El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), junto al secretario de organización del partido, Pablo Echenique (i), durante el Consejo Ciudadano Estatal (CEE
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), junto al secretario de organización del partido, Pablo Echenique (i), durante el Consejo Ciudadano Estatal (CEE - EFE

Iglesias exigirá a Sánchez un gobierno «estable» entre tensión y recelos de un sector de Podemos

Podemos Andalucía exhorta a la dirección nacional un acuerdo «a la portuguesa» para pactar un programa progresista pero sin entrar en el futuro Ejecutivo

MadridActualizado:

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunirá mañana con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para analizar la situación política y para poner las primeras piedras de lo que serán las negociaciones para formar el futuro Ejecutivo. Pese a las reticencias y críticas de un sector de la formación a entrar en el futuro Gobierno de Sánchez, Iglesias llegará al Palacio de la Moncloa para exigir una negociación «sin líneas rojas» y «con confianza» que avancen hacia un gobierno de coalición.

El Consejo Ciudadano Estatal (CCE) de la formación se ha reunido este lunes para fijar el tono de dichas negociaciones con el PSOE y para hacer balance de los resultados de las elecciones generales del 28 de abril en los que han perdido 29 escaños. Durante su habitual discurso de apertura, el líder de Podemos ha avanzado que mañana acudirá a la cita para trasladar su «disposición de diálogo para participar en un Gobierno que sea estable y garantice la aplicación de un programa progresista». Una decisión en la que, aseguró Iglesias, la última palabra la tendrán los inscritos del partido.

El líder de Podemos ha reiterado así la idea que entrar en La Moncloa y planta cara a los dirigentes del partido en Andalucía, que se habían revuelto este fin de semana contra la dirección nacional. En la resolución de su Consejo de Coordinación de Podemos Andalucía, del pasado viernes, explicaron que durante el CCE rechazarían el plan de Iglesias de entrar en el Gobierno para proponer un acuerdo «a la portuguesa», es decir, un acuerdo programático de legislatura con el PSOE sin entrar a formar parte del futuro Gobierno de Sánchez. Además, como explicó ABC hoy, la líder de Podemos Andalucía, la anticapitalista Teresa Rodríguez, no confía en el Partido Socialista y considera que el partido debe abrir un debate interno sobre el pacto que propone el líder, así como preguntarle a las bases si lo aceptan o no.

Según fuentes del órgano, la estrategia de Iglesias ha sido finalmente apoyada por unanimidad del Consejo incluso por los líderes autonómicos «más críticos». «Nos presentamos a las elecciones para gobernar sabiendo que en España nunca más iba a haber un gobierno de partido único», ha expresado el líder de Podemos, que apuesta además por reeditar el pacto de la moción de censura que aupó a Sánchez a La Moncloa. «Creo además que tenemos que buscar fórmulas de entendimiento con otras formaciones», ha sugerido.

Tensión entre los «barones»

«Un Gobierno sostenido con 123 escaños del PSOE tendría enfrente los 143 escaños de la derecha (de Partido Popular, Ciudadanos y Vox) y eso no es un gobierno estable», ha expresado Iglesias, en referencia a la pretensión de los socialistas de gobernar en solitario. El líder de Podemos considera que hay sectores dentro del PSOE que no se quieren comprometer a pactar un programa de izquierdas con Podemos, pero también hay quienes sí están dispuesto a hacerlo pero no se fían de su formación. Por eso razón, Iglesias ha pedido a los presentes en sanedrín que les toca demostrar «madurez, firmeza y capacidad de diálogo».

Este mismo lunes, horas antes de celebrarse el Consejo Ciudadano Estatal, algunos líderes autonómicos de la formación se reunieron con máxima discreción de espaldas a Iglesias y de la cúpula nacional para elaborar una estrategia común con la que enfrentar al secretario general durante el encuentro. Pese a no trascender aun el contenido de la reunión ni en qué términos se produjo, según publicó El Mundo, los barones de Podemos consideran que la estrategia de Iglesias busca salvar unos resultados electorales «desastrosos». Critican además la posición subalterna al PSOE en la que ha terminado Podemos. Todo apunta a que son los mismos diez que se reunieron en Toledo en febrero para pedir «unidad» tras el portazo de Íñigo Errejón al partido.