El Poder Judicial suspende a Garzón y deja en el aire su traslado a La Haya

El órgano de gobierno de los jueces ha tomado la decisión hoy en un Pleno extraordinario, antes de que se resuelva la petición del juez estrella de trasladarse a trabajar a La Haya como «asesor». Garzón debe abandonar «de forma automática» la Audiencia Nacional

ÉRIKA MONTAÑÉS | MADRID
Actualizado:

Han roto el guión ultimado por Baltasar Garzón, que anunció esta semana su petición de traslado a la Corte Internacional de La Haya para trabajar como «asesor» del fiscal argentino Luis Moreno Ocampo durante los próximos siete meses, un gesto que se interpretó como una fuga a la desesperada antes de ser suspendido cautelarmente. Pero no ha podido evitarlo. El juez del Tribunal Supremo, Luciano Varela, el mismo que fue recusado por Garzón por considerarle «parcial» y con «un interés» claro y personal en el procedimiento abierto en su contra, aceleró este miércoles los plazos y remitió al Poder Judicial el auto en el que se ordena la apertura de juicio oral por presunta prevaricación en su investigación del franquismo. Recortando también tiempos, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) convocó para este viernes un Pleno extraordinario y, según informa Nieves Colli, ha decidido suspender cautelarmente y por unanimidad al magistrado de la Audiencia Nacional. En un Pleno extraordinario convocado para hoy a las 11.00 horas, en el que no han faltado disensiones entre los vocales, se ha adoptado esta decisión tras aceptar que la vocal Gemma Gallego, recusada por Garzón, estuviese presente en la votación. Tras algo más de dos horas de reunión, el CGPJ ha suspendido al juez, que ha recibido la notificación durante un interrogatorio en la Audiencia Nacional, concretamente se encontraba interrogando a las 13.19 horas de hoy al empresario Josep Singla, imputado en la trama de corrupción «Pretoria».

El Consejo ha actuado contra Garzón en aplicación del artículo 383 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que «obliga a apartar de sus labores jurisdiccionales a cualquier juez o magistrado cuando se haya declarado haber lugar a proceder contra él por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones».

De este modo, el titular del juzgado Central de Instrucción número 5 se ve obligado a abandonar «de forma automática» la Audiencia Nacional hasta que no se resuelvan las tres causas abiertas por prevaricación contra él en el Tribunal Supremo.

El TS rechazó hace siete días la recusación de Varela

Cabe recordar que el juez del Supremo, Luciano Varela, se vio con las manos «atadas» cuando el juez Garzón planteó la recusación en su contra y ese incidente tuvo que ser estudiado por el Supremo, escuchando a todas las partes y leyendo sus informes, incluido el del propio Varela, hasta que la pasada semana concluyó que ni Varela prevaricó en la causa contra el juez de la Audiencia ni se le podía apartar de la causa con fundamento legal. Rechazó la recusación hace justo una semana y el procedimiento siguió su particular cauce, que no era otro que la apertura de juicio oral.

Reacciones a favor del juez

Durante la mañana de hoy, se han acercado hasta el despacho del juez numerosos magistrados de la Audiencia Nacional, como Fernando Andreu, Santiago Pedraz, Fernando Grande-Marlaska o Ismael Moreno, y fiscales como Vicente González Mota, Dolores Delgado o Pedro Martínez, para transmitir al magistrado su apoyo. Hasta la Audiencia Nacional también se trasladó la mujer de Garzón, Rosario Molina. Frente a la Audiencia Nacional se concentraron una decena de personas que profirieron gritos como «Queremos Justicia», «Envidiosos, envidiosos» y «Vosotros fascistas sois los terroristas». Los miembros de asociaciones de memoria histórica también han coreado gritos en defensa de la actuación de Garzón frente a las sede del CGPJ, donde se reunían los magistrados que decidían sobre el futuro inminente del juez jienense.