifestó este lunes la formación morada, que ha solicitado junto a EH Bildu la paralización de las oposiciones.

En una rueda de prensa celebrada ayer en la Cámara vasca, la parlamentaria de Podemos Cristina Macazaga insinuó que ciertos candidatos fueron «favorecidos» a la hora de presentarse a la OPE de Osakidetza: «Algunas personas opositoras han acudido dopadas a las pruebas -aseveró-. Algo muy grave, muy serio, que pone en cuestión todo el proceso y que viene a ratificar la corrupción de baja intensidad y el enchufismo de los amigotes». En concreto, hizo alusión a exámenes como los de Cirugía cardiovascular, en los que hubo tres aspirantes que obtuvieron una puntuación de cien sobre cien. Es decir, el doble que el participante más cercano.

También existen «indicios claros de filtración» en la segunda prueba de la OPE de cardiología, en la que se ofertaban 22 plazas que, curiosamente, fueron concedidas a otras 22 personas que obtuvieron 100 puntos sobre 100. El propio portavoz del grupo parlamentario de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, registró una semana antes de los exámenes un acta notarial en la que anotó el nombre y el apellido de cuatro personas que finalmente sacaron adelante las oposiciones.

En la misma línea, el sindicato LAB presentó de la mano de EH Bildu un documento con pruebas de posibles irregularidades en OPEs como las de Anestesia, Medicina Intensiva o Neumología. Exámenes en los que también hubo un puñado de opositores -cuyo número se correspondía con el total de plazas ofertadas- que obtuvieron notas mucho más elevadas que las del resto de aspirantes. Al respecto, la parlamentaria de la coalición soberanista Rebeka Ubera puso de relieve la probabilidad de que los resultados estuvieran «decididos por anticipado».

Investigación

Por su parte, Osakidetza salió ayer del paso con un comunicado en el que aseguró que, a día de hoy, no ha recibido ninguna denuncia fundamentada sobre posibles irregularidades. Asimismo, añadió que en las acusaciones vertidas por la oposición y los sindicatos «no se ha aportado ninguna prueba» de ello. Por esta razón, el organismo, dirigido por María Jesús Múgica, consideró que no existe «motivo alguno» para paralizar la OPE, que se seguirá «desarrollando con normalidad».

A su vez, el consejero autonómico de Salud, Jon Darpón, anunció que el Consejo de Administración de Osakidetza realizará un análisis «exhaustivo» de los resultados de la OPE, al tiempo que pedirá «responsabilidades» si se demostrara que algún funcionario público «no ha actuado de acuerdo a la deontología y la profesionalidad que corresponde».