Las exportaciones de Castilla-La Mancha hacia el Reino Unido se situaron en 150 millones de euros
Las exportaciones de Castilla-La Mancha hacia el Reino Unido se situaron en 150 millones de euros - ABC

El «Brexit», la borrasca que se acerca a Castilla-La Mancha

Las exportaciones hacia Reino Unido han bajado un 3,5%, lo que refleja la inseguridad que viven las empresas

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Largo y tendido se ha habado en los últimos días de la repetición de las elecciones generales en España y el flaco favor que esta incertidumbre política puede ocasionar para la financiación económica de Castilla-La Mancha. Pero, la economía castellano-manchega no sólo está pendiente de ello, ya que en el horizonte más próximo acecha una situación que puede acarrear aún más problemas: el «Brexit».

Esta palabra tan manida está en boca de todos desde que una mayoría de ciudadanos del Reino Unido decidieron apoyar en un referéndum, el 23 de junio de 2016, la salida de su país de la Unión Europea (UE). Después de muchos tiras y aflojas de los distintos gobiernos británicos en estos años, y si nadie lo impide, la marcha del Reino Unido parece inevitable, algo que sucedería el próximo 31 de octubre.

Pero, la duda es la siguiente: ¿Esa salida será pactada con la UE —conocido como «Brexit blando»— o no habrá un acuerdo final —«Brexit duro»—? Ante tanta incertidumbre, las empresas de Castilla-La Mancha están a la expectativa porque se juegan mucho en función de cuál vaya a ser la decisión final, al ser el británico uno de los principales mercados para los productos castellanomanchegos.

Esta situación se ha dejado notar ya en los últimos datos de las exportaciones dados a conocer el pasado mes por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) en Castilla-La Mancha, que reflejan un descenso por lo que se refiere a las ventas con destino al Reino Unido. En plena crisis del «Brexit», las exportaciones de la región hacia ese país se situaron en 150 millones de euros descendieron un 3,5%, lo que habla bien a las claras de la tendencia a la baja debido a la inseguridad que viven las empresas castellanomanchegas.  

El director del ICEX en Castilla-La Mancha, Pedro Antonio Morejón, define a ABC la situación del siguiente modo: «Si hubiera que poner un título a la película ahora mismo, ese sería el de la tormenta perfecta». Apunta, en este sentido, a dos de los grandes conflictos económicos a los que se enfrenta el mundo y la Unión Europea, como el «Brexit» y la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

En el caso del Reino Unido, señala el director del ICEX, «el escenario es el peor, ya que todo apunta a un Brexit duro, es decir, una salida sin acuerdo de la Unión Europea. Pero, además, a nivel nacional, continúa la incertidumbre económica con unas nuevas elecciones generales en el horizonte del 10 de noviembre y con unos presupuestos prorrogados».

La economía de Castilla-La Mancha, explica Morejón, «ha tenido una expansión en la última década gracias a la internacionalización, colonizando mercados cada vez más complejos y diversificando los sectores de actividad, pero es muy frágil a cambios como los que puedan producir fenómenos como el Brexit o la guerra comercial entre Estados Unidos y China».

Entre los sectores económicos de Castilla-La Mancha que pueden verse más afectados por esta situación, según el director del ICEX, destacan tres: el mundo del automóvil, ya que en la provincia de Guadalajara hay instaladas empresas muy importantes que fabrican componentes y piezas de coches; la industria agroalimentaria, al estar esta región por encima de la media nacional en la elaboración de productos agroalimentarios, destacando por encima de todos el vino y, por último, el sector de los bienes de consumo, donde se pueden ver muy afectados la fabricación de muebles, calzados y textiles.

El vino cae un 14,4%

De hecho, la evolución de la economía internacional de Castilla-La Mancha en este primer semestre de 2019 es precisamente el sector agroalimentario y, concretamente el vino, el que está reflejando un mayor descenso en sus cifras de exportaciones, cayendo un 14,4%, mientras que la industria del automóvil se mantiene y en los bienes de consumo hay sus luces y sus sombras, informa Morejón.

El vino es uno de los productos más perjudicados por el «Brexit»
El vino es uno de los productos más perjudicados por el «Brexit» - ABC

«Curiosamente, si tuviésemos que elegir entre todos los destinos, son Estados Unidos y China donde la economía castellano-manchega está consiguiendo, con mucho esfuerzo, mejores resultados en estos primeros meses de 2019, a pesar de los conflictos comerciales. Esto quiere decir que muchas operaciones de comercio exterior se están desviando del Reino Unido a estos dos grandes mercados y potencias mundiales», subraya el director del ICEX.

Otro de los actores implicados en este asunto es el Instituto de Promoción Exterior (IPEX) de Castilla-La Mancha, cuyo director, Luis Noé, explica que lo que están haciendo desde este organismo es, de alguna manera, dar una respuesta a esta situación que se está generando en el contexto internacional. Por un lado, indica, llevan a cabo una acción clara de apoyo a las empresas que han apostado por la internacionalización, dándoles información y asesoramiento para saber cómo tienen que actuar en esta y otras situaciones, con la búsqueda de alternativas y de otros mercados de cara al futuro.

Y, por otro lado, su trabajo consiste especialmente en la promoción de las empresas y productos de Castilla-La Mancha en los mercados de otros países. «Con ello —cuenta Noé— mitigamos los efectos de estas situaciones que se están produciendo a nivel internacional. Para ello, lo que pretendemos es diversificar los mercados de exportación con el fin de minimizar los posibles riesgos del Brexit o de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, entre otros retos a los que nos enfrentamos».

De hecho, están surgiendo nuevas oportunidades y alternativas para las empresas de Castilla-La Mancha en países como Canadá gracias al Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y este país —conocido como CETA— o también en Japón, con quien se ha firmado un convenio bilateral. Pero, sobre todo, aclara el director del IPEX, «estamos apostando por Europa como principal destino de los productos que se elaboran tanto en España como en Castilla-La Mancha, ya que tiene 500 millones de habitantes y es el tercer mercado más grandes después de China e India, donde hay además un gran margen de crecimiento en comercio electrónico para vender los productos castellanomanchegos».

En relación a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, resalta Noé, «ahora mismo, para Castilla-La Mancha, es más importante el mercado estadounidense que el chino, ya que el primero ocupa la quinta posición en cuanto a exportaciones, mientras que China ocupa el puesto número 11. Si atendemos a las últimas cifras que tenemos, el comportamiento en ambos países, hasta el momento, está siendo positivo».

Así, en el mercado chino Castilla-La Mancha está creciendo un 11% en lo que va de año, mientras que en Estados Unidos crece un 2%. «Está claro que si la tensión entre ambas potencias se recrudece, es posible que tengamos dificultades, pero esperemos que se suavice porque esta situación no le interesa a nadie, ni siquiera a ellos, que perderían competitividad», subraya el director del IPEX.

Guerra comercial

«Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan ahora mismo las empresas de Castilla-La Mancha es el Brexit, aunque el clima que está generando la guerra comercial entre China y Estados Unidos es muy malo para todos y, especialmente, para el resto de países que tienen contactos con ambas potencias». Quien así habla es Mario Fernández, responsable del departamento internacional de la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam).

«Cada día desayunas con un episodio nuevo y con una vuelta de tuerca en la escalada de mensajes proclives a un empeoramiento en las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Además, los fuertes caracteres de sus mandatarios no ayudan al apaciguamiento de esta situación», manifiesta Fernández, que cree que por ese motivo las empresas castellano-manchegas están expectantes. «No nos queda otra más que ser cautelosos y prepararnos ante las consecuencias que pueden acarrear tanto el Brexit como la guerra comercial entre Estados Unidos y China», afirma.

Según los datos oficiales de exportaciones a Estados Unidos, entre enero y junio 2019 Castilla-La Mancha ha facturado casi 128 millones de euros y, por ahora, han crecido un 2%, por lo que se mantienen. Mientras, en China el crecimiento ha sido del 10%, aunque las exportaciones a este mercado tienen un carácter más bien residual, con una facturación de más de 84 millones de euros. Sin embargo, el responsable de Cecam asegura que «la situación está lejos de ser crítica para las empresas castellano-manchegas, ya que estas cantidades que suponen la facturación de las exportaciones a China y Estados Unidos son pocas para los más de 3.500 millones de euros facturados en el resto del mundo».

Desde Cecam, desvela Fernández, lo que están haciendo es alertar y preparar a las empresas de Castilla-La Mancha a la hora de hacer perspectiva de negocio, asesorándoles para abrirse a nuevos mercados que pueden suponer nuevas oportunidades para ellas. Aun así, subraya, «hay mucho margen de mejora en el posicionamiento de las empresas castellano-manchegas en mercados como el chino o el estadounidense, que es en lo que estamos trabajando».

El más perjudicado es el vino embotellado con denominación de origen
El más perjudicado es el vino embotellado con denominación de origen - ABC

Uno de los sectores económicos más perjudicados por esta situación, es sin duda, el agroalimentario. Algo que conoce muy bien el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha y de España, Ángel Villafranca, quien reconoce que el escenario que se vive con el «Brexit», teniendo en cuenta la reforma de la PAC y la pérdida de presupuesto comunitario, es que «la marcha de Reino Unido de la UE puede acarrear serias consecuencias, puesto que este país es uno de los principales pagadores al sistema y uno de los primeros mercados de destino de nuestros productos. Por eso, sería malísimo que no se llegara a un acuerdo».

De los productos que Castilla-La Mancha exporta a Reino Unido, sin duda, el vino sería el más perjudicado, sobre todo el embotellado con denominación de origen, apunta Villafranca, quien explica que esta situación está también está generando muchas dudas en las empresas por lo que se refiere a las nuevas normativas que se impongan con motivo de la salida de Reino Unido de la UE. En su opinión, «muchos empresarios no saben cuáles van a ser los aranceles ni la legislación que regirá los movimientos de mercancías, lo cual puede afectar a la imagen de marcas que tenían presencia en ese país».

Por lo que se refiere al movimiento de mercancías, otra de las dudas que tienen los productores del sector agroalimentario son los controles sanitarios que tengan que pasar sus alimentos. «Hasta ahora hay una uniformidad en la legislación de la UE para este tipo de bienes, pero si esto no sirve el día de mañana el Reino Unido tendrá que elaborar una nueva reglamentación y no sabemos de qué modo nos puede afectar», señala Villafranca.

Posibles alternativas

Otro capítulo que recuerda Villafranca, es que toda la logística se hace por el túnel del Canal de la Mancha, por donde a diario cruzan unos 8.000 camiones, de los cuales más de 1.000 son españoles o con mercancía procedente de España. Por lo tanto, señala, «habrá que buscar alternativas de acceso, como una conexión por mar hacia puertos ingleses. Y otra de las cuestiones es el tratamiento para los productos de terceros países que lleguen a España del Reino Unido, como el vino de Sudáfrica, por ejemplo».

Pero, lo que más preocupa a las empresas del sector agroalimentario es la incertidumbre que, sumada a la inseguridad, está produciendo una parálisis para la exportación de productos como el vino, pero también el aceite y el queso, sobre todo. De hecho, según cuenta el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, todos los operadores que trabajan en España, especialmente los vitivinícolas, lo que están haciendo, en muchos casos, es acumular mercancía al no saber qué es lo que va a pasar. E incluso, informa, hay empresas que han abierto filiales en Reino Unido pensando en que ésta va a ser la forma más sencilla para poder seguir funcionando. En definitiva, una gran borrasca se aproxima por el Reino Unido.