El belén de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol
El belén de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol - BELÉN DÍAZ

Una «ciudad de la Navidad» en Sol

El Bosque de los Deseos y el tradicional Belén de la Comunidad de Madrid ya lucen en la Casa de Correos

MadridActualizado:

El Nacimiento grande y vistoso, un espacio para que chicos y grandes dejen su deseo colgado en una estrella, alojamientos para Papá Noel y los Reyes Magos, corales que catan en plena calle... Así es la Navidad que ha diseñado la Comunidad de Madrid en Sol. ¿Porqué ahí?. Sencillo. Aquí se encuentra la sede del Gobierno regional. La Real Casa de Correos, la Casa de Postas y la mismísima plaza de Pontejos son, desde ayer, el triángulo de los madrileños para disfrutar de unas fiestas y un recorrido por todo lo alto.

Todas estas actividades, que ayer dió a conocer la presidenta regional, Cristina Cifuentes, nada tienen que ver con la raquítica muestra navideña de Manuela Carmena, de Ahora Madrid (Podemos). La alcaldesa de la capital, como ya hemos informado, ha diseñado una Navidad «multicultural». Así, el mini-belén municipal instalado en CentroCentro (Palacio de Cibeles) competirá con la ceremonia del kimono japonés, los villancicos polacos y la comida árabe.

Por el contrario, Cifuentes apuesta por la Navidad tradicional, la que muestra el significado de estas fechas y el verdadero sentido de la efeméride, que no es otra que el nacimiento del Niño Jesús.

El amplio programa de actividades culturales y de ocio del Ejecutivo autonómico, dado a conocer ayer, incluye novedades para público de todas las edades. Por ejemplo, las actuaciones de corales en la plaza de Potejos, al aire libre y gratuitas, como sucede en otras capitales europeas y que atraen a propios y turistas por su fama y su calidad.

Desde el Gobierno regional facilitan, al detalle, cómo es su programa de actividades navideñas y sus escenarios. La Real Casa de Correos, en el número 7 de la Puerta del Sol, acoge ya, y hasta el 6 de eero, el tradicional Nacimiento. Su lema, «Hemos seguido su estrella». Más de cincuenta volutarios de entre los cico y los setenta años han colaborado en su montaje.

Este belén, de 150 metros cuadrados y 500 figuras (el de Carmena en el Ayuntamieto es de 2,8 por 2,8 metros y 30 figuras aunque las comparaciones sean odiosas), es obra de la Asociación de Belenistas de Madrid. Sus tres toneladas de peso se sustentan en un entramado de madera, 500 kilos de corcho, 250 metros cuadrados de musgo, una tonelada de arena y grava, 300 litros de agua y más de 30 especies vegetales.

Resulta curioso, también, que en este Nacimiento se hayan utilizado 3.000 torillos, 200 bombillas y más de un kilómetros de cable que permiten la mejor ambientación e iluminación. En el recorrido, se aprecia la Anunciación a la Virgen, la Sagrada Familia, Herodes y su guardia, la visita de María a su prima Isabel, la huída a Egipto o los preparativos del viaje de los tres magos de Oriente guiados por la estrella de Belén.

Este Nacimiento estará abierto hasta el próximo 6 de enero incluido, en horario ininterrumpido de 10.00 a 21.00 horas, salvo los días 24 y 31 de diciembre que cerrada a las 18.00 horas. El 1 de enero estará cerrado.

¿Tiene un deseo para el próximo año? Si es así, puede escribirlo en una estrella y dejarla colgada en el Bosque de los Deseos, una de las novedades del programa, que se comparte espacio con el Naciomiento en el gran patio de la Real Casa de Correos.

Este espacio se ha diseñado como un «lugar mágico» para dar rienda suelta a la ilusión, la felicidad y el más puro espíritu navideño. Dispone de 23 árboles naturales que ha prestado a la Comunidad de Madrid el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural y Agrario (Imidra).

Otra de las novedades está pensada para los más pequeños. Eso, en pricipio, porque al final, sus padres, madres y familiares participan y disfrutan tanto o más que ellos. Se trata del «hospedaje» especialamente instalado para Papá Noel y los Reyes Magos. La Casa de Santa Claus está en el patio de la Casa de Postas, a dos pasos de la Real Casa de Correos. Allí los críos recorrerán el Pasillo de la Fantasía, sentirán el calor de la lumbre y recorrerán todas las estancias del lugar que habita el gran amigo de los niños. Todo parece indicar que Papá Noel ha dejado por unos días su domicilio oficial en la ciudad de Rovaniemi, en la Laponia finlandesa, justo en la línea del Círculo Polar Ártico, para saludar a los pequeños de Madrid.